Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/29/2016 5:12:00 PM

'Mi Sangre', acusado de narcotráfico, se declara inocente en Estados Unidos

Henry de Jesús López Londoño, extraditado desde Argentina el pasado 17 de noviembre, no aceptó los cargos. Es señalado de haber sido miembro del 'Clan del Golfo'.

Henry Jesús López Londoño, alias ‘Mi Sangre‘, se niega a pasar varios años de su vida en una cárcel de Estados Unidos por el delito de narcotráfico, a donde fue extraditado el pasado 17 de noviembre desde Argentina.

En una corte federal del sur de Florida, López Londoño se declaró inocente y no aceptó los cargos que le imputan, como el de "conspiración para el tráfico de drogas" entre el 2006 y el 2012.

Arturo Hernández, su abogado, manifestó públicamente que se trató de una breve audiencia en un tribunal de Miami en el que su cliente "se invocó no culpable". 

El juicio de ‘Mi Sangre‘, a quien las autoridades vinculan como exmiembro de la banda criminal los ‘Urabeños‘ -actualmente llamada ‘Clan del Golfo-, empezará previsiblemente el próximo año, explicó Hernández, que ha sido su abogado durante un año desde que los gobiernos de EE. UU. y Argentina tramitaban la extradición.

Recomendamos: ‘Mi sangre‘ revela detalles de su "vida normal" en Argentina

En el 2012 ‘Mi Sangre‘ fue capturado en Buenos Aires tras una operación de la Policía colombiana y autoridades argentinas. López, acusado de traficar con armas y drogas, fue recluido en la prisión federal de Ezeiza, en Argentina, tras haber sido detenido cerca de la localidad bonaerense de Pilar, donde residía.

Desde entonces el capo intentó, acudiendo a una hábil estrategia mediática, evitar su extradición al afirmar que era un comerciante y un perseguido político en Colombia.

Le puede interesar: La estrategia que no le funcionó a un capo

Aunque logró dilatar su envío a territorio estadounidense, la estrategia no le funcionó. En gran medida porque las autoridades americanas tenían claro y lograron demostrarles a sus pares argentinos que se trata de un narco que hace parte de la estructura de la banda criminal los ‘Urabeños’ y que ha estado ligado desde hace décadas al mundo criminal.

Así, la Fiscalía federal en Florida solicitó desde el 2012 su extradición a la justicia argentina y en septiembre pasado el Supremo dio vía libre. 

También puede leer: Así fue el operativo secreto en Argentina para extraditar a ‘Mi Sangre‘

En el 2013, SEMANA reveló cómo tras un año en prisión y desde su celda en Buenos Aires, ‘Mi Sangre‘ siguió en contacto con sus antiguos aliados. En ese entonces se conoció una carta que dejaba en evidencia sus actividades.

En la carta, que está en poder de la Fiscalía colombiana, el narco detenido en una cárcel en Buenos Aires les cuenta a los ‘Urabeños‘ su estrategia para evitar ser extraditado: “Voy muy bien en el tema jurídico tratando de evitar extradición o condicionándola lo mejor que pueda a mi favor.

¿Quién es ‘Mi Sangre‘?

En la parte final de la larga persecución contra Henry de Jesús López varias cosas sorprendieron a los hombres de la Unidad Especial de Investigaciones de la Dijín que llevaban años tras él.

A diferencia de la mayoría de narcos en fuga, que tratan de mantener un perfil muy bajo para no ser detectados, ‘Mi Sangre‘ mantenía la vida de un traqueto típico. Vivía en Buenos Aires (Argentina) en los más exclusivos barrios. Tenía varios autos de alta gama y compraba su ropa en las tiendas más costosas. Intentó camuflarse en lo más selecto de la sociedad bonaerense a través de los clubes de polo, deporte que practicaba. Y, como si todo lo anterior no fuera suficiente, se movía con un grupo de 20 escoltas en el corazón de la capital gaucha. Toda esta ‘boleta‘ que dio -como se conoce en el bajo mundo ese tipo de actitudes- fue parte de la caída de este capo cuya importancia desconocían las autoridades argentinas y gran parte de la opinión pública colombiana.

Sugerimos: La estrategia de ‘Mi Sangre‘

‘Mi Sangre‘ tiene 41 años y ha pasado la mitad de su vida en la mafia. A los 20 se vinculó a la temible oficina de Envigado, a nombre de la cual hacía trabajos menores como conseguir armas o mujeres para sus jefes. Esa labor le permitió conocer y relacionarse con paras y narcos en el bajo Cauca antioqueño y Córdoba. Allí conoció a uno de los grandes proveedores de químicos para los carteles de la cocaína, Miguel Arroyave, el mismo que luego compró la ‘franquicia‘ de un grupo paramilitar, el Bloque Centauros del Meta.

A finales de 1999, como parte de la expansión de ese grupo, se creó en Bogotá el llamado bloque Capital. Y Miguel Arroyave puso como comandantes a un primo suyo, hoy preso en Estados Unidos, y a ‘Mi Sangre‘, quien se hacía llamar ‘Carlos Mario‘ o ‘Salvador‘. A principios del 2000 el grupo, que tenía su base en los Sanandresitos, se tomó sectores del sur de Bogotá y cobraba extorsiones al comercio.

En septiembre del 2004 Arroyave fue asesinado y su organización cambió de manos. Daniel Rendón, alias ‘Don Mario‘, y Dairo Úsuga, que hacían parte del bloque Centauros, huyeron de Meta a Urabá. ‘Mi Sangre‘ se desmovilizó como combatiente raso del Bloque Centauros en septiembre del 2005, pero siguió manejando su oficina de cobros en Bogotá. Su nombre apareció por primera vez públicamente en el 2007 cuando SEMANA reveló conversaciones en las que el entonces senador conservador Ciro Ramírez iniciaba un contacto con él, lo que originó un investigación contra el congresista por parapolítica. Para ese momento la Dijín ya estaba tras su rastro.

Aprovechando que‘ Don Berna‘ fue extraditado, ‘Mi Sangre‘ intentó apoderarse de la oficina de Envigado, para lo cual asesinó a varios hombres y se trenzó en una guerra en la que varias veces se salvó de ser asesinado. Desde el 2009 empezó a entrar y salir del país y comenzó sus primeros viajes a Argentina. Tomó Buenos Aires como base para sus negocios de exportación de coca con narcos mexicanos. Destinaba parte del dinero que recibía del narcotráfico a fortalecer la banda criminal de sus socios, los hermanos Úsuga, conocida como los ‘Urabeños‘.

Gracias a esa inyección de dinero de la mafia esa bacrim creció y se expandió por varios departamentos y ‘Mi Sangre‘ aumentó su poder y se consolidó como capo. A comienzos del 2012 el narco comenzó a sentir cada vez más cerca la presión de la Dijín y optó por refugiarse del todo en la capital argentina simulando ser un empresario venezolano. Dos oficiales consiguieron información privilegiada gracias a dos fuentes cercanas al capo y a los seguimientos a su cuñada en Medellín.

Con esos datos el presidente Juan Manuel Santos se comunicó con su colega argentina, Cristina Fernández, para enterarla del asunto y solicitar su ayuda. Ella designó al grupo de operaciones de la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE) para coordinar con los oficiales colombianos y se realizó la captura.

Ese fue el fin del escurridizo narco que creyó que cruzando la frontera podría eludir a la Policía. Y más allá del duro golpe que su caída significa para una de las bandas más poderosas del país, la de los ‘Urabeños‘, su captura y su extradición a Estados Unidos dejan claro que a los capos colombianos no les queda nada fácil ahora esconderse.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.