Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/7/2011 12:00:00 AM

Miguel Nule se ratifica en señalamientos a Moralesrussi y a Olano

"La solicitud de dinero de Iván y Samuel Moreno se hizo a través del abogado Dávila, y la de Liliana Pardo, a través de Germán Olano", dijo el empresario en una teleconferencia ante la Procuraduría.

En el proceso que lleva la Procuraduría contra el exrepresentante German Olano y el contralor distrital Miguel Ángel Moralesrussi, en el llamado carrusel de la contratación, este lunes declaró bajo gravedad de juramento el empresario Miguel Nule.
 
La diligencia se cumplió en una teleconferencia transmitida en las instalaciones de la Procuraduría General de la Nación. Después de que le fueron leídos las garantías y deberes constitucionales, el empresario pasó a responder las preguntas hechas por el procurador Alejandro Ordóñez.
 
Lo primero que le preguntó Ordóñez fue si se ratificaba como autor de la grabación. Se refería a la grabación en la que aparece el exrepresentante Germán Olano hablando con Miguel Nule sobre la molestia que tiene el contralor por la falta de unos pagos y que fue revelada por Caracol Radio.
 
Miguel Nule respondió: "Sí, me ratifico como autor de la grabación, la cual le entregué a la Fiscalía y le hago copia al señor Procurador, al igual que de la transcripción de la misma".
 
El procurador le preguntó si podía indicar quiénes intervinieron en la grabación.
 
Acto seguido el empresario dijo: "Germán Olano, Mauricio Galofre y mi persona. Mauricio y yo hacemos la grabación. Nosotros conocemos que es el vehículo para darle la prueba de que estábamos siendo requeridos por parte de funcionarios públicos para entregarles dinero".
 
El procurador Ordóñez preguntó: "¿Qué funcionarios públicos le pidieron dinero?"
 
Miguel Nule respondió: "A todos los miembros del grupo, Manuel, Guido y a mi persona, nos pidieron. En forma personal, a mí, y en forma directa a Guido y al señor Mauricio Galofre. Lo hizo el señor contralor Moralesrussi, lo hizo Germán Olano y lo hizo Iván Moreno, directamente. Ahora, la solicitud de dinero de Iván y Samuel Moreno se hace a través del señor Álvaro Dávila. Y la solicitud de la señora Liliana Pardo se hace a través de Germán Olano y Julio Gómez".

El procurador Ordóñez preguntó: "Señor Nule usted ratifica el contenido de esa grabación. ¿Cuándo se hizo la grabación?"

Miguel Nule respondió: "Entre abril y julio de 2010".

Acto seguido preguntó el Procurador: "¿Por qué hizo esa grabación?"

El empresario respondió: "Señor Procurador, si ante pruebas fehacientes como la grabación misma y los contratos de los que hablé en los que se muestra la exigencia del contralor del 2 por ciento y de los hermanos Moreno del 6 por ciento, y cómo se ha entregado toda la documentación, los funcionarios no han aceptado su responsabilidad, yo no sé cómo hubiera sido sin la grabación".
 
"La única prueba que teníamos para demostrar que éramos víctimas de ese dinero era grabar para demostrar totalmente lo que estaba pasando. Además, lo que pasó en el contrato de la 26 en el que el contralor intervino generando un pánico financiero para que nuestro grupo empresarial entrara en el colapso", agregó.

Miguel Nule dijo, sin embargo que ese no era un argumento para justificar los errores que cometió el grupo empresarial, como el hecho de haber aceptado pagar dinero a intermediarios.
 
El procurador le preguntó :¿Cuál era la gestión del doctor Olano respecto a los funcionarios públicos?, ¿qué se comprometió a hacer?
 
El empresario respondió: "La doctora Liliana Pardo en su condición de directora (del IDU) era quien aprobaba la licitación. Por conocimiento nuestro, sabíamos de la intención que tenía de declarar desierta la licitación. En su condición de representante a la Cámara y en su condición de amigo del señor Julio Gómez y de la doctora Liliana Pardo, el señor Germán Olano ayudaría para que esa licitación fuera declarada desierta solicitando 3.500 millones de pesos, 1.750 le correspondían al doctor Olano", explicó.

Los otros 1.750 millones de pesos, según Nule, eran para el contratista Julio Gómez.
 
“Era una relación de conveniencia”

El empresario Nule reconoció que les pidió a sus amigos y empleados que apoyaran a Olano en su aspiración de llegar al Congreso en 2010. También ratificó, como lo había dicho el exrepresentante liberal, que compartieron reuniones familiares.

La defensa de Olano, el abogado Diego Corredor, le preguntó por qué lo apoyó económicamente en la campaña.

Nule contestó: “La relación del señor Germán Olano y mi persona era una amistad conveniente para él y para mí, desde el punto de vista empresarial, para nosotros, y para su proyección política para él… El sr Olano en su condición de representante a la Cámara mantenía un poder no solo a nivel nacional sino a nivel distrital, dada su relación con los señores Moreno, el señor Contralor y los funcionarios del distrito…”

“Ese fue un apoyo lo hice producto de, efectivamente, una amistad que tenía la condición de una amistad de conveniencia para ambos. Yo necesitaba de la misma, pues se conoce que gran parte de la contratación estatal está en manos de los funcionarios públicos. Y la razón que me lleva a darle un apoyo es precisamente mantener la vigencia del señor Olano como representante.”

