Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/26/2016 10:15:00 PM

Hogar de familia es un oasis dentro del 'Sanber'

En medio de la cuadra en donde se distribuían estupefacientes que era lugar de habitantes de calle, hubo espacio también para un hogar.

Recostado junto al marco de una puerta, Henry Criollo ve cómo una máquina retroexcavadora tumba las paredes de la fachada de la casa de sus “indeseables” vecinos, hombres y mujeres que llegaban a consumir estupefacientes al Samber, la olla que fue intervenida por la Policía y la Alcaldía en un operativo que dejó ocho capturados.

La calle es un mar de deshechos: muebles viejos, armarios, estufas, colchones, sofás y algunos trastos ahora permanecen tirados en la zona en la que reinaban los temidos sayayines, jóvenes encargados, a sangre y fuego, de la seguridad de la olla. Ellos eran los que determinaban quiénes podían entrar y salir de este lugar vetado para la Policía.

Hasta este miércoles, esa calle era un hormiguero de jóvenes consumidores que llegaban hasta allí para comprar marihuana, bazuco, pepas y otras drogas, además de licor que –en muchos casos– era de dudosa procedencia. Para las autoridades la calle era el hogar de bandas delincuenciales.

El centro de operación era un desvencijado billar cuyas paredes están tapizadas con dibujos emulando la simbología de los raperos. La cuadra, que en otra época era transitada por monjas y niños, ahora era el lugar de refugio de habitantes de calle.

Basura y consumo de drogas hacían parte del triste escenario que a diario venían los seis ocupantes de la familia Criollo, quienes por años padecieron de puertas para afuera la miseria que deja vivir en un barrio de clase media que terminó convertido en una de las mayores ollas de la capital.

De la puerta hacia adentro, la casa dista mucho de la de sus vecinos. Esta es una vivienda colonial de una sola planta y de paredes color azul pastel, tejas de barro y en la que cada cosa está en su sitio. En las viviendas de sus vecinos, la basura se acumulaba por todas partes, los cuartos oscuros eran el lugar perfecto para consumir.

Henry, un albañil de oficio, cuenta que llegaron allí 33 años atrás cuando su suegro compró la propiedad de 420 metros cuadrados. “Esta casa es linda, pero el barrio se dañó”, recuerda con nostalgia.

A pesar de los peligros que representaba vivir allí, la familia prefirió quedarse y padecer las consecuencias de mantenerse aislados dentro de una olla de consumidores. Su sobrina María* dice que mientras estudiaba nunca pudo llevar a sus amigos y la familia cercana un día decidió no volver a visitarlos.

“Somos una familia cristiana, eduqué mis hijos sin vicios, de puertas para afuera no me importaba lo que pasara, acá nadie se metía conmigo porque me conocen”, recuerda Henry.

Este hombre recuerda bien cuando parte del barrio San Bernardo se convirtió en un expendio de drogas. Fue en la primera alcaldía de Enrique Peñalosa (1998-2000), cuando este decidió intervenir El Cartucho, la olla más grande que tuvo la ciudad. Allí ahora está ubicado el parque Tercer Milenio.

El señor Henry Criollo espera que tras la intervención de la Policía su barrio vuelva a ser lo que era en otra época, una zona residencial de clase obrera en la que los vecinos eran sus mejores amigos.

*Nombre cambiado

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.