Viernes, 24 de octubre de 2014

| 2013/08/24 06:00

“Me le mido a una consulta con Navarro”

El exalcalde de Bogotá Enrique Peñalosa habló con SEMANA sobre su futuro político.

“Me le mido a una consulta con Navarro” Foto: Daniel Reina Romero / Semana

SEMANA: Una encuesta reciente lo ubica como uno de los contendores con más alta intención de voto frente a Juan Manuel Santos en las elecciones presidenciales. ¿Se lanzaría?

E.P.: Esa encuesta salió hace dos semanas y seguramente la próxima semana saldrá otra que dirá algo distinto. Yo estoy muy agradecido con los ciudadanos que me apoyan, especialmente porque en los últimos diez años lo único que he hecho es perder dos elecciones y desaparecerme, trabajando casi todo el tiempo por fuera de Colombia. Estoy listo a participar pero todavía falta que se sigan aclarando unas circunstancias para hacerlo.

SEMANA: ¿Cuáles son esas circunstancias?


E.P.: Básicamente dos. Que se mantenga un mínimo apoyo ciudadano y que el Partido Verde decida tener candidato y establezca unos mecanismos para seleccionarlo. 

SEMANA: ¿Qué opina del gobierno de Juan Manuel Santos?

E.P.: Respaldo el proceso de paz, más aun, creo que debería manejarse como una política de Estado. Me parece mezquino lo que el presidente Santos está tratando de hacer al mezclar un referendo para los acuerdos de paz con las fechas electorales y aprovecharlo electoralmente. Su programa de vivienda también es lamentable. Se ha gastado 2.000 millones de pesos de los colombianos. Salió con Germán Vargas Lleras a hacer política de manera descarada. Se gastaron esa plata. No se construyeron colegios ni parques.

SEMANA: Una de las fórmulas que los verdes están explorando es una eventual alianza con los Progresistas que termine en una consulta interna para escoger el candidato presidencial.

E.P.: A mí no me gusta porque especialmente la cabeza de ese movimiento es el alcalde Petro y él está haciendo un gobierno desastroso en Bogotá. Sin embargo, yo respeto las normas de mi partido y sus directivos. No voy a salir corriendo, sino que por el contrario puede ser una oportunidad. Por otro lado en dicho movimiento hay personas que respeto, como Antonio Navarro.

SEMANA: Pero esa consulta con Navarro no implicaría que usted dejara de hacerle oposición al alcalde Petro…

E.P.: No, de ninguna manera. Cualquier acuerdo que se haga con Progresistas no puede implicar cambiar nuestra posición crítica frente al gobierno de Petro ni nuestro respaldo a la eventual revocatoria del alcalde de Bogotá. No hemos hecho nada para promover esa revocatoria, ni siquiera firmé. Pero la realidad hoy es que va a haber esa elección. Y yo como líder de Bogotá con el respaldo de más de 560.000 votantes no voy a ser pasivo o imparcial frente a eso. 

SEMANA: Si llega el día de una revocatoria contra el alcalde Petro, ¿usted votaría contra él?

E.P.: Por supuesto. No hice nada por promoverla, pero claramente votaría a favor. Ahora bien, ante una eventual consulta con los Progresistas no haría de la revocatoria de Petro un tema de campaña.

 

SEMANA: Muchos bogotanos anhelan que la ciudad tenga metro, un medio de transporte que tienen casi todas las ciudades del tamaño de Bogotá. ¿Por qué una persona con su conocimiento urbano rechaza tan tajantemente esa opción?

E.P.: Soy consciente del costo político que representa no estar a favor del metro. No es por ingenuo, pero si uno hace política es para defender aquello en lo que uno cree. Para mí la gente no tiene claro que TransMilenio está movilizando más pasajeros hora/sentido que todos los metros del mundo, exceptuando cuatro o cinco. Y eso que se ha administrado mal. Simplemente estoy convencido –y quisiera saber si hay un técnico objetivo que piense distinto– que 400 kilómetros de TransMilenio son mucho más efectivos para resolver los problemas de la movilidad en Bogotá que 27 kilómetros de metro. 