El empresario Miguel Nule aceptó haberle entregado 500 millones de pesos al representante Olano. “En nuestra oficina se le entregó directamente con una persona que solicitó el doctor Olano la parte de él. La parte de él se hizo con el señor Mauricio Galofre… Olano tenía poder… en cuanto a mí era un asunto de subsistencia”, agregó.

El abogado Corredor le preguntó por qué, entonces, en otras ocasiones habían dicho que Olano era una víctima.

Miguel Nule le contestó: “Yo pensaba que el señor Olano efectivamente había sido una víctima de todos los sucesos que habían ocurrido con nuestro grupo, producto de que él deseaba de buena fe que el grupo saliera adelante y que su pretensión era únicamente la de exigir 1.750 millones de pesos. Pero posteriormente, y en el mismo documento como ustedes lo ven… el sr Olano estaba haciendo el papel de exigencia de dinero, el único interés que tenía era que le pagara sus 1.750 millones de pesos sin importarle qué pasara con la empresa, y además, que se le pagara el 2 por ciento que exigía el señor contralor Miguel Ángel”.

El empresario dijo que la empresa Prodecol sería la garante de los pagos, sin embargo, admitió que los 1.750 millones de pesos no fueron girados.

A la pregunta si sabía de qué manera se repartiría el dinero dijo que no que lo único que saber era que la mitad era para Julio G+ómez y la otra mitad para Olano.

El abogado Corredor le dijo que en alguna intervención, él había expresado que Germán Olano no tenía nada que ver con las adjudicaciones en el distrito. “Hoy sin embargo escuchamos algo distinto. ¿Porqué hoy nos presenta una nueva versión?”, le preguntó Corredor.

“Yo no estoy presentando una nueva versión”, le replicó el empresario. “El doctor Olano en los contratos de la malla vial, que fueron adjudicados dos a nuestros grupo, que yo conozca no tenía ninguna participación económica en el ocho por ciento en la contratación distrital. Ahora, si nos referimos específicamente a la administración de Liliana Pardo, y la administración de Luis Eduardo Garzón el señor Olano tuvo dinero o solicitó dinero para esa adjudicación”.

El empresario Miguel Nule adujo que el no pagar el dinero pedido por Olano en 2007 fue “como una actitud de supervivencia”. Aclaró sin embargo que el contrato de la calle 26 ya había sido cedido cuando apareció en escena la solicitud del 8 por ciento en los contratos de la malla vial, hecha por el contralor Moralesrussi.

“Toda ese serie de situaciones se convirtieron en una amenaza e insinuaciones veladas de parte del seños Olano. Tal como aparece la grabación. En la grabación se manifiesta lo que son capaces el señor contralor y el señor Olano. Yo tomo la decisión de llamar precisamente porque mi percepción sobre el señor Olano cambia drásticamente y efectivamente consideré que no tenía ninguna razón para pagar ese dinero”, dijo.

Después el exrepresentante Germán Olano procedió a preguntarle al empresario.

Olano le preguntó cómo fue que el exrepresentante intercedió para ayudarlo con su influencia ante la administración distrital.

Miguel Nule le respondió que “en diciembre, antes del 2007, antes de que se adjudicara el contrato de la fase III de Transmilenio usted y el señor Julio Gómez solicitaron 3.500 millones de pesos para que la señora Liliana Pardo no declarara desierto el contrato… para mí se hizo a través de un grupo de personas que usted pertenecía”.

Olano, a través de las preguntas insistió en que fue el propio Nule quien le contó sus inquietudes sobre la posible participación del contralor en un contrato que había firmado con el abogado Álvaro Dávila.

A propósito, Miguel Nule reconoció que Olano solo se prestó para convocar a una reunión con el contratista Héctor Julio Gómez. Dijo que si hubo otra reunión para hablar sobre la posible influencia ante el contralor fue en presencia de Guido Nule.

Olano le insistió que explicara afirmaciones rendidas por Nule en otras versiones en las que ha dicho que el ex congresista es una víctima.

El empresario reiteró que quienes extorsionan a los contratistas son Miguel Ángel Moralesrussi, “que participa con comisiones del 2 por ciento y los señores Moreno con el 6 por ciento”. Pero que él propiamente, no había participado en peticiones por contratos de la malla vial.

No obstante le dijo hablándole en tercera persona “el comportamiento de Germán Olano debió ser radical”. Dijo que en ocasiones él le había comentado de los cobros que hacían los hermanos Moreno y el contralor.

“No es un cohecho entre contratistas y funcionarios, es una exigencia de los señores Moreno en cabeza del señor Álvaro Dávila… Los señores se dedican a extorsionar contratistas”.

Olano le preguntó si su empresa le había ofrecido ayudas económicas o de contratos a terceros.

“Yo señor le firmé un documento, el grupo firmó claramente con la firma Prodecol por medio de la cual se me hizo una solicitud de dinero” dijo. No obstante, reconoció que esas “ayudas” no se materializaron.

“Nunca le entregué ningún tipo de contrato ni erogación alguna. Todo estaba enmarcado en una relación de amistad conveniente”, agregó.

El exrepresentante le insistió en que aclarar si Miguel Nule fue la pea persona que le contó sobre el contrato de asesoría que su empresa tenía con Álvaro Dávila.

“En el caso específicamente sobre el documento que firmé con el sr Dávila fui yo el que le manifesté”, reconoció. “En ningún momento he dicho que usted hizo parte de la petición de dinero, en la confabulación de los señores Moreno y el contralor para destruirnos”, dijo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.