Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/12/2011 12:00:00 AM

Mercados con Asia Pacífico: ¿es hora de alcanzar el viejo sueño?

Mientras Brasil, Canadá, Chile, México, Panamá y Perú, entre otros, están desde hace mucho en las cuentas de Japón, China y Corea del Sur, Colombia ha fracasado en el propósito. ¿Lo conseguirá Santos? Analistas plantean fórmulas.

“Estos países tienen consumidores y capital, y eso es lo que estamos buscando”. Con estas palabras el ministro de Comercio, Sergio Díaz-Granados, sintetizó la importancia de los países asiáticos en las relaciones comerciales de Colombia, a propósito de la visita del presidente Juan Manuel Santos a Japón y Corea del Sur esta semana.

Santos, quien en su posesión prometió aumentar el flujo de negocios y el intercambio comercial con Asia Pacífico, celebró este lunes con el primer ministro de Japón, Yoshihiko Noda, el Acuerdo para la Promoción y Protección Recíproca de Inversiones entre las dos naciones. “Hoy podemos decir a los japoneses que Colombia es un país amigable con la inversión, responsable y predecible en sus actuaciones”, dijo el mandatario.

Este acuerdo, en criterio de algunos analistas, no es más de lo que Colombia ha hecho recientemente con otros países en aras de garantizar un entorno seguro para los inversionistas extranjeros. Sin embargo, por tratarse de Japón, tiene un significado especial. El ministro Noda, por ejemplo, expresó que “el trabajo conjunto entre Japón y Colombia, no solamente beneficia ambos países, sino también la región Asía-Pacífico en su conjunto”. En esas palabras está la clave.

¿Qué significa Asia Pacífico?

La región del Asia Pacífico se ha convertido en el nuevo eje de la economía del mundo. Según los analistas de las relaciones internacionales, es la de mayor crecimiento económico y proyección. Está integrada por 21 países que han creado el foro multilateral conocido como la APEC, cuyo fin es consolidar el crecimiento y la prosperidad de los países miembros.

Japón, junto con China y el sur de Asia Pacífico, a comienzos del milenio representaban un tercio del PIB mundial, y según las proyecciones, en 2040 podrían representar dos tercios de la economía global.

De hecho, Japón fue hasta febrero de este año la segunda economía del mundo, con un PIB de 5.390.897 millones de dólares. Ahora, China, el gigante asiático, ocupa ese lugar, con 5.745.133, según cifras estimadas por el Fondo Monetario Internacional en el 2010. Y Corea del Sur, con quien Colombia estudia un tratado de libre comercio, ocupa el puesto 15 entre las economías más importantes del mundo.

A nivel mundial, Asia Pacífico concentra el 52,1 por ciento de la población, y representa el 31,6 por ciento de las importaciones y el 10.1 por ciento de las exportaciones.

Sin embargo, y a pesar de Colombia ha tenido buenas relaciones diplomáticas con estos países, eso no se ha traducido en una relación fluida. Arturo Gálvez Valega, coordinador de la cátedra Asia-Pacífico de la Universidad del Norte, dice que “Colombia es el país de los que integran el Arco del Pacífico (que incluye a Perú, México, Canadá, Panamá y Chile) más rezagado en la relación con Asia. Infortunadamente hemos llegado tarde”. Muestra de ello es que todavía no está incluido en el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico, APEC.

¿Qué ha fallado?

Asia ha estado en el radar de los presidentes colombianos desde hace varias décadas. En 1951, por ejemplo, Colombia participó con tropas en la Guerra de Corea. En 1974, cuando Japón se había convertido en la segunda economía más importante del mundo, el gobierno de Alfonso López Michelsen planteaba hacer de Colombia “el Japón de Suramérica”. Pero el primer viaje de un jefe de Estado a la región fue el del expresidente Virgilio Barco a Corea del Sur, en 1987, cuando se enfermó de diverticulitis y tuvo que ser operado en un hospital de Seúl. A pesar de que la meta de aproximar Colombia a los países del Asia Pacífico ha sido prioritaria, su concreción ha sido esquiva. ¿La razón?

Además de las distancias que saltan a la vista como la cultura, el idioma y la lejanía, los referentes culturales y comerciales de Colombia han estado en Europa, durante el siglo XIX, y en Estados Unidos, durante el XX, explican los analistas.

“Colombia y los países asiáticos no son interlocutores ajenos ni desconocidos, pero no ha sido una relación fluida ni constante”, dice a Semana.com Mauricio Reina, investigador de Fedesarrollo y secretario técnico de la Misión de Política Exterior conformada el año pasado para asesorar al gobierno en la materia.

Reina argumenta dos razones por la cuales no se ha consolidado esa relación. “Primero: Colombia es el país menos abierto económica y comercialmente de Latinoamérica. En la lista de países con relaciones más fluidas no aparece entre los 10 primeros. Eso da una idea. Y segundo: las relaciones comerciales de Colombia en las últimas décadas han mirado a Estados Unidos, país que ha sido la estrella tutelar de nuestras relaciones internacionales”.

Para Eduardo Velosa, experto en la relación Colombia Asia-Pacífico de la Universidad Javeriana, hay razones estructurales que han impedido saldar ese acercamiento pendiente. “No hemos tenido éxito en profundizar la relación con esos países por falta de un esfuerzo continuado y por no conocer los procesos que han vivido ellos”, explica.

Gálvez argumenta, por ejemplo, que en Colombia no ha habido una preocupación por conocer el funcionamiento de las dinámicas de producción de los países asiáticos, los requerimientos para la inversión y las políticas de negociación.

Explica que Japón es muy riguroso en los criterios de calidad de sus importaciones y en la infraestructura para instalar empresas en otros países, y que es probable que el TLC con Corea del Sur se demore, “aunque es seguro que le propongan a Colombia entrar en la Asociación Global de Cooperación, integrada por 26 países, mientras se termina de negociar el tratado”; y argumenta que “Colombia debe pensar no en vender materias primas a China, sino productos complementarios, “no competitivos”.

Las recomendaciones

Una de las principales recomendaciones del informe de la Misión de Política Exterior de Colombia, en el que participaron varios académicos expertos el año pasado, fue diseñar una política de Estado de mediano y largo plazo, que tenga como objetivo prioritario el ingreso a la APEC.

El ingreso de Colombia a ese organismo se ha visto truncado desde hace casi una década, primero por razones económicas y de seguridad y, luego, debido a la crisis económica de 2008.

Para lograr ese objetivo, los analistas recomendaron hacerle seguimiento a los acuerdos, instalar un cuerpo diplomático más robusto y calificado, generar una mayor actividad de Proexport y no perder la constancia. “Hay que invertir tiempo, recursos y esfuerzos en la medida que ha sido un horizonte lejano”, dice Velosa.

El viaje de Santos en aras de acercar el país al continente asiático y la negociación de un TLC con Corea del Sur dan cuenta de que el Gobierno comprende que esas economías son clave en el futuro próximo. Pero es el primer paso para acortar un largo camino, no solo de miles kilómetros de océano, sino de décadas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.