Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/26/2016 2:58:00 AM

La muerte de Fidel Castro, un día después de la firma de la paz

Podría ser un capricho del destino, pero el líder de la Revolución Cubana, a quien le obsesionó la paz de Colombia, vivió hasta que las FARC y el gobierno firmaran el acuerdo de paz.

Para nadie es un secreto Fidel Castro era el espejo para todos los guerrilleros de América Latina. Es probable que el líder de la Revolución Cubana haya sido ese impulso, ese empujón moral hacia el camino de las armas. Y así como los ‘barbudos’ del Movimiento 26 de julio, entraron victoriosos a La Habana, un primero de enero de 1959, pensaban que la lucha armada podría tener el mismo desenlace.

En Colombia, Castro era como un ‘padre espiritual’, un referente, una luz, más para la guerrilla del ELN, pero también para las FARC. Y mientras las guerrillas más disparaban, Fidel hacía más esfuerzos por una salida negociada. Más allá de su controvertido legado, de partidarios y detractores, de restringir la libertad a un pueblo que lo amaba y lo odiaba a la vez, no hubo otro líder mundial que se haya obsesionado tanto con la paz de Colombia como el comandante de la Revolución Cubana.

Le puede interesar: Murió Fidel Castro, el padre de la Revolución Cubana

Siempre era el primero en ser buscado por gobiernos, por negociadores, hasta por el nobel Gabriel García Márquez, otro obsesionado con la paz. Cuba no sólo fue la sede del proceso de paz con las FARC, el que culminó con la firma del acuerdo del Teatro Colón. Antes había sido epicentro de muchos intentos de negociación. Castro, a pesar de las frustraciones, nunca renunció a ese empeño, así tuviera muchos asuntos por atender en su país.

Pero en su cabeza siempre estuvo Colombia. Tanto, que en el 2008 publicó un libro titulado La paz de Colombia. A su escritura le dedicó más de 400 horas, como confesó aquel año. En 265 páginas hizo un recorrido de los esfuerzos que Cuba había auspiciado, acercamientos, contactos, conversaciones con los gobiernos. Todo en procura de la paz, que está muy cerca de firmarse ahora, cuando Fidel se marginó de la actividad política, aunque sigue siendo un referente.

En imágenes: Los momentos cruciales de la vida de Fidel Castro

En ese libro, Castro se confesó mortificado porque la paz no se hubiera firmado en el proceso del Caguán. Parecía ser un asunto personal, y más de una rabieta le ha provocado que sus esfuerzos no tuvieran conclusión. Incluso, propuso llevar a los jefes guerrilleros a La Habana para salvar el proceso del presidente Andrés Pastrana, antesala del actual intento.

Castro fue particularmente crítico con las FARC. Condenó públicamente el secuestro de rehenes y prolongar la lucha armada. Pero también fue el más emocionado con que esta guerrilla se sentara a negociar con el gobierno colombiano una salida política al conflicto.

Consulte: Así reacciona el mundo ante la muerte de Fidel

En el año 2013, cuando Pepe Mujica visitó a Fidel en su residencia en Cuba, el entonces presidente uruguayo reveló que en su charla, principalmente, hablaron de la paz de Colombia y de la necesidad de ayudar en todo lo que fuera posible. Síntoma inequívoco de que a pesar de sus problemas de salud, la paz en Colombia lo seguía desvelando.

Diez días antes de que culminaran las negociaciones de La Habana, entre el gobierno colombiano y las FARC, el 13 de agosto, Fidel Castro cumplió 90 años. Timoleón Jiménez, y los demás miembros del secretariado de la guerrilla, le escribieron un mensaje. “… A Fidel, queremos ofrecerle la paz en nuestro país, como el mejor regalo de aniversario. Gracias por existir, Comandante”.

Podrá ser una extraña coincidencia, un capricho del destino, pero la muerte de Fidel Castro se produjo, según el presidente de Cuba, su hermano Raúl Castro, el 25 de noviembre a las 10:29 de la noche. Un día después de que en Bogotá, por primera vez un comandante de las FARC y un presidente de Colombia firmaran un acuerdo de paz.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.