Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/7/2012 12:00:00 AM

Ministra de Cultura justifica polémico contrato para conservar el patrimonio de Cartagena

La Sociedad de Mejoras Públicas de Cartagena asumió el compromiso de administrar las fortificaciones y el cordón amurallado por 5 años más, pero el concejo local no estuvo de acuerdo con la decisión tomada por el ministerio de cultura. Por eso llamo a la Ministra 'persona no grata'.

El Ministerio de Cultura firmó un nuevo contrato de comodato con la Sociedad de Mejoras Públicas de Cartagena (SMPC) para la administración y el mantenimiento de bienes patrimoniales de la ciudad amurallada, después que el ente sin fines de lucro demostrara durante 88 años ser competente en la materia. Sin embargo, el Concejo local se molestó por considerar que con esta decisión fueron invadidas competencias de la municipalidad. Por eso llamó a la Ministra de Cultura, Mariana Garcés, persona no grata.

"El colectivo de Cartagena está representado doblemente en el Comité de Dirección que crea el nuevo contrato. Por una parte estará el representante de la Alcaldía, y por la otra el de la Sociedad de Mejoras Públicas. En esa instancia se decidirá el plan de acción y se priorizará la distribución del dinero. Así se podrá garantizar un eficiente manejo de los recursos económicos, con la participación de los principales interesados en la conservación del patrimonio", explicó a Semana.com la ministra Garcés.

Un comunicado emitido por el ministerio explica que esa institución consideró "pertinente y ajustado al ordenamiento jurídico", adelantar una nueva contratación con la SMPC, con vigencia de cinco años, para administrar, proteger, conservar y divulgar los bienes del centro histórico de Cartagena.

La firma del nuevo contrato, celebrado el primero de marzo, fue vista con recelo por los miembros del Concejo de Cartagena, por considerar que el ministerio se tomó atribuciones que son competencia de la Alcaldía. Pero el ente nacional aclaró que las fortificaciones y el cordón amurallado de esa ciudad fueron declarados como Bienes de Interés Cultural del Ámbito Nacional en 1959, y por tanto es responsabilidad de ese ministerio velar por su conservación.

Garcés aclaró que la instancia que dirige nunca recibió una petición explícita del concejo para que la administración de los inmuebles del casco histórico de Cartagena pasaran a manos del Distrito: "Lo importante es que la SMPC es una entidad privada sin fines de lucro cuyo único interés es el cuidado de los bienes culturales del municipio, y el Distrito seguirá siendo el encargado de hacer cumplir las normas de seguridad y de convivencia en los inmuebles patrimoniales", insistió.

Entre los bienes que venía administrando la SMPC están el Fuerte San Fernando de Bocachica, el Castillo San Felipe de Barajas, la Batería del Ángel de San Rafael, y el cordón amurallado del sector histórico de Cartagena. Y ahora también fueron incluidos en el comodato los vestigios del Castillo de San Luis y su zona arqueológica, la Plataforma de San Ángel (Tierrabomba), Baluarte de El Reducto (Getsemaní) y el Fuerte de San Juan de Manzanillo (Isla de Manzanillo).

El  documento recién firmado también prevé un Manual de Uso Temporal y Aprovechamiento Económico del Espacio Público de las murallas del Centro Histórico de Cartagena, en el cual se establecen las condiciones para su uso, tarifas y restricciones que debe cumplir el comodatario. Con ello lo que pretende garantizarse el uso adecuado de las instalaciones históricas, sin pretender obviar el papel fundamental que cumple el Distrito como garante del cuidado de los espacios.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.