Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1983/11/28 00:00

MINI-ZAMBRA EN EL CONGRESO

En vísperas de la extradición de dos colombianos, una comisión de la Cámara de Representantes sepulta el Tratado de Asistencia Legal Mutua

MINI-ZAMBRA EN EL CONGRESO

Nada mejor que una mini-zambra en una comisión del Congreso, más un fallo de la sala de casación penal de la Corte Suprema de Justicia y una bulliciosa manifestación callejera en Riohacha, para saber que el tema de la extradición de colombianos sigue pujando para no dejarse sacar de la lista de los temas más controvertidos en estos momentos en el país. Los "rounds" de la semana pasada sobre ese asunto, comenzaron hacia el miércoles, cuando se supo que la sala de casación penal de la Corte Suprema de Justicia, por mayoria, había emitido el día anterior un concepto favorable a la extradición de Emiro de Jesús Mejia.
Justo al otro día, y como si se tratara de una ácida respuesta al fallo de dicha sala, la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes decidió por amplia mayoría, y tal como lo había predicho SEMANA en su edición del 18-24 de octubre, suspender indefinidamente la discusión del proyecto de ley mediante el cual se aprobaría un tratado relacionado con la extradición de nacionales: el de Asistencia Legal Mutua (TALM), por considerarlo violatorio de la Constitución Nacional.
En realidad, na existió vinculo alguno entre las contrapuestas decisiones de los dos organismos estatales, aunque en algunos de los congresistas de los que votaron en contra del TALM pudo existir preocupación por el curso que estaba tomando en la Corte el tema de la extradición de nacionales, repetidamente acusado de inconveniencias e inconstitucionalidades por notables juristas del país.
Pero el debate, que hasta ese momento se había mantenido vivo sólo en recintos, saltó a la calle cuando en ruidosa manifestación más de tres mil personas ocuparon la Plaza Almirante Padilla de Riohacha-el martespara expresar su oposición a que Emiro de Jesús Mejia y Lucas Gómez van Grieken -este último sobre quien una célula de la Corte Suprema de Justicia también se había pronunciado en favor de su extradición, unos días antes-fueran entregados a las autoridades norteamericanas. Según la crónica que publicó "El Tiempo",los seis oradores del mitin en Riohacha anunciaron que en los próximos días efectuarán una marcha pacífica sobre Bogotá, de un millar de guajiros, para exigir la no extradición de los citados ciudadanos, hijos de la región. Expresaron además, que si fallan los mecanismos pacíficos para impedir esas extradiciones "no dudaremos en aplicar nuestra ley guajira contra todo norteamericano que se ponga a nuestro alcance".
Uno de los oradores, el ex representante a la Cámara, Lacides Toro Avila, dijo que si Colombia quería hacer efectivo ese tratado debería pedir más bien la entrega de norteamericanos que han cometido delitos en Colombia, como fuga de presos, intento de homicidio contra autoridad colombiana, violación del espacio aéreo e intento de soborno y se hallan libre; en Estados Unidos. Mencionó los nombres de Earl Richard Zarbe, Teodore Brucepowell, Desmond Robert Quinlan y David Gary Faucher, "condenados a la pena principal de 12 años de prisión por violación del decreto 1188 de 1974" además de los delitos arriba reseñados.
Bogotá tampoco estuvo al margen de los gestos callejeros. El miércoles, en la Plaza de Bolívar, surgió otra manifestación de casi dos mil personas contra la extradición y al día siguiente, en la facultad de Derecho de la Universidad Nacional, catedráticos y estudiantes debatieron el tema, en un ambiente en el que prevaleció un espíritu adverso a la entrega de colombianos a las autoridades extranjeras.
Debe anotarse que la decisión de la comisión de la Cámara, de sepultar el TALM, suscitó allí no sólo acalorados debates sino un pequeño conato de zambra, cuando cuatro miembros de la célula congresional, del Nuevo Liberalismo, partidarios del TALM, optaron por abandonar el recinto antes de la votación definitiva, la cual fue de 9 votos por la suspensión indefinida de la discusión del proyecto de ley, contra uno.
Dados esos hechos, SEMANA entrevistó en la cárcel Modelo a Emiro de Jesús Mejía y Lucas Gómez van Grieken, quienes ahora están a punto de ser extraditados a Estados Unidos, defendiendo sólo de una decisión afirmativa o negativa que en ese sentido deberá tomar el Presidente Betancur, según lo establece el tratado de extradición. -
"A MI ME DETUVIERON POR PENDEJO"
SEMANA.: La Corte Suprema de Justicia, acaba de dar concepto favorrable sobre su extradición.
¿Cuál es su opinión al respecto?
