Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/12/2015 8:30:00 PM

¿Deberá Villegas mantener la mano dura de su antecesor?

El nuevo ministro de Defensa asume en el preciso momento en el que las FARC arrecian sus ataques.

El ‘aterrizaje’ de Luis Carlos Villegas en el Ministerio de Defensa resulta bastante particular. Nunca antes un ministro de esta cartera llega con el respaldo no sólo de la clase política, del empresariado y de la reserva activa de las Fuerzas Militares, sino también, algo que resulta paradójico, de la ‘confianza’ del mayor enemigo del Ejército: la guerrilla de las FARC.

No será la primera vez que la cabeza de esta cartera se haya sentado frente a frente con los jefes guerrilleros. A principios de los años 90, en el gobierno de César Gaviria, Rafael Pardo se convirtió en el primer ministrocivil de Defensa en la historia del país, cargo que ocupó años después de haber sido negociador de paz con las FARC durante el gobierno de Virgilio Barco.

Sin embargo, el caso de Villegas es diferente. Si Pardo llegó al ministerio tras el fracaso de las negociaciones de las que participó, el expresidente de la ANDI asume la cartera cuando está vigente el proceso del que fue negociador del Gobierno en su primera etapa.

“El señor Villegas ha estado en varios procesos de paz. Creemos que puede agilizar temas en los que se enredan las cosas”, dijo Pastor Alape en una reciente entrevista al diario El Tiempo.

Y ‘Timochenko’, jefe máximo de las FARC, aseguró en un comunicado del 29 de mayo: “Confiamos en el papel que el doctor Luis Carlos Villegas, amplio conocedor del proceso, puede jugar al interior de las Fuerzas Armadas, al tiempo que lamentamos que el relevo en la cartera de Defensa, un hecho de positivas repercusiones para la Mesa, tenga que coincidir con el actual grado de agudización bélica”.

Precisamente las circunstancias que rodean la posesión de Villegas (que será la próxima semana) son diferentes a las que acompañaron su designación, hace tres semanas. En ese momento hubo coincidencias para señalar que llegaría para ambientar y preparar a las Fuerzas Militares para el posconflicto, pero sobre todo, uno de sus retos inmediatos será explicar la realidad del proceso de paz.

Según lo afirmó el director de Acore, general (r) Jaime Ruiz Barrera, casi el 70 % de las tropas son escépticas al proceso.

Por su perfil y su trayectoria, Villegas parece ser un ministro más jugado por la salida negociada al conflicto que por la derrota militar. No deja de resultar una contradicción, pues se supone que la orden del Gobierno seguirá siendo arreciar la ofensiva contra la guerrilla, simultáneamente con las negociaciones de paz, más aún cuando las FARC suspendieron la tregua unilateral que habían decretado en el mes de diciembre.

Lo que se advierte es que Villegas llegará con un tono más mesurado que el de su antecesor, Juan Carlos Pinzón, un ministro con gran ascendencia ene las Fuerzas Militares y quien tuvo que jugar el papel del malo del paseo, de defender un discurso de guerra y de arremeter casi a diario contra las FARC.

Quizá, para la opinión pública, las actuales circunstancias del proceso de paz y de la ofensiva de los ataques terroristas de la guerrilla sugieran mantener la presión y la mano dura. Ocho ataques en menos de 24 horas, daños a la infraestructura petrolera con graves perjuicios al medio ambiente y nuevos atentados contra miembros de la fuerza pública así lo dicen.

Sin embargo, en su despedida de la embajada en Washington, Villegas pareció ratificar que, pese a los episodios que rodean su posesión en el ministerio, el cambio de tono será un hecho. Aunque condenó los atentados de las FARC, dijo que estos “no deben, por el momento, producir pesimismo en la negociación final”.

Esas son sus credenciales, pero quienes lo conocen aseguran que si las circunstancias así lo requieren no dudará en aplicar la mano dura.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.