SEMANA: ¿Cómo ve el tema de la movilidad en las ciudades colombianas?

E.P.: La solución al transporte de las ciudades colombianas no es un tema técnico ni de recursos económicos, sino político. Se trata de una discusión política e ideológica: cómo distribuir el recurso más valioso de las ciudades que es el espacio vial. Y si somos demócratas hay que hacerlo dándoles prioridad a los peatones, a los ciclistas y al transporte público.

SEMANA: Usted recibió el apoyo del expresidente Uribe para su aspiración a la Alcaldía de Bogotá. ¿Por qué no ir con el uribismo a las presidenciales?

E.P.: No me arrepiento un milímetro de haber aceptado y recibido ese respaldo. Sigo creyendo que Uribe entregó un país mejor del que recibió. Ahora bien, yo hago parte del Partido Verde. Es uno de mis proyectos de vida tratar de fortalecerlo. Además, aunque respeto a Uribe, a mí no me gusta ser el candidato de nadie sino de los colombianos. Lo respeto mucho pero no como jefe.

SEMANA: Ahora que hablamos del Partido Verde, su panorama es de división en varias tendencias. Tiene un pie en el uribismo, uno en el santismo, uno en el Polo y uno en los Progresistas.

E.P.: Soy muy optimista de que el Partido Verde le va a ofrecer a mucha gente nueva la posibilidad de hacer política. Hay un problema enorme que nos va a estallar en la cara y es que las normas del sistema político que se aprobaron en Colombia van a dejar dos o tres partidos donde 30 o 40 caciques deciden quién puede ser candidato a la Presidencia e incluso quién puede serlo a edil. 

En otros países hay muchas maneras de pasar el umbral. Es completamente antidemocrático que un partido que con Antanas Mockus tuvo más de 3,5 millones de votos, con un gobernador como Sergio Fajardo más de 900.000 votos y conmigo casi 600.000 esté a punto de perder el umbral.

SEMANA: ¿Solo las reglas electorales explican el descontento de muchos votantes con los verdes?

E.P.: No. Hemos cometido errores. Pero es importante recordar por qué creció el Partido Verde. Lo hizo porque estábamos juntos. Lo que hizo que creciera fue la unión de fuerzas como la de Lucho, la de Antanas, la mía y después la de Fajardo. ¿Por qué Antanas no ganó? No creo que haya tenido que ver con el partido sino con su desempeño como candidato. 

SEMANA: Y lo que pasó después… 


E.P.: Es normal que un partido pequeño tenga discusiones.


SEMANA: ¿Cómo interpreta la entrada de los verdes al gobierno?

E.P.: Yo siempre estuve en desacuerdo con entrar a la Unidad Nacional. Respeto a los que están en el gobierno como Lucho. Creo que un partido debe hacer todos los esfuerzos por tener identidad. Y sin estar en la Unidad Nacional se podían perfectamente respaldar muchas iniciativas buenas del presidente Santos. Creo que el partido sí debía hacer un esfuerzo por marcar sus diferencias. 

SEMANA: Después de varias derrotas consecutivas, ¿cree que estas elecciones pueden ser su oportunidad?

E.P.: Uno nunca puede saber que tiene una apuesta ganadora hasta que participa. He comenzado muchas campañas ganando en las encuestas y he perdido. En esta ni siquiera voy ganando las encuestas, ni estoy convencido de que vaya a tener éxito o no. Pero a mí no me mueve la convicción de que voy a ganar sino de que tengo proyectos que harían esta sociedad mucho mejor. Entonces, de lo que sí estoy absolutamente seguro es de que después de un gobierno de Peñalosa los colombianos vivirían mucho mejor. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×