Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/24/2015 3:10:00 PM

Infancia: más allá de la indignación por 'Miss Tanguita'

Desde hace años los niños protagonizan concursos de varia índole en Colombia y en el mundo. ¿Qué implicaciones pueden causar estos en los menores?

Al igual que en distintos medios de comunicación del país, en un artículo publicado por la BBC se expone la insólita indignación de los colombianos por el concurso de 'Miss Tanguita' realizado en Barbosa, Santander, en el que niñas menores desfilaban en traje de baño frente a una multitud de personas, incluidas las que estaban consumiendo bebidas alcohólicas.

No hay que ir muy lejos para percibir la irritación que el concurso produce en los colombianos: las redes sociales, los espacios de opinión y los medios de comunicación se llenaron de comentarios sobre el tema. Pero, como lo mencionaron algunos en su momento, al igual que el autor del artículo de la BBC, el estupor de los colombianos es insólito especialmente porque se trata de un concurso celebrado hace más de 20 años.

La BBC, tal vez desde la perspectiva de un medio de comunicación externo, fue más allá y se preguntó: ¿Por qué esta indignación luego de tanto tiempo de celebrado el concurso? ¿Se celebran más concursos de este tipo no solo en Santander, sino en más lugares del país?

Al respecto, Álvaro Díaz Gómez, doctor en Ciencias Sociales, Niñez y Juventud de la Universidad de Manizales, dijo a Semana.com que “las niñas y los niños en cuanto personas en formación gozan de derechos especiales que se deben hacer respetar. Por lo que en principio se deben condenar acciones en las cuales se los exhiba en cualquier plano, exhibir es hacer de la persona un objeto”.

Sin embargo, en Colombia y en el mundo desde hace tiempo aparecen menores de edad en programas de televisión de concursos de belleza, concursos de canto y de baile que se transmiten por televisión como realities.

Un ejemplo es ‘Princesitas’, un reality que Discovery Home & Health transmite desde el 2009, en el que las niñas compiten por su belleza y las madres se obsesionan porque sus hijas consigan la victoria. En todos los capítulos se evidencia cómo las niñas son sometidas a sesiones de maquillaje, tratamientos y otras actitudes de mujeres adultas, todo para lograr el premio mayor.

Otro programa es 'Dance Moms', un concurso de baile en el que las pequeñas entrenan como bailarinas profesionales y están bajo constante presión de sus mamás e instructores de baile. En el programa las niñas lloran, se preocupan por ser las mejores y viven bajo el estrés de la competencia y el jurado.

En Estados Unidos genera polémica la aparición de las niñas y el trato que reciben. Varias de las ganadoras consiguen vincularse al mundo laboral y surgen dudas sobre las implicaciones que surgen por trabajar desde una edad tan temprana y por el refuerzo de estereotipos de belleza.

“Los niños y niñas que formamos hoy con estereotipos, actitudes y representaciones sociales irán expresando, reelaborado de diferentes maneras, lo aprendido. La implicación central con esos mensajes es que estamos formando humanidad y los niños y niñas lo asumen como el mundo, como lo real, como lo que debe ser”, así lo explicó Álvaro Díaz.

Hace unas semanas, Maddie Ziegler, una niña de 12 años que participó en 'Dance Moms', protagonizó un video musical que escandalizó a un gran número de personas en la web: los internautas se preguntaban si el hecho de que apareciera una niña bailando junto a un hombre exponía un mensaje de pedofilia y en especial señalaban como explotación infantil el hecho de que la niña apareciera.

“Tal planteamiento –el de la explotación infantil– me parece una exageración. Lo audiovisual es otra manera de conocer y explorar el mundo, por lo que poner al niño y la niña como protagonistas ubicados en los papeles que una sociedad espera de ellos, tratados con respeto y dignidad, ayudando a construir valores que humanicen, superen estereotipos, disminuyan valores machistas y de sumisión, son deseables y necesarios”, expresó Díaz.

En Colombia triunfaron en rating los programas de televisión 'La Voz Kids' y 'Factor Xs'. La primera versión de 'Factor Xs' fue en el 2006 y en esa época ganó Andrés Hurtado, un niño de Pasto que tenía diez años. Hoy Andrés tiene 19 años, es un cantante y actor que quiere transmitir sus propias canciones, como su último sencillo, 'Iluso'. También ha tenido reconocimiento en otros países de América Latina como Ecuador.

No obstante, Hurtado dijo a Semana.com que: “Fue un proceso difícil. De niño se necesita jugar, estar con los amigos y a veces tenía que estar tres días en el colegio y otros tres en eventos. A veces se me salían las lágrimas porque veía por la ventana a mis amigos jugando y yo tenía que cantar, entrenar. Pero sé que valió la pena y me abrió muchas puertas”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.