Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/3/2012 12:00:00 AM

"Mi desempeño se mide por las operaciones"

El general José Roberto León Riaño, comandante de la Policía Nacional, habla de las críticas a su gestión, de sus condecoraciones y de los cuestionamientos al sistema de ascensos.

MARÍA JIMENA DUZÁN: La senadora del Mira Alexandra Piraquive ha puesto en tela de juicio la forma como ustedes seleccionan a sus oficiales para el ascenso a generales al punto que los tiene congelados. Usted, sin embargo, no ha dicho ni mú. ¿Por qué ese silencio?

GENERAL LEÓN RIAÑO:
La generalidad en la Policía es llamar dos cursos para la evaluación de los generales. Siempre ha sido así, la excepción es llamar uno solo.

M.J.D.: ¿O sea que la senadora Piraquive está muy mal informada? Ella dice que eso de haber fundido dos cursos en uno es irregular.

G.L.R.:
Le repito: eso es lo que se ha venido haciendo desde hace muchos años. De acuerdo con las normas, la generalidad siempre es llamar a dos cursos. Ha habido algunas excepciones donde se ha llamado un curso pero han sido muy pocas. ¿Por qué se llaman dos cursos? Porque hay unos que cumplen su antigüedad en diciembre y otros en junio del año siguiente. Y esos últimos deben de llamarse con los que cumplen su antigüedad en diciembre porque los cursos duran un año. Si no se llaman al tiempo se les estaría retardando su ascenso como mínimo unos seis meses.

M.J.D.: Uno de los coroneles que no fue seleccionado por la junta de generales para el curso de ascenso fue el coronel Mario Pedroza quien denunció ante el Senado serias irregularidades en la manera como se escogen esos oficiales. ¿Qué tiene que decir al respecto?

G.L.R.:
El procedimiento que nosotros hicimos es transparente. Solo le puedo decir eso.

M.J.D.: ¿Y por qué el coronel Pedroza no fue elegido?

G.L.R.:
Pues porque no reúne las condiciones para ser general. Ya la Policía le ha hecho reconocimientos… ¡Lo tuvo en el exterior! Pero no tiene el perfil para asumir los nuevos retos que tiene que enfrentar la Policía.

M.J.D.: ¿Es cierto que el día en que supo que no lo iban a llamar a curso casi se va encadenado a pararse enfrente a la Fundación Santa Fe donde estaba convaleciente el presidente Santos en protesta por no haber sido seleccionado?

G.L.R.:
No conozco esa información. Ni he tenido oportunidad de hablar con él. Ahora hay que ver cuál es su cargo: él es un agregado de Policía en el exterior y en lugar de estar exponiendo su situación ante los medios debería utilizar los canales internos que tiene la Policía en su reglamento para tramitar esos desacuerdos. Pero no los ha utilizado. Me disculpa por el ejemplo tan tonto que le voy a dar. Es como si a un periodista que gane el Simón Bolívar, los que perdieron empezarán a descalificarlo y a decirle que el artículo por el que le dieron el premio es un plagio. Si eso sucede en todas las profesiones y en todas las actividades de la vida, ¿por qué no va a suceder en la Policía?

M.J.D.: Este tema de los ascensos ha generado una guerra de anónimos dentro de la Policía, la mayoría de los cuales cuestionan su desempeño como director de esa institución. ¿Los ha leído?

G.L.R.:
Yo no le voy a poner atención a esos anónimos.  Mi desempeño al frente de la Policía se mide por las operaciones que he hecho en estos cuatro meses que llevo en el cargo. Ahí está la captura iniciando mi gestión de Fritanga, del Loco Barrera, de Diego Rastrojo; la neutralización de Danilo García la mano derecha de Timochenko; del Indio, uno de los cabecillas de Envigado, la captura de Sebastián…

M.J.D.: Esa lista se la envidiaría hasta el general Naranjo…

G.L.R.:
Nosotros tenemos una institución que tiene un posicionamiento enorme. Hoy la Policía colombiana tiene un gran prestigio y es un producto de exportación de nuestro país.

M.J.D.: ¿Usted pone la mano en el fuego por los diez oficiales que están en esa lista que ha cuestionado la senadora Alexandra Piraquive? ¿No nos va a pasar un 'impasse' como el que sucedió con el general Santoyo?

G.L.R.:
Claro que sí. Confío en lo que ha decidido esa junta de generales. Primero vota el menos antiguo y luego vota el general de la Policía. Mire, la senadora también cuestiona el nombre del coronel Vargas en esa lista. Pero, ¿sabe quién es él? Ha estado al mando de todas las operaciones que se han realizado en este país en contra del narcotráfico y en contra del terrorismo. Hasta ha estado en la Operación Fénix, en la Operación Jaque, en la Operación Sodoma, Armagedón, las capturas de Sebastián.

M.J.D.: Y si su hoja es tan impresionante como usted dice, ¿por qué la senadora dice que él no llena los requisitos?

G.L.R.:
Vuelvo y le digo: no hay hoja de vida más brillante que la del coronel Vargas. Además voté por él y por los otros nueve.

