Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/27/2012 12:00:00 AM

"Mientras continúa el consumo en EE.UU. crecen los muertos en Colombia": Gaviria

El expresidente colombiano César Gaviria aseguró que es necesario el debate sobre las drogas y que aunque Estados Unidos prefiera no hablar del tema, Colombia no le puede aceptar esa postura.

"Nosotros no podemos estar condenados a vivir en guerra para evitarle a los americanos hablar del drogas", resumió el expresidente César Gaviria en diálogo con RCN, sobre la posibilidad de que el tema de las drogas sea abordado en la próxima Cumbre de las Américas que se celebrará en Cartagena, durante la segunda semana de abril.
 
La necesidad de debatir cuál es la mejor política para atacar el problemas de las drogas, así como su consumo, la producción y las mafias organizadas que se lucran con este negocio, resulta una necesidad cada vez mayor y son más las voces que se suman a plantear una revisión sobe cómo abordar esta problemática.
 
Gaviria sostuvo varias premisas políticamente incorrectas y planteó algunas directrices que podrían marcar el debate en el próximo evento latinoamericano al que asistirán varios de los países que están involucrados de manera directa con el consumo o en la distribución de sustancias ilegales.
 
Gaviria reconoció que el solo hecho de que los presidentes de Colombia y de Guatemala hayan planteado el tema en la Cumbre y hayan utilizado la palabra más fuerte para este debate, la de la legalización, ya es un avance gigantesco y legitima la discusión. Sin embargo, el exmandatario no tiene grandes expectativas sobre lo que pueda salir de esas reuniones porque reconoce que desde Estados Unidos no hay una posibilidad real de abordar la discusión al enfocarlo como un "tema moral, de la forma de ser de ellos y no se discute como una política pública, cómo realmente lo es".
 
Sin embargo, no por eso se debe frenar la posibilidad de la discusión. "Estamos acostumbrados a una política en la que exclusivamente se habla de éxitos cuando hay operativos o cuando hay capturas y no digo que eso esté mal, pero no podemos pasarnos decenios diciendo que esos son nuestros éxitos, porque mientras tanto continua el consumo en Estados Unidos y crecen los muertos en Centroamérica y en Colombia", dijo Gaviria.
 
"Una sociedad sin drogas es una utopía"

"¿Por qué una sociedad debe gastar todos sus recursos en combatir las drogas cuando se sabe que es una utopía pensar en una sociedad libre de drogas?", se pregunta Gaviria quien aseguró que no basta con "no meter a la cárcel a los consumidores sino que se les tiene que ayudar porque si ellos siguen en la garras de la mafias criminales van a seguir alimentando un negocio gigantesco", aseguró.
 
El expresidente explicó que no podemos hacer como el avestruz de mirar para otro lado. Muchos de los motivos de la delincuencia en Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla están asociados a que los "muchachos roban un celular para comprar droga, ni siquiera para comer. Se sigue teniendo un problema de violencia por la adicción y ese es el círculo vicioso que se tiene que romper", advirtió el ex presidente Gaviria.

Gaviria también se replantea si "¿no será que llegó la hora de regular esto en vez de la prohibición y sacar a todos los consumidores de las garras del crimen?". Sobre esto, el exmandatario recordó que en Norteamérica ya hay varios Estados que están legalizando la marihuana.
 
El expresidente aseguró también que la cantidad de presos que hay en la cárceles de Estados Unidos supera el medio millón de reos, "más del total de toda la población carcelaria que tiene Europa. Además el 60% de los prisioneros de Estados Unidos sigue fumando marihuana en las cárceles", apuntó.
 
"La sociedad no quiere aceptar algo que es incontrovertible: que la gente consume. Por más que las drogas hacen daño y hacen mucho daño, uno no puede darle la espalda a la realidad", advirtió Gaviria. Según el exmandatario un paso importante es la regulación, darles autoridad a los médicos, trabajar con los padres, con los profesores y "buscar el menor daño que eso le pueda hacer a la sociedad y cualquier tolerancia implica daño. No es que las drogas no nos vayan a hacer daño, claro que sí pero nosotros también tenemos que medir el daño que actualmente tenemos en función de cuántos muertos, cuántos presos y cuántos recursos nos hemos gastado en esto".
 
¿Hablamos solos?

Las declaraciones que semanas atrás dio el Subsecretario de Estado de Información Pública de los Estados Unidos, Mike Hammer, quién dijo que ese país estaba dispuesto a hablar de drogas, fueron recibidas de manera positiva entre los sectores que promueven el debate sobre el tema, sin embargo otros funcionarios de la administración Obama bajaron la euforia al aclarar que ellos escucharían pero que se mantenían firmes en su política prohibicionista. Entonces, ¿estaríamos hablando solos?
 
Aunque es una realidad que el debate sobre la despenalización al interior de los Estados Unidos está muy lejos de abrirse, el exmandatario Gaviria resaltó que con la presidencia de Barack Obama se dio "un cambio importante porque ya dijeron que no iban a hablar de políticas antidrogas pues era una expresión que no traía buenas políticas, además de que la inmensa mayoría de los norteamericanos sabe que la guerra contra las drogas es un fracaso".
 
Sin embargo, el ex secretario general de la OEA denunció que a pesar de que el fracaso de las políticas antidrogas es una realidad, los políticos estadounidenses prefieren no hablar del tema algo que "Colombia y los otros países de Centroamérica no pueden aceptar porque somos nosotros los que seguimos poniendo los muertos", concluyó.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.