Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/24/2003 12:00:00 AM

Muerte por 'e-mail'

Un universitario fue detenido cuando amenazaba a su profesora por Internet. Sería el primer condenado en Colombia por delito informático.

La historia parece de novela. Desde el pasado 25 de agosto César Eduardo Munar Ovalle, de 24 años, y quien estudia en una prestigiosa universidad de Bogotá se dedicó a hacerle la vida imposible a una de sus profesoras. Según él, ella era la culpable de que hubiera perdido la materia que le dictaba y desde ese mismo momento se obsesionó con vengarse.

Comenzó a enviarle entre tres y cuatro correos electrónicos semanales con mensajes como estos: "Yo la odio, la detesto, dese por muerta" . Otro decía: "Se le está acabando el tiempo. Ya nos cansamos de usted". A la semana siguiente le advertía: "Cuídese vieja estúpida, ignorante, con nosotros no se juega. Ahora sí la queremos ver fuera de la universidad y le damos un plazo de cinco días".

En total fueron 35 correos electrónicos que la profesora recibió en menos de tres meses hasta que la llevó a un angustioso estado de inseguridad. Según le relato a SEMANA, un día decidió contestarle a la dirección electrónica devonkg3@hotmail.com: "Por favor dígame que quiere. Yo no puedo dejar la universidad porque es mi sustento. Me está volviendo loca. Por favor, no más". El hombre se aprovechó de su debilidad y aumentó las amenazas. Esta vez ya no venía sólo el texto sino que además le enviaba gráficos con calaveras y temas alusivos a la muerte en los que le exigía que abandonara el centro docente.

Fue tanto el impacto que ella se retiró de una maestría que había iniciado hacía poco y permaneció encerrada en su casa ante el temor de que el desconocido llevara a la práctica sus amenazas. Y después de consultar con su esposo y con sus hijos decidió poner su caso en conocimiento de las autoridades.

"El momento más crítico fue cuando recibí la máscara de la muerte. Me fui para la Fiscalía y luego dejaron mi caso en manos de un grupo de la dirección de antisecuestro y extorsión de la Policía".

Ocho hombres de inteligencia y técnicos en computadores se dedicaron a rastrear el correo que se identificaba como 'devon-devon' y aunque es más complicado hacerles el seguimiento a los e-mail que a las llamadas telefónicas, la Policía cuenta con una tecnología norteamericana que le permite detectar de donde salió el mensaje, identificar al autor y ubicar el computador empleado.

La investigación permitió localizar a César Eduardo en su casa al norte de Bogotá y con una orden de la Fiscalía 257 de Antisecuestro, fue capturado. Por fortuna para la profesora el hombre confesó.

"Tan pronto lo capturamos el hombre se puso a llorar y confesó. Reconoció varias veces que se quería vengar de la profesora y que jamás pensó que su correo lo podían rastrear", dijo el coronel Efraín Guillermo Romero Mendoza, jefe de inteligencia de la dirección de antisecuestro y extorsión de la Policía.

Según el oficial, espera que la Fiscalía lo acuse por el delito de extorsión. Sin embargo la fiscal que tomó el caso considera inicialmente que el confeso cibernauta incurrió sólo en el delito de constreñimiento o sea que presionó a la profesora para que hiciera algo en contra de su voluntad. Por eso hoy día goza de su libertad, porque le dieron casa por cárcel mientras se define su situación jurídica.

De cualquier manera el asunto ha causado preocupación entre las autoridades, pues es la primera vez que conocen un caso de esta naturaleza en Colombia. Como si en el país hicieran falta nuevas maneras de delinquir.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.