M.J.D.: ¿Por qué si todo es tan diáfano, hay otro congresista montando otro debate para cuestionar esos ascensos? ¿No será hora de que usted vaya a uno de los debates, los cuales se han hecho sin su presencia?

G.L.R.:
Sí, en efecto no he estado en el Congreso porque los debates han coincidido con viajes míos al exterior. Pero me ratifico en que la decisión de la junta de generales fue la acertada.

M.J.D.: Volviendo al tema de los anónimos: hay uno que salió publicado la semana pasada en 'El Espectador' denunciando unas autocondecoraciones que vienen acompañadas de importantes sumas de dinero. ¿Se autocondecoró usted general Riaño?

G.L.R.:
Eso no es cierto. Esas condecoraciones son sometidas a una junta.

M.J.D.: De la que usted forma parte…

G.L.R.:
No, eso no es como lo han querido mostrar: uno solo no se puede postular porque es la junta la que las analiza (las condecoraciones). Una de las que recibí la postuló el general Naranjo. Lo que pasa es que por los trámites las terminé recibiendo ahora. Pero esas fueron condecoraciones por el Campeonato Mundial sub-20, por la Cumbre de las Américas. Por ejemplo en el Campeonato Mundial sub-20 se generaron 1.224 noticias positivas sobre el país que tuvieron que ver con la seguridad.

M.J.D.: ¿Esas condecoraciones existen desde hace cuánto?

G.L.R.:
Desde hace muchos años. Yo no me las estoy inventando ni vienen de mi general Naranjo. Fueron concebidas hace tiempo para estimular a los oficiales que logran operaciones de gran impacto  en la sociedad y en la institución.

M.J.D.: Otro de esos anónimos dice que el poder detrás del trono es su hermano Janio, que es también general.

G.L.R.:
Digámoslo así: el director soy yo. Mi hermano es un general cuya hoja de vida está a la vista. Me queda mal referirme a mi hermano pero es un buen oficial, tiene una gran formación académica. Además, es mi hermano menor. Si fuera mayor hasta de pronto mis detractores tendrían razón.    

M.J.D.: Y sus relaciones con el general Ramírez, ¿Cómo van?

G.L.R.:
El general Ramírez es compañero de curso mío. Él está en Londres y le aclaro que nunca he tenido divergencias con él. Es más, en mi vida personal nunca he tenido divergencias con nadie ni problemas con nadie porque siempre he estado dedicado a mi trabajo. Yo creo que tenemos una gran responsabilidad con los colombianos. Por eso, aunque a uno le duelen estas situaciones que me afectan, mi responsabilidad es con el país y no les gasto neuronas a anónimos. Por eso hemos diseñado el Plan Nacional de Cuadrantes, único en el mundo. La asesoría nuestra en Ciudad de México permitió que se implementara ese programa allá y ya hay una reducción del 23 por ciento de los delitos. Lo mismo está pasando en Centroamérica. Acabo de venir de España de un viaje en donde pidieron ese plan. A eso dedico mis neuronas.

M.J.D.: ¿Usted estuvo de acuerdo con que la Dijin pidiera perdón por el caso de Sigifredo cuando fue el CTI el que inventó los testigos cuando ya se había desechado el video como prueba?

G.L.R.:
Teníamos que cumplir una decisión judicial que no podíamos controvertir. Nosotros somos respetuosos de la ley, porque somos los encargados de hacerla cumplir. Tal vez lo único que tendría que decirle es que esa investigación se realiza bajo la Ley 600 y allí lo que hizo la Dijin fue cumplir un requerimiento judicial para realizar un experticio. El experticio siempre es orientativo y la decisión la debe tomar es la Fiscalía. Y le digo algo: yo confío en mi Policía Judicial y respaldo su trabajo, pero le repito, hay que cumplir las decisiones judiciales.

M.J.D.: ¿Usted cree que el general Naranjo hubiera actuado de la misma forma y no habría protestado?

G.J.R.:
Independiente de quién sea el director de la Policía esa decisión judicial había que cumplirla. Y si el general Mena no cumplía, hoy tendría un proceso penal en su contra. No voy a entrar a polemizar con el señor fiscal. Yo estoy aquí para mejorar la seguridad de los colombianos.  

M.J.D.: O sea que ustedes se tragaron ese sapo. Por ese camino van a tener que pedir muchas excusas.

G.L.R.:
No… el señor fiscal respondió que este era un caso especial y que era único.     

M.J.D.: Por último, general. Sus detractores dicen que usted trata mal a su gente.

G.L.R:
Eso no es cierto. Lo que pasa es que yo soy muy exigente, a mí me gusta la perfección, que las cosas salgan bien, no me gusta la mediocridad. Y eso a veces se entiende mal. Y mi obsesión es y seguirá siendo mejorar el Plan de Cuadrantes. Y como es tan novedosa su implementación, causa cierto rechazo porque hay quienes inicialmente se resisten a los cambios. Eso pasa en todas partes. Pero además ese es el futuro de la policía moderna porque los capos se nos están acabando.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.