Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2015/12/03 15:00

Termina el 'novelón' en el caso del general Martínez

En menos de 18 horas, el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, pasó de respaldar el ascenso del oficial a pedir su aplazamiento. Él advierte que no hubo reversazo y que apoya a Martínez.

Luis Carlos Villegas y el general Luis Martínez Foto: Archivo SEMANA

El ascenso al que aspiraba el general de la Policía Luis Eduardo Martínez sorpresivamente quedó en veremos. Este jueves la Comisión Segunda del Senado aprobó los ascensos de 38 oficiales, pero, en un hecho sin antecedentes, decidió aplazar el del alto oficial de la fuerza pública.
 
La controvertida decisión fue adoptada luego de que el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, envió una carta al Senado en la que pidió retirar el nombre de Martínez de la lista de oficiales postulados para subir de rango. Una decisión sorpresiva, pues 18 horas antes había remitido otra comunicación en la que solicitaba su ascenso.
 
La primera carta de Villegas llegó a las 4:35 de la tarde del miércoles 2 de diciembre y en ella manifiesta: “Con base en la información disponible a la fecha, y por petición del presidente de la Comisión Segunda del Senado, doctor Carlos Fernando Galán, de manera atenta me dirijo a usted para reiterar la solicitud de aprobar los ascensos (…)”. En la lista que aparece en la carta, Luis Eduardo Martínez está en el renglón 39 (Ver documento).    
 
La petición de Galán se produjo porque a su despacho, en la noche del martes, llegó un documento de  Estados Unidos que contenía graves señalamientos contra el general Martínez. La veracidad de ese documento no ha sido comprobada.
 
Parecía que la carta del ministro de Defensa era el salvavidas que necesitaba Martínez. Incluso, en la sesión reservada del martes, Villegas respaldó al oficial ante los senadores.
 
Pero este jueves 3 de diciembre las cosas cambiaron. Los senadores habían acordado la aprobación de los ascensos, tal como lo había pedido el ministro, pero dejando constancia de que se trataría de “un voto de confianza al trabajo y trayectoria de los oficiales” y aclararon que “no quiere decir que se apruebe conductas irregulares o que se estén pasando por alto detalles que vayan en detrimento de la seguridad de los colombianos” (Ver constancia).
 
La constancia fue firmada, entre otros, por el senador Jimmy Chamorro y las senadoras uribistas Paola Holguín y Tania Vega. Pero Carlos Galán, Luis Fernando Velasco y Mauricio Lizcano se abstuvieron de hacerlo, pues mantenían su decisión de aplazar el ascenso de Martínez. Como consta en el original del documento, la constancia fue radicada a las 10:45 de la mañana, en pleno debate de los ascensos.  
 
Sin embargo, 15 minutos después, a las 11:00 de la mañana, el ministro Villegas remitió otra carta al Senado. En ella pidió que no se tramite el ascenso del general Martínez “hasta tanto haya claridad sobre las nuevas versiones que se han conocido a través de anónimos y medios de comunicación, las cuales dieron lugar a que el propio oficial solicitara la investigación correspondiente ante la Fiscalía” (Ver carta).
 
Cuando se expuso este nuevo pronunciamiento de Villegas, la comisión segunda se convirtió en una auténtica caldera. La senadora Paola Holguín y el ponente del ascenso, Jimmy Chamorro, cuestionaron la posición del Gobierno.
 
“Da vergüenza que en Colombia el ministro de Defensa, jefe de las Fuerzas Militares y de Policía, haya estado en este recinto defendiendo la hoja de vida del general Martínez, qué vergüenza que ese mismo ministro ayer nos hiciera llegar una carta solicitándonos el ascenso de los 39 hombres de las Fuerzas Militares y de Policía, y qué vergüenza que ese mismo mMinistro hablara de la importancia de un hombre como el general Martínez para la seguridad y defensa Nacional, y hoy, simplemente venga y retire su nombre del decreto que permite ascenderlo”, protestó Holguín.

En conversación con Semana.com, el ministro Villegas asegura tajantemente que no hubo reversazo en su actuación y que, por el contrario, él respalda a Martínez. Advirtió que el general podría ascender en seis meses, cuando todo esté completamente aclarado.

El hecho no tiene antecedentes y por eso pocos aciertan a explicar qué pasará con el ascenso de Martínez. Si el Gobierno debe presentar un nuevo decreto postulándolo para subir de rango, o si la comisión deba votar el próximo año el ascenso. No hay claridad.
 
Lo cierto es que a Martínez empezaron a perseguirlo estos anónimos desde el año 2012 e inmediatamente le ha pedido a la Procuraduría y la Fiscalía que lo investiguen. Hasta ahora no se abierto siquiera una indagación preliminar.
 
Sin embargo, la versión que se oyó en el Senado es que si llegó un nuevo documento desde Estados Unidos, y si el ministro de Defensa reversó su decisión es porque algún señalamiento grave hay en contra del general. Pero lo particular de este episodio es que el ministro Villegas, que hace un par de días apoyó a Martínez, ahora lo dejó solo, y de momento, sin ascenso.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.