Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/18/2010 12:00:00 AM

Medellín y sus dos caras

Este año fue al mismo tiempo la ciudad más cosmopolita y la más violenta del país.

¿Qué tienen en común Río de Janeiro, Nápoles y Medellín? Que todas son ciudades con doble faz. Por un lado tienen empuje industrial y son cosmopolitas, y por el otro, están atrapadas por las redes del crimen organizado.

En 2010 esa paradoja se expresó en Medellín con mucha fuerza. La ciudad se convirtió en escenario de grandes eventos internacionales: los Juegos Suramericanos, la Bienal de Arquitectura, el Congreso de la Cultura, entre otros. La actividad y la cantidad de visitantes fue tal que el desempleo bajo 4 puntos por el impacto que tuvo esta tendencia en sectores como el del turismo y los servicios. Medellín abandona su rostro provinciano y empieza a insertarse rápidamente en la globalización.

La apuesta por la educación empieza a dar frutos. Grandes empresas como Hewlett Packard han encontrado en la capital paisa un capital humano suficiente para instalar allí un centro de administración de negocios que generará 500 empleos, y las Empresas Públicas y Une están trabajando en Ruta N, que consiste en atraer inversionistas de tecnología para la ciudad.

Pero todos los esfuerzos en lo social se han visto opacados por la persistente violencia. Las comunas, especialmente la 13, volvieron a las primeras planas de los noticieros por los enfrentamientos entre bandas, las matanzas y todo el despliegue de coerción y amenazas del crimen organizado.

El enfrentamiento entre dos sectores de la mafia, el de Sebastián y el Valenciano, arreciaron la tendencia en algunos momentos, especialmente en el primer semestre, cuando se alcanzó una tasa de 45 homicidios por cada 100.000 habitantes. Luego vino una tregua promovida por un grupo de personalidades de la ciudad, que fue duramente criticada porque se temía que hacía parte más de la recomposición de alianzas entre narcotraficantes que de un propósito de enmienda.

Uno de los más opuestos a esta tregua fue el general Óscar Naranjo, director general de la Policía, pues el despliegue de la acción policial en esta ciudad ha sido extraordinario. Se han capturado a casi 1.000 personas, y estas detenciones dejaron en evidencia el gran problema de impunidad y de falta de acción de la justicia en Antioquia. Como lo ha recordado el Instituto Popular de Capacitación en una investigación recientemente publicada, la Fiscalía y otros órganos de justicia estuvieron 'capturados' durante muchos años por las mafias, y eso ha incidido en la reproducción de la violencia.

Pero muchos analistas empiezan a observar el conflicto de Medellín ya no solo como un asunto de bandas armadas, sino como algo más complejo. Gomorra, el famoso libro del escritor italiano Roberto Saviano, les ha dado indicios a muchos en la ciudad para entender que, al igual que en Nápoles, lo que hay detrás de los repetitivos ciclos de violencia y de la increíble capacidad de las mafias para renovar sus líderes es un sistema económico muy rentable, fronterizo entre lo legal y lo ilegal, que articula a mucha población y, aunque es subterráneo, convive con el sistema oficial.

En una investigación que adelantan la Universidad Eafit y Proantioquia, se ha constatado que existe una economía criminal que mueve millones. El microtráfico es crítico, especialmente porque Medellín duplica con creces el promedio nacional de consumo, y este es un mercado controlado, según los investigadores, por oligopolios. Al lado de la droga, la extorsión es otro negocio ilegal muy lucrativo para las mafias, pues se calcula que mueve 240.000 millones al año. Además, en Medellín se viven todas las disputas por hegemonía y control que hay entre diferentes grupos de bandas emergentes y de narcotraficantes.

Empezar a ver el problema de Medellín desde todos estos puntos de vista ha convertido a la ciudad, también como paradoja, en un laboratorio de políticas. El tema de la seguridad ha pasado de ser un asunto exclusivamente de la Alcaldía para convertirse en una preocupación del gobierno nacional.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.