Domingo, 21 de diciembre de 2014

| 2013/02/06 00:00

Misterios de la muerte del patrullero Díaz

Máximo Duque, exdirector de Medicina Legal, entrega su opinión sobre el deceso del policía.

El cuerpo del patrullero Jairo Díaz fue hallado nueve días después de su desaparición. Foto: Archivo SEMANA

A las voces que opinan que el deceso del patrullero Jairo Díaz, en el nororiente de Bogotá, debe investigarse más a fondo se unió la del exdirector del Instituto de Medicina Legal, Máximo Duque, quien dijo que, a su consideración, se deben hacer otras pruebas con las que se determine exactamente qué fue lo que pasó.

El reconocido forense, sugirió que se debe “hacer un análisis más profundo y luego escribir un reporte completo, que es el que será el dato definitivo. Si hay alguna duda se puede exhumar el cadáver o verificar la escena siempre que esté conservada correctamente”.

Cabe recordar que Duque fue el encargado de hacer una segunda necropsia al cuerpo de Luis Andrés Colmenares en la que estableció que en el primer examen forense practicado en el cuerpo del universitario no se observaron algunas lesiones que presentaba ese cadáver.

Basado en su experiencia, Duque sostiene que una de las cosas que le llama la atención es la conservación en la que estaba el cuerpo. Al respecto, lanza la teoría del porqué el patrullero no fue atacado por agentes carroñeros. Solo hay una explicación para que esto no se hubiera dado y es que el cuerpo hubiera permanecido bajo el agua todo el tiempo.

Pero, si fue así, tuvo que haber permanecido encallado bajo las rocas para que no fuera arrastrado por la corriente del canal de agua. No obstante, llama la atención que no hubiera sido visto por los organismos de socorro que recorrieron palmo a palmo la zona.

“Nueve días con el clima que está haciendo en Bogotá y con las características de la zona, pues se espera que el cadáver se descomponga y que los carroñeros tengan acceso a él. Tiene que estar el cadáver sumergido en agua, preferiblemente muy fría, de manera que no tienen acceso ciertas bacterias y los carroñeros”, indicó.

De otra parte, la familia del joven adscrito a la Policía de Usaquén dijo que no están del todo conformes con los resultados entregados por las directivas de Medicina Legal. Sin embargo, dijo que esperarán nuevos avances en la investigación.

Lo que hará la Fiscalía
En el momento en que al cuerpo del patrullero Jairo Alberto Díaz Vergara le rendían honores en el Centro Religioso de la Policía Nacional, en el occidente de Bogotá, la Fiscalía anunciaba las primeras acciones que realizará para investigar a fondo el deceso del uniformado en la localidad de Usaquén.

Entre los análisis que se contemplan por cuenta de la Unidad Nacional contra la Desaparición y el Desplazamiento Forzado, dependencia que asumió el expediente, está la práctica de entrevistas a los tres patrulleros que lo acompañaban ese domingo 27 de enero cuando se conoció el reporte de desaparición.

Es de recordar que quienes acompañaban al patrullero ese día son dos mujeres y un hombre que acudieron a la parte alta de Usaquén, en el nororiente bogotano, para atender un caso por homicidio.

Ellos tres, sin embargo, durante la investigación adelantada por la Policía Metropolitana fueron sometidos a la prueba de polígrafo la cual, conforme señalaron las autoridades, no arrojaron ningún elemento de valor que les hubiera aportado al esclarecimiento de los hechos.

Junto a ellos, la Fiscalía también solicitó las entrevistas de los otros policías que ese domingo estaban de turno en la estación de la localidad.

Adicionalmente, el ente investigador precisó que hará un exhaustivo análisis tanto físicos como químicos a las prendas, joyas y armamento de Díaz con el fin de encontrar algún indicio sobre su muerte.

Con respecto al cuerpo, la labor de los peritos forenses se concentrará en las seis heridas que tiene el cadáver para especificar si fueron provocadas por las rocas del sitio en el que el pasado lunes apareció Díaz.

Dentro de los documentos que serán analizados por los investigadores está el informe de necropsia que en la tarde del martes fue revelado por Carlos Valdés, director de Medicina Legal, quien enfatizó que la muerte del policía fue accidental.

“Los resultados que se han obtenido hasta este momento son totalmente concluyentes y permite descartar cualquier otra situación que hubiese concurrido diferente a la caída”, sostuvo el funcionario.

La Fiscalía quiere llegar a fondo en la investigación sobre la muerte del policía, porque si bien Medicina Legal ya dio su dictamen existen sospechas de lo que realmente ocurrió. Una de las preguntas que se hacen los investigadores es por qué el chaleco antibalas, una prenda que es difícil de quitarse, apareció a cien metros del lugar en el que cayó Díaz.

Los resultados de la intervención de la Fiscalía se conocerán en las próximas semanas y de acuerdo a esa conclusión habrían nuevos giros en las investigaciones.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×