Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/15/2014 12:00:00 AM

Mientras la ‘rumba extendida’ se queda, crece el debate

Profesionalizar la industria de la diversión nocturna en la ciudad se volvió un objetivo para el gobierno Petro.

Por estos días la Administración Distrital está enfocada a consolidar lo que denominaron ‘rumba extendida’, que desde la primera prueba piloto fue controvertida por algunos sectores. Mientras varios concejales rechazan el proyecto de la Administración Distrital, esta lanza una serie de proyectos para regular esta práctica y especializar la diversión sin alterar la tranquilidad y el orden ciudadano.

A partir de este martes y durante cinco días, la Secretaría Gobierno en compañía del Idiger, Idartes, Asobares y Conacústica, promoverán cursos de capacitación en manejo del ruido, normatividad y control de aglomeraciones y contingencias, para las personas vinculadas a los establecimientos que hacen parte de las zonas de 'Rumba Extendida'.

“La Administración Distrital reitera su interés por que el esparcimiento nocturno de Bogotá esté a la altura de las grandes capitales del mundo y responda a las expectativas de sus habitantes y visitantes con una oferta de rumba saludable y responsable; así mismo, invita a toda la ciudadanía a que presente, participe y promueva acciones donde se fomenten la seguridad, la diversidad cultural y la sana convivencia”, señaló un comunicado.

Semana.com habló con Santiago Trujillo, director de Idartes, acerca de un programa que iniciaron hace un año con el fin de formalizar una política pública que no recrimine la noche sino que amplíe la oferta de rumba en la ciudad y que reconozca el arte como un aspecto fundamental de su desarrollo.

Se trata del programa ‘Arte y Conexión’ que promoverá un mayor tráfico y circulación de artistas durante la actividad nocturna en la ciudad.

“Hemos trabajado con 60 bares de la ciudad y hemos certificado a varios bares que valoran el arte y se han hecho más de 700 presentaciones artísticas en los diferentes establecimientos. Hay que pensar en la rumba no sólo como política de seguridad sino como espacio cultural”, explicó el funcionario.

Trujillo defendió la ampliación de los horarios: “Debe ser un modelo de una oferta amplia diversa y creativa que genere empleo. La ‘rumba extendida’ debe estar vinculada a otros servicios, por ejemplo, que se acabe cuando estén disponibles los servicios de transporte. Debe ser una rumba más artística y cultural, es un deber de toda la sociedad en su conjunto”.

En el Concejo Distrital el debate sigue ardiente. El concejal del MIRA Jairo Cardozo dice estar en contra porque “no es una buena opción incentivar el consumo de alcohol en una sociedad que es evidentemente violenta y a la que le falta cultura ciudadana. No debe ser una política pública”.

Además, Cardozo dice que no es valedero el argumento del Distrito de controlar los llamados amanecederos porque, según él, sólo algunos de ellos entrarán en la legalización pero otros no lo harán porque les obliga hacer inversiones y estar regulados.

“Lo que ha quedado demostrado en los debates de control político sobre esa problemática es que las alcaldías locales no tienen la capacidad financiera ni logística para controlar. Los reportes que se muestran en la prueba piloto es justamente porque son pruebas piloto y despliegan toda una estrategia de control, pero luego el distrito se desentenderá y ahí las cosas se dañarán”, puntualizó el cabildante.

Su compañera de bancada, Olga Victoria Rubio, asegura haber recorrido algunas zonas de rumba, dice que es una mala idea porque afecta la tranquilidad de los habitantes del sector. “De los 11.100 establecimientos registrados en Cámara y Comercio, 10.000 están haciendo mal uso del uso, así que no es una buena idea cuando no lo hacen en zonas de rumba declaradas oficialmente”, aseveró.

Además, la cabildante dijo que hizo una encuesta a través de redes sociales y el 90 % de los encuestados dice no estar de acuerdo.

“La idea es que Bogotá se prepare para tener lugares propicios, como en Cali o Medellín, de zonas adecuadas como rumba. Esas zonas deben ser determinadas en un nuevo POT. Si vamos a hacer una cadena de productividad que sea no de error sino que muchos se beneficien”, concluyó.

Mientras tanto, según el presidente de Asobares, Camilo Ospina Guzmán, “esta iniciativa, que involucra a cerca de 2000 empleados de 600 locales vinculados a la actividad nocturna como los propietarios, administradores y miembros del staff; surgió al interior de la organización y ante las exigencias de la administración distrital, para consolidar una industria nocturna segura, en sana convivencia y que minimice el impacto hacia otras comunidades”.

Este viernes será determinante para la rumba capitalina. "Este viernes se realizará un cuarto piloto donde se decidirán las zonas o establecimientos, según resultados", dijo el alcalde, Gustavo Petro, después de un consejo de seguridad en el que evaluaron los resultados de las tres jornadas de 'rumba extendida' realizadas los fines de semana pasados en 10 localidades de la ciudad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.