Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/4/2011 12:00:00 AM

Moralesrussi: "Todo es un plan para destruirme"

El Contralor de Bogotá dio a conocer sus versiones sobre los cuatro encuentros que sostuvo con Guido Nule, contratista investigado por el conocido 'cartel de la contratación'. Aseguró que todo es un montaje mediático.

En audiencia pública en la Procuraduría General de la Nación, el contralor de Bogotá, Miguel Ángel Moralesrussi, se defendió de las acusaciones que lo vinculan con el proceso conocido como ‘cartel de la contratación’. En su intervención ante el Ministerio Público, el funcionario admitió encuentros con Guido Nule y con el excongresista Germán Olano, pero aclaró que fue de manera “desprevenida”.
 
Sobre el desayuno en la casa de la concejal Ángela Benedetti (quien invitó al Contralor), Moralesrussi reiteró que después de cancelar en un par de oportunidades el compromiso, asistió el 12 de noviembre sin saber quién más asistiría.
 
“Nunca la concejal Benedetti me llamó para decirme a quién invitaba a su casa. (...) Tampoco tuve la oportunidad de enterarme cuál era la agenda. Estaba desprevenido de con quién iba a estar”, dijo este viernes durante su intervención ante el Procurador.
 
Moralesrussi negó ser amigo de Guido Nule, con quien habló en el desayunó. Según el Contralor, al final del encuentro éste le comentó que tenía algunos problemas.
 
Según la versión del Contralor, Guido Nule le manifestó que tenía algunos problemas: “Al final me dijo: ‘Nos hemos sentido perseguidos, pero quiero estar seguro de que la Contraloría va a actuar de manera independiente y objetiva’. Me despedí -agregó Moralesrussi- y no volví a tener razón (...) En el desayuno nunca jamás se tocó el tema inherente a mis competencias”.
 
Aseguró que el contratista nunca le explicó qué tipo de persecución tenía. “¿Quién tenía el conocimiento de la agenda? ¿Quién quería sentar al Contralor? El señor Guido, no yo, señor Procurador”, agregó Moralesrussi.
 
Sobre otro encuentro con Guido Nule y con el excongresista Germán Olano en un hotel, el Contralor no negó la cita, pero aseguró que no fue un desayuno organizado por él, como se afirma, y que fue un encuentro de diez minutos al que llegó en moto y en compañía de su escolta.
 
Recordó que ese día el excongresista Olano lo llamó en la mañana para comentarle que necesitaba comentarle algo urgente, por eso fijaron el encuentro en el hotel de un amigo de Moralessrussi, el exmagistrado Carlos Silgado (dueño del hotel) con quien el Contralor tenía planeado verse a las 9:30 de la mañana del sábado 5 de diciembre.
 
“Me dice Guido Nule en un tono arrogante y amenazante: ‘Contralor, quiero decirle que vamos a demandar al Distrito, vamos a hacer una reclamación cercana a los 70 mil millones de pesos’. Le dije al doctor Guido que estaba en todo su derecho, le di la mano, me despedí del amigo y me fui. No alcanzó a hablar diez minutos. Esa fue toda la reunión”.

El Contralor de Bogotá pidió el contralor llamar su amigo Carlos Silgado, para verificar su versión del encuentro en el hotel de su propiedad.

En su intervención, Moralesrussi también se refirió a su reunión con el abogado Álvaro Dávila: “cuando llega el doctor Dávila, la asesora me dice que llegó un señor detrás de él. Sigue el doctor Dávila y detrás de él llega el doctor Guido Nule. Pensé, por su expresión, que me iba a agredir físicamente. Me dice (Guido Nule): ‘Contralor, qué le pasa, qué le pasa, por qué razón usted dice que es una pirámide empresarial, de dónde saca eso’. Le dije, doctor Nule, le voy a explicar de dónde sale el análisis de auditoría que concluye que ente las mismas firmas del grupo se están rotando los anticipos, eso no se lo inventa el Contralor de Bogotá”, recordó el Contralor, quien reiteró que jamás le pidió dinero al contratista.

Sobre el cuarto encuentro con Guido Nule, dijo que fue bajo la misma estrategia, a través del abogado Dávila. "El estilo de lobby (de Guido) era llegar detrás de la gente, jamás le di una cita al señor Guido", precisó.

En ese encuentro, contó el Contralor, hablaron del proceso de caducidad que había anunciado el IDU por los retrasos en las obras de la Calle 26.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.