Martes, 24 de enero de 2017

| 2015/11/11 19:05

El ministro que se ‘rajó’ por la crisis energética

Tomás González es el funcionario que peor sale calificado en una encuesta de Cifras y Conceptos. El temor de un racionamiento de energía es la causa de su baja aprobación.

Tomás González ministro de Minas y Energía. Foto: Archivo SEMANA

El ministro de Minas y Energía, Tomás González, la está viendo negra por estos días. No sólo está afrontando toda clase de críticas por los problemas en el sector eléctrico y por el anuncio en el alza de tarifas, sino que ahora sale rajado en la evaluación del gabinete ministerial.

En un ranking elaborado por la firma Cifras y Conceptos, el funcionario ocupó el último lugar entre 16 funcionarios. Además de los ministros se evalúa la gestión de los directores de departamentos administrativos. En una calificación de 1 a 100, González saca 48, el puntaje más bajo de la encuesta. Le siguen el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, con una calificación de 50 puntos, y los ministros de Trabajo y Ambiente, cada uno con 51 puntos.

El hecho de que el Minminas esté hoy enfrentando los ‘dolorosos’ ante la opinión pública obedece a la situación del sector eléctrico cuyos problemas comenzaron a ser conocidos hace unas semanas.

Justamente, en la época en que la mayoría de comerciantes, industrias y hogares se preparan para la temporada navideña, surgieron los primero rumores sobre los problemas en el sistema eléctrico colombiano y el temor a un racionamiento.

Estos se materializaron cuando el ministro reconoció que el fenómeno climático de El Niño era más fuerte de lo previsto y que la falta de lluvias estaba bajando el nivel de los embalses de las hidroeléctricas, las mayores productoras de energía.

Ante esta situación se debía acudir a las plantas térmicas a las que en los últimos 10 años se les giraron 7.800 millones de dólares para que estuvieran listas para encender y suministrar la energía requerida en momentos de emergencia. Pero ahí fue la sorpresa. Varias térmicas anunciaron que tenían problemas financieros, que sus costos eran muy altos y que para poder operar necesitaban más recursos. Y fue entonces cuando el ministro Tomás González anunció que los colombianos tenían que meterse la mano al bolsillo para ayudar a sufragar parte de las pérdidas de éstas empresas.

Ahora se anuncia que vienen alzas en las tarifas de energía a partir de diciembre próximo que se mantendrán por tres años y que los usuarios tendrán que hacer esfuerzos en el ahorro de energía. Los primeros afectados con esta última decisión serán los alumbrados navideños, que tendrán que recortar sus horas de funcionamiento.

El ministro les envió en las últimas horas una carta a los gerentes de los centros comerciales para dar ejemplo en el uso racional de energía. “Sin perder el espíritu de la Navidad, pedimos su apoyo para utilizar la decoración racionalmente en horarios en que las familias puedan disfrutarla y eviten su uso durante el día y en horas donde el alumbrado sea ineficiente”, dice la misiva.

Ante estas peticiones no es raro que el ministro hoy esté con la cruz a cuestas y que en la encuesta de Cifras y Conceptos haya quedado en rojo en la calificación de su gestión.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.