EMIRO MEJIA.: Me parece lo más absurdo del mundo, porque si la Corte se hubiera tomado la molestia de revisar los carpos, tendrían que haberse dado cuenta que ahí no hay ningún peso Jurídico para dar el concepto favorable a mi extradición.
S.: ¿Teme ser juzgado en los Estados Unidos?
E.M.: No Preferiría si que fuera acá porque este es mi país y por lo menos entiendo el Idioma. Pero si el señor Presidente de la República opina que debe enviarme a los Estados Unidos, yo con mucho gusto voy allá, porque yo no debo nada y no he cometido ningún delito y yo creo en los jueces de los Estados Unidos, porque el hecho de que los señores de la DEA, y los Informantes de ellos lo sindiquen a uno, no quiere decir que el juez de Estados Unidos le dé crédito a eso sin tener pruebas.
S.: ¿usted a que atribuye que exista esa acusación?
E.M.: Mire, existe un señor que no es de la DEA sino Informante, que se llama Roberto D'Arias, que es el único testigo que tienen, que se está vengando de mi. El estuvo vinculado aquí en Colombla a un negocio de refrigeración en el cual tenía acciones el proveedor mio en Miami, el señor Humberto Garola, de "Refricenter" de Miami. Este señor se manejó muy mal en Barranqulila, despilfarró varios millones de pesos y yo le pasé esta Información a mi proveedor y el lo destituyó. Por esto ese señor montó ese operativo en contra mía, porque eso no es sino una vil calumnia que el ha hecho para perjudicarme.
S.: ¿En que se desempeña usted fundamentalmente?
EM.: Mi actividad es la compra y venta de repuestos de refrigeración soy importador de artículos de refrigeración. El 98% de lo que yo vendo es importado de los Estados Unidos exactamente de "Refrisenter" de Miami un almacén que manejaba Humberto García qien también salió involucrado en la "operación pez espada" producto de la misma venganza.
S.: ¿De qué se le acusa exactamente?
E.M.: Se me acusa de haber lavado 35 millones de dólares. Yo no sé en qué se sustenta eso. El clásico lavador de dólares es quien capta dólares en Estados Unidos, los consigna allá y luego viene a vender cheques en dólares en Colombia. Pero yo no tengo cuenta en Estados Unidos ni tengo cuenta en Colombia. La cuenta que yo manejo es la del almacén El Cartafríos Ltda. del cual yo soy el representante legal.
S.: ¿Cuánto puede representarle mensualmente su negocio?
EM.: Mis ingresos son aproximadamente de 80 a 100 mil pesos.
Mi patrimonio puede ser de tres millones de pesos.
S.: Volviendo a lo del lavado de dólares ¿de dónde surge la acusación?
EM.: Un señor de nombre Alfonso Martinez me debía un dinero que al tipo de cambio equivalía a 82 mil dólares exactamente. El me dijo en Miami que me lo iba a entregar pero como yo no tenía forma de traerlo ya que no podía invertirlo en mercancías debido a que toda la mercancía la traigo con cartas de crédito y en ese caso me habría tocado sacar licencia de importación. Roberto D`Arias se ofreció para enviarlo a través de un banco. Así se hizo por intermedio de Humberto Garola. Yo acepté viendo que se trataba de un banco oficial y que era una transacción normal. Tan es así que no confiscaron el dinero si era que suponían que podía provenir de operaciones de droga. Mi único delito fue recibir el dinero por un banco que además llegó a la cuenta de mi señora en Cartagena y en pesos colombianos. Pero yo nunca fui a consignar el dinero. Ahora este señor dice que los 82 mil dólares son producto del cobro de droga.
S.: ¿Qué otro cargo se le hace a usted?
EM.: Que metí un avión cargado de marihuana a los Estados Unidos. Pero yo no tengo aviones.
Mis propiedades son mi apartamento que estoy pagando un Renault para movilizarme y una camioneta que tuve que vender para pagar el abogado. Tengo la vida normal de una persona de clase media baja.
S.: ¿Usted tiene antecedentes penales?
E.M.: Jamás he estado en una inspección de policía, ni nadie de mi familia. Creo que se me está castigando el ser guajiro, pero en la Guajira también hay personas honestas.
S.. ¿Su familia es adinerada?
EM.: No. Somos una familia pobre, vivimos de nuestro trabajo. No se cómo se puede decir que somos mafiosos si no tenemos nada. A mi me detuvieron por pendejo porque yo había visto mi nombre en esa lista de la "Pez Espada" pero como no tenía nada que ver, no eludí la justicia.
Nunca pensé que me fueran a detener. Por eso me encontraron en mi oficina.
"SI HE DE MORIR QUE SEA EN MI PAIS"
SEMANA.: Usted es de las primeras personas que parece que van a ser extraditadas. ¿Por qué cree que va a serlo?
