Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/12/2013 12:00:00 AM

Líos con las basuras, ¿ahora en Medellín?

El accidente de un conductor que se durmió al volante en un camión de basuras mostró problemas con el aseo de esa ciudad.

Medellín ha tenido el bien merecido reconocimiento histórico de ser una ciudad limpia. Desde siempre, la dirigencia paisa ha tenido el interés de que se le reconozca así y no en vano se le dice cariñosamente la ‘tacita de plata’. Por eso cualquier hecho extraordinario que tenga que ver con el aseo en esa ciudad llama la atención. Precisamente, eso está pasando con los síntomas que se han presentado en los últimos meses, que muestran que algo no va bien en el manejo de las basuras. 

El más reciente episodio ocurrió la semana pasada, cuando el conductor de un carro recolector de desechos se quedó dormido al volante y se volcó. El hombre salió ileso, pero detrás de su accidente hay una preocupante situación dentro de Empresas Varias, la empresa pública encargada de recoger la basura en Medellín. 

El conductor tenía programado recibir su turno a las 9:00 p.m. del 2 de diciembre para hacer un recorrido que terminaría a las 5:00 a.m. del día siguiente. Llegó puntual, pero el carro que debía conducir estaba retrasado haciendo otro recorrido y apenas se lo entregaron a las 4:00 de la mañana. El hombre había pasado la noche en vela, esperando poder trabajar y cuando llegó su carro, le ordenaron iniciar el recorrido. A las 11:00 a.m., lo venció el sueño en plena vía y se accidentó. El carro quedó volcado sobre la calle.

El retraso en las rutas para la recolección de basuras en Medellín se volvió frecuente, a tal punto, que las quejas de los usuarios tuvieron un desbordado incremento este año en relación con años pasados. En informes internos de Empresas Varias, la entidad encargada del aseo en la ciudad, se registraron un total de 3.250 quejas en el 2011 y en el 2012 fueron 3.889 los usuarios que llamaron para reclamar porque no les habían recogido las basuras. 

Pero lo que está pasando este año desborda los promedios. Sólo en el primer semestre del 2013 se presentaron 4.526 quejas y en el tercer trimestre fueron 4.281. ¿Qué llevó a que una empresa, que daba ejemplo de cumplimiento, ahora tenga tan insatisfechos a los paisas?

La respuesta está en las graves fallas en el mantenimiento a los vehículos. Lo que hay detrás es un negocio millonario. Un reciente informe de la Contraloría de Medellín cuenta que sólo en el 2012, el área de mantenimiento de Empresas Varias firmó 332 contratos por 118.000 millones de pesos. Los investigadores encontraron que había serias deficiencias. 

“Las intervenciones a los vehículos no son oportunas y son reiterativas”, se lee en el informe. Fuera de eso, el documento habla de debilidades en la adjudicación de los contratos porque “se invitan contratistas que no cumplen con la experiencia para ejecutar los contratos”. 

Al mirar el detalle, los investigadores encontraron vehículos que eran reparados y a los pocos días debían volver al taller por el mismo problema. Según los contratos había garantías, pero inexplicablemente los funcionarios no las hicieron efectivas, sino que volvieron a pagar por los mismos arreglos.

Aparte de eso, se presentó el caso de coches que estuvieron fuera de servicio por varios meses y sus reparaciones costaron más del valor del mismo vehículo. Los ejemplos son contundentes. Un carro modelo 98 que tiene un valor de 66 millones de pesos, duró fuera de servicio 141 días y su reparación costó 111 millones de pesos. 

Otro caso es el de un vehículo modelo 2006 cuyo valor es de 106 millones. Estuvo fuera de servicio durante 167 días y por su arreglo pagaron 135 millones de pesos. Y otro carro idéntico, con el mismo valor, estuvo varado durante 273 días (casi todo un año) y su reparación costó 176 millones de pesos. 

Hasta los vehículos relativamente nuevos están cayendo en la misma práctica. Un carro modelo 2007 que tiene un costo de 70 millones, duró averiado 228 días y pagaron 121 millones de pesos por su reparación. Otro informe interno detalló que a un mismo vehículo se le hicieron ocho reparaciones de una misma pieza en apenas dos meses. En fin, los casos son abundantes. 

Lo que más incomoda a quienes conocen del tema es que de la tarifa que pagan los usuarios mensualmente por la recolección de basura, un porcentaje tiene destinación específica para renovación de los vehículos. Y no es poca plata. En los dos últimos años sumaron 23.000 millones de pesos, sólo para comprar vehículos y no se compró ni uno. En cambio, se siguieron reparando carros que tienen más de diez años, en las condiciones en que lo detalló la Contraloría: a costos superiores a los del mismo vehículo y con contratistas sin experiencia. Para el año entrante, se tienen destinados 13.000 millones de pesos adicionales para comprar vehículos. 

