Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/30/2017 3:52:00 PM

El rastafari que se hizo pasar por Policía y terminó preso

Un joven que se "disfrazó" de autoridad en el barrio La Calendaria en la capital paisa fue capturado. Responderá por el delito de uso de prendas exclusivas de las fuerzas militares.

Los policías que habitualmente recorrían el sector de La Candelaria en el centro de Medellín no podían creer lo que estaban viendo. Rodeado por una multitud, un hombre vestido perfectamente con el uniforme de la institución acaparaba la atención de los transeuntes. Y no era para menos. Debajo de la cachucha con las insignias de la Policía colgaban largas tiras de cabello con un peinado estilo rastafari que llegaban hasta la mitad de la espalda del hombre. 

La escena era muy inusual si se tiene en cuenta que si algo caracteriza a la totalidad de los miembros de la Fuerza Pública es el corte de cabello rapado. Por eso, un "policía rasta" era muy exótico. La pinta del hombre generó tanta curiosidad que los verdaderos policías se acercaron para verificar su identidad.

Como era de esperarse, comprobaron que efectivamente no se trataba de un miembro de esa institución, sino de un joven que afirmó inicialmente ser un "artista callejero". Cuando le preguntaron de dónde había sacado el uniforme que portaba, el cual sí era auténtico, solo atinó a decir que alguien se lo había prestado.

Lo que para él pudo haber sido una broma, terminó en un serio problema judicial. El joven fue arrestado y este jueves fue presentado a un juez de control de garantías para legalizar su captura y enfrenta cargos por utilizar indebidamente las prendas de las Fuerzas Armadas. 

El delito está consagrado en el artículo 346 del Código Penal que consagra que "el que sin permiso de autoridad competente importe, fabrique, transporte, almacene, distribuya, compre, venda, suministre, sustraiga, porte o utilice prendas, uniformes, insignias o medios de identificación reales, similares o semejantes a los de uso privativo de la fuerza pública o de los organismos de seguridad del Estado, incurrirá en prisión de cuarenta y ocho (48) a ciento ocho (108) meses y multa de sesenta y seis punto sesenta y seis (66.66) a mil quinientos (1.500) salarios mínimos legales mensuales vigentes".

El hombre tiene un problema adicional. Como se paseó por todo el centro y lo capturaron vestido así, se considera que fue atrapado en "flagrancia" por lo cual no se necesitan pruebas adicionales para condenarlo. Lo que ahora está en investigación es quién le prestó el uniforme. 

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.