Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/31/2003 12:00:00 AM

"Me avergüenza nuestra justicia"

Roy Black, uno de los penalistas más famosos de los Estados Unidos y el defensor de Fabio Ochoa, expresa su indignación por la condena de su cliente.

Entre sus clientes están el policía colombiano William Lozano, el sobrino del senador Edward Kennedy y más recientemente el basquetbolista Kobe Bryant. Esto fue lo que Roy Black le dijo a SEMANA.

SEMANA: ¿Cómo recibe usted la condena de Fabio Ochoa a 30 años de cárcel?

Roy Black: Estoy decepcionado. En este caso hay cosas verdaderamente escandalosas. A Fabio lo juzgaron por hechos diferentes a los de que se le acusaba. Eso de por sí es ilegal porque había un compromiso entre Colombia y Estados Unidos de que eso no pasaría. Y según el tratado de extradición, el juez no podía condenarlo a más de 12 años.

SEMANA:Pero lo condenaron a 30.

R.B.: Sí, en contra de las reglas del juicio que estaban en la sentencia de la Corte Suprema de Colombia y en las notas verbales que mandó el gobierno norteamericano. Ambos países acordaron que a Fabio se le juzgaría por los delitos por los que lo pidieron y por nada más. También que la pena máxima sería la colombiana. Y nada de eso se cumplió. Yo le entregué los documentos al juez pero los desconoció.

SEMANA: Muchos dicen que Ochoa hizo bastante daño y que con esta sentencia finalmente hubo justicia.

R.B.: La justicia para ser justa tiene reglas que hay que cumplir. Si no se vuelve injusticia. Cuando Fabio llegó a Miami tenía en contra ser colombiano y que su apellido fuera Ochoa. Si fuera dominicano y su apellido fuera Gutiérrez la cosa habría sido distinta. El prejuicio contra los colombianos es muy fuerte. Como no había pruebas contra Ochoa el gobierno presentó historias de Fabio con Pablo Escobar y Rodríguez Gacha. Después cogió a los otros extraditados de la Operación Milenio, que habían dicho siempre que Fabio era inocente, los encarceló en confinamiento solitario y les dijo: o declaran contra Ochoa o se quedan ahí por el resto de la vida. Entonces lógicamente, todos se fueron contra Fabio.

SEMANA: La condena es un hecho. ¿Qué va a hacer ahora?

R.B.: Vamos a apelar. Estamos pidiendo que se anule el juicio y que se haga uno nuevo. Y que si de todos modos lo van a condenar, que se respete la ley y la sentencia no supere los 12 años. También hemos hecho otras apelaciones sobre la manera en que se predispuso al jurado antes del juicio. Porque cuando Fabio llegó ante ellos ya todos le tenían miedo por lo que les habían dicho.

SEMANA: ¿Cree que con este escenario haya alguna posibilidad de ganar?

R.B.: He sido abogado por 33 años y puedo decirle que este juicio es lo más injusto que he visto en mi carrera. Es una vergüenza para nuestro sistema. Si hay algo de justicia en Estados Unidos habrá un nuevo juicio para Ochoa.

SEMANA: ¿Cómo vive hoy en día Ochoa?

R.B.: Fabio es un hombre muy fuerte y absolutamente seguro de su inocencia y por eso está peleando hasta el final. Está totalmente solo en un cuarto y lo dejan ir a otro cuarto para hacer ejercicio una hora. Nunca ve la luz. A los miembros de su familia les han revocado la visa o se la han negado. Una de sus sobrinas pudo llegar hasta aquí pero cuando pidió permiso para verlo fue deportada.

SEMANA: ¿Le deja este caso alguna experiencia personal?

R.B.: Yo me volví abogado porque pensé que en Estados Unidos la gente era juzgada con justicia y con igualdad. Pero con Ochoa eso no pasó. Me siento avergonzado de nuestro sistema de justicia y voy a trabajar lo más duro que pueda para echar para atrás esta tragedia. Este caso es una mancha muy oscura en la promesa norteamericana de que en este país la gente tiene derecho a un juicio justo. Y no voy a descansar hasta que Ochoa vuelva a su casa en Colombia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.