En últimas, lo que está pasando con la recolección de basuras en Medellín es que los carros se la pasan en costosas reparaciones. Como no hay suficientes vehículos funcionando, las rutas se atrasan y las basuras se quedan en la calle durante varias horas al día. La Contraloría concluyó que el área de mantenimiento de Empresas Varias no es eficiente. 

Quienes conocen de esos problemas en Medellín se preguntan si no estará pasando, en menor escala, lo mismo que pasó con las basuras en Bogotá y que llevó a la sanción del alcalde Gustavo Petro. 

Semana.com habló al respecto con el gerente de Empresas Varias, Javier Hurtado. 

Semana.com: En el reciente informe de la Contraloría cuestionan bastante a Empresas Varias…

Javier Hurtado: Depende de cómo lo mire. Este año mejoramos. Si usted mira en años anteriores, por ejemplo en el 2010, se hicieron 16 hallazgos administrativos. En otro se hicieron 38. En el último se hicieron apenas dos. Sin embargo, hicimos ajustes a raíz de este informe y ya logramos que los contratistas nos pagaran las garantías de las reparaciones que hicieron. 

Semana.com: Son muy impactantes los cuadros que muestra la Contraloría donde dice que pagaron por reparaciones más del valor de los mismos vehículos. ¿Por qué no los cambiaron?

J. H.: Con los vehículos el tema es así: La norma estima que un vehículo debe durar ocho años. Tenemos una flota de 84 vehículos nuevos, o sea, que son modelo del 2006 para acá. Y tenemos otros 30 vehículos que son viejos, es decir, del 2005 para atrás. Cada mañana, deben salir a hacer recorridos 86 vehículos. Si alguno se vara, tenemos que sacar alguno de los viejos y por eso toca meterles plata y mantenimiento. Sobre eso es que la Contraloría llama la atención. 

Semana.com: Pero usted tiene 23.000 millones de pesos que los usuarios ya le pagaron exclusivamente para comprar carros nuevos, ¿por qué sigue reparando vehículos que salen más costosos?

J. H.: Decidimos comprar 37 vehículos que funcionan con gas. Estamos en ese proceso en este momento. Pero si me va a recalcar que la ley dice que esa plata es para comprar vehículos, yo le tengo que decir que la ley también me exige que sólo puedo cambiarlos después de ocho años y muchos no han cumplido ese tiempo.

Semana.com: O sea, ¿por ley no puede cambiar un vehículo que no ha cumplido la vigencia, sino que tiene que repararlo así cueste el doble del valor del mismo vehículo?

J. H.: No estoy diciendo que tenga que hacer eso. Sino que si me va a decir que ya está pagada la renovación de los vehículos, le tengo que decir que muchos no tienen los ocho años que exige la ley para poderlos cambiar. Porque me está diciendo que ya los usuarios me pagaron para que cambie los vehículos y si tenía la plata debí cambiarlos. Sí, yo lo cobré, pero los vehículos no me han cumplido los años. Yo no debí cambiar vehículos comprados después del 2006, ¿por qué?

Semana.com: Porque le sale más caro repararlos…

J. H.: Si compro carros nuevos, alguien también puede decir: ‘¿por qué botó un vehículo que no ha cumplido la edad?’.

Semana.com: Pues entonces usted le dice que es porque le salía más caro repararlo…

J. H.: Es un modelo financiero que tenemos que evaluar. 

Semana.com: Las reparaciones se están llevando un alto un porcentaje del presupuesto de Empresas Varias y eso es muy buen negocio para algunos contratistas…

J. H.: Cuando uno maneja una empresa siempre hay cosas que no van bien. Estamos desarrollando un programa de mejora continua en varios frentes. Yo estoy trabajando algunos temas como prioritarios. Estamos en un proceso de transformación. Usted es comunicador social y de pronto por eso no entiende lo que implica montar un software. Cuando no hay un software unificado cada quien sube las cosas diferentes, pero si lo hay, las cosas funcionan como un relojito. Se aprueba lo que es, si alguien modifica algo, se enteran todos. Me estoy concentrando más a buscar el modelo que corresponda a una buena gestión. 

Semana.com: Sí, pero eso no responde la inquietud. Hay empresas que han encontrado en la reparación de estos vehículos un negociazo. 

J. H.: Estoy centrado en otra cosa.

Semana.com: ¿Sí es coherente seguir trabajando con los mismos proveedores que no han cumplido del todo con las reparaciones y que, según la Contraloría, no tienen experiencia?

J. H.: Lo que les he dicho a los contratistas es que vamos para adelante. Hay que disminuir fallas y tiempo entre fallas y lo vamos a hacer. Yo estoy en un proceso de cambios, como el que lideré cuando fui gerente de Benedán y se le entregaron las apuestas al grupo Gana. O como el que adelanté cuando fui gerente de la Fábrica de Licores, que me tocó promover su venta.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.