Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/4/2014 12:00:00 AM

La tragedia de los soldados muertos por un rayo

Tres uniformados fallecieron en San Francisco, Antioquia, en medio de una tormenta eléctrica. Sus cuerpos ya fueron entregados a sus familiares.

El domingo la tempestad se precipitó borrascosa sobre el municipio de San Francisco, al Oriente de Antioquia. 

Eran las 11:30 de la noche en el momento en el que los soldados Brayan Mosquera Vallejo, Yovany Giraldo Quintero y John Alzate Arias prestaban su turno de centinela en el corregimiento de Aquitania, una zona en la que aún hace presencia el frente noveno de las FARC y algunos vestigios de las Bacrim. 

“Esta es una región que durante mucho tiempo pidió a gritos presencia del Estado. Nosotros somos casi los únicos que estamos allí prestando un servicio a la comunidad”, le dijo a Semana.com el coronel José Miguel Navarro Solórzano, comandante del grupo Mecanizado Juan del Corral, adscrito a la IV Brigada del Ejército.
 
Y lo dice con pesar. Porque esa era justamente la función de estos soldados campesinos: cuidar y proteger la infraestructura energética y celarla de los ataques de la guerrilla, ahora convertida en un pequeño reducto, si se compara con la influencia que la organización  ejercía  a comienzos de la década del 2000. Los desplazados que dejaron cruentos combates durante aquella época aún no han terminado de regresar.
 
Los tres muchachos estaban muy cerca el uno del otro cuando el rayo impactó en un escarpado. La descarga eléctrica, en medio de la tormenta, pudo haber estremecido la tierra a tan solo dos metros del puesto de centinela, contó el vocero de prensa de la IV Brigada. 
 
El caso es que Alzate, oriundo de Sonsón, Antioquia; Giraldo, de San Luis; y Mosquera, de Medellín; aparecieron sin vida cuando todavía el agua caía a chorros. Y de ahí la dificultad para evacuar los cuerpos en medio la noche. El proceso debió hacerse en helicóptero al día siguiente. 
 
De allí, los cuerpos de los tres jóvenes fueron trasladados a Medicina Legal, de Rionegro, donde les fueron practicados los procedimientos de inspección a cadáver, que determinaron los daños internos en los órganos generados por la corriente.
 
Es la primera vez que se tiene noticia de fallecidos por un rayo en esta zona del departamento, dice el coronel Navarro. Sin embargo, agrega, Antioquia es una de las regiones del país que más registran tormentas durante las épocas de invierno. Los solados no solo se juegan la vida combatiendo a los grupos ilegales. 
 
Si es por el número de accidentes que causan los rayos, es difícil ser una víctima dentro de la estadística: unas 2 mil personas mueren cada año en todo el mundo, como consecuencia de este tipo de descargas, según la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (Osha), de los Estados Unidos.
 
“Para nosotros es una noticia muy triste. Y por eso le enviamos toda nuestra solidaridad a las familias de estos solados campesinos, que fallecieron cumpliendo su deber”, concluye Navarro. En un área en la que el conflicto ha dejado tantas secuelas en gran medida superadas, se hace inmanejable controlar a una fuerza aún más poderosa: la naturaleza.  
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.