LUCAS GOMEZ: Bueno, no es que crea que me van a extraditar pero ese es el concepto que ha emitido la honorable Corte de Justicia. Pero confiamos en que el señor presidente de la República Belisario Betancur pueda evitar que se cometa esa injusticia
S.: ¿Cuál es la acusación que se le hace a usted?
L.G.: Se me hace una acusación de narcotráfico. He visto en la prensa que se me acusa incluso de "lavado de dólares". Ambas acusaciones son falsas. Yo fui invitado varias veces a las Antillas holandesas para realizar un negocio de exportaciones de carne vacuna y arroz. Cuando llegamos se me propuso otro negocio concretamente de tráfico de drogas. No se nada de ese negocio incluso ellos lo entendieron así y entonces me propusieron que si a mi no me interesaba mucho que de pronto yo podía interesar a algunos compatriotas. Yo les díje que me dieran algunos días, pues me dijeron que perteneclan a una organización internacional y no les quise decir rotundamente que no pensando en mi seguridad.
Pero hay otra cosa: ellos me dijeron que pertenecían a una red internacional y que distribulan en Europa y Estados Unidos y la charla se realizó en las Antillas holandesas, que no son territorio norteamericano, y si se hubiera realizado el negocio de la marihuana ellos podrían haberla enviado a Europa, luego yo no estaría "conspirando" contra los norteamericanos como ellos dicen.
Porque se habló que yo la entregaría a 250 millas de Colombia, y nunca se me habló del destino, ya que de eso se encargarla la organización.
Si hay alguien a quien castigar es a los norteamericanos, porque ellos si incurrieron en el delito de instigación. Ellos fueron los que buscaron para incitarme al negocio. Yo no he ido a Estados Unidos desde hace 6 años, que fuí a llevar a mis hijos a Disney Worid y he ido dos veces en toda mi vida. La primera fue por allá en el año 63.
¿Usted es una persona adinerada?
L.G.: No soy pobre, pero no es que sea dueño de una gran fortuna o algo por el estilo. Y lo que tengo no creo que haya por qué ocultarlo. Con mi familia tenemos tres fincas ganaderas y no se si unos 60 ó 70 millones de pesos en fincas y ganado se puedan considerar como un gran capital.
Nosotros comenzamos por allá en 1962 cuando mi papá adquirió la primera finca y se dedicó a la ganadería y poco a poco se ha incrementado.
¿Cuáles son las pruebas que esgrimen en su contra?
L.G.: Tráfico y lavado de dólares.
Pero hay una cosa curiosa en mi caso: quien me involucra en esto es un señor que está colaborando con la DEA. Se llama Felipe Calderón Camacho. El era gerente del Banco Ganadero en Cartagena. Se apropió de 20 millones de pesos y se fugó para los Estados Unidos Posteriormente parece que fue apresado por narcotráfíco y le conmutaron la pena a cambio de que involucrara a sus compatriotas. Este señor tiene un proceso en un juzgado en Cartagena y el gobierno norteamericano le da la nacionalidad sin consultar su hoja de vida en su país de origen. En ese caso, Estados Unidos está encubriendo un delincuente colombiano que, ese sí, que debe ser extraditado a Colombia, porque ese tratado debe ser para pedir los nacionales que se esconden en el otro país, no para sacar los nacionales para el extranjero.
S.: ¿Usted por qué prefiere ser juzgado en Colombia?
L.G.: Porque creo en las leyes colombianas creo en los jueces colombianos estoy cerca de mi familia. Si he de morir que sea en mi país o si me condenan estaré cerca de mi familia. De alguna forma podré estar al frente de mis hijos para que el día de mañana no sean unos enemigos de la sociedad por falta de un padre. Por otra parte creo que no debemos recurrir a leyes y tribunales extranjeros porque eso es subestimar la capacidad de las leyes y jueces colombianos. Pero lo más peligroso de esto es que si se extradita el primero se abren las puertas para que sean extraditados 28 millones de colombianos.
Yo le tengo miedo a ir a los Estados Unidos porque sé que cuando esté allá y no me encuentren culpable ellos no me van a decir perdone y tome su pasaje para Colombia. Ellos están acostumbrados a cometer toda clase de atropellos ahí está lo que acaban de hacer en la isla de Granada. Cuando me encuentren inocente me van a armar un paquete de delitos y me dejan allá porque ellos no van a quedar mal ante la opinión pública mundial.
Yo no estoy pidiendo que los delitos se queden impunes que no se castiguen. Que se juzgue y se castigue el narcotráfico que acaben con el bazuco que es un veneno pero que lo hagan los jueces colombianos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.