Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2003/10/20 00:00

Muerte en el 'grill'

La masacre de Cali es el inicio de una guerra interna entre narcotraficantes del Valle del Cauca. La Policía advierte que no dejará que la ciudad sea un santuario de narcos ni un refugio de sicarios.

El ambiente en el popular 'Grill Cañandonga' parecía normal hasta las 11 de la noche del pasado lunes festivo 13. Las parejas bailaban música alegre, el trago corría de boca en boca y nada presagiaba una tragedia. Pero justo en ese momento unos 10 hombres armados con fusiles y pistolas irrumpieron y dispararon sus ráfagas de balas. En segundos el lugar, ubicado en el sur de Cali, era un escenario aterrador: siete muertos yacían en la pista mientras 12 personas más se quejaban por las graves heridas.

La acción sacudió a la ciudad y colmó la paciencia de Oscar Naranjo, comandante de la Policía Metropolitana de Cali, quien no vaciló en afirmar que "se trata de una retaliación entre bandas de narcotraficantes del norte del Valle, quienes comenzaron una guerra interna". Uno de los testigos que presenció la balacera, que prefirió mantener su nombre en reserva, le dijo a SEMANA que todo sucedió con rapidez: "De un momento a otro las 35 personas que se encontraban dentro del establecimiento entraron en pánico e intentaron evitar el cruce de balas arrojándose al piso y refugiándose detrás de la barra".

Lo que este hombre sabe, también lo conocen las autoridades. La Policía, sin embargo, sabe que este no es un caso aislado de violencia sino que tiene relación con una inminente división en el interior de la organización de Diego Montoya Sánchez, 'Don Diego' el hombre más buscado por la Policía y la DEA para ser extraditado a Estados Unidos.

Dentro del bajo mundo de la mafia no es un secreto que varios de los protagonistas de la masacre de Cañandonga le han servido a 'Don Diego', y forman parte de por lo menos 18 oficinas de sicarios al servicio de narcotraficantes que operan en la capital vallecaucana.

De esos hombres hay varios conocidos como los más hábiles, temidos y violentos del Valle y forman parte de los dos grupos que se enfrentaron a sangre y fuego en el grill. El primero es liderado por los hermanos Jaime y John Jairo Londoño, conocidos como 'Los Yiyos', quienes obedecen órdenes de Luis Felipe Toro Sánchez, a quien le dicen 'Pipe Montoya', y es sobrino de Diego Montoya Sánchez. Del otro grupo el jefe es conocido como 'Capachivo', cuyo verdadero nombre es Omar García Varela y sería nombrado como nuevo jefe del ala militar de 'Don Diego'.

Precisamente esa noche del 13 de octubre los dos hermanos Londoño, o 'Los Yiyos', escogieron el popular grill de la calle quinta para compartir unos tragos y llegaron escoltados por 13 hombres fuertemente armados. El testigo que narró lo que vio esa noche cuenta que John Jairo abandonó el establecimiento temprano y Jaime se quedó adentro con tres de sus escoltas. Dentro del lugar Jaime reconoció a un viejo amigo sentado en la barra, lo saludó y en seguida salió por la única puerta del grill e hizo un par de llamadas desde su celular. Jaime entró de nuevo a Cañandonga y 10 minutos más tarde dos camionetas, una Ford Explorer y una Cherokee, y un Renault Megane se estacionaron frente a la entrada. De los carros bajaron 10 hombres armados de fusiles R-15 y pistolas 9 milímetros y protagonizaron una balacera que duró casi 15 minutos. Jaime alcanzó a refugiarse en el baño pero dos de sus escoltas murieron en el cruce de balas y uno quedó gravemente herido. A los muertos la Policía de Cali los identificó como Herney López Salazar y Cristian David Illera García, y el herido se llama Fabián Andrés Arcila.

El testimonio de varios testigos le ha permitido a la Policía dar la versión de que en este caso el autor material podría ser Omar García Varela, o sea 'Capachivo', quien se mueve como pez en el agua por Jamundí y Palmira y habría sido contratado por el mismo Diego Montoya para acabar con 'Los Yiyos' y ocupar su lugar como jefe militar. Según informes que la misma mafia le ha proporcionado a la Policía de Cali, "los Yiyos se convirtieron en un problema para 'Don Diego' y él cree que es mejor desaparecerlos".

Sin embargo éstos lograron sobrevivir al violento ataque y ahora uno de ellos, Jaime, está dispuesto a entregarse al coronel Oscar Naranjo para salvar su vida.

"A través de su compañera, una joven de 19 años, tengo conocimiento de que él logró escapar por un techo falso del baño del grill, que no está herido y que quiere entregarse. Yo estoy dispuesto a escucharlo. Lo que no voy a permitir es que haya una guerra de sicarios en Cali", sostuvo el oficial.

Diego Montoya Sánchez es considerado por las autoridades como el nuevo zar de las drogas. Según los informes de la DEA este hombre maneja 20 por ciento del mercado de narcóticos en Colombia. En su contra existe una orden de extradición que desde el 4 de noviembre de 1999 le expidió el juez Stephen T. Brown, de una corte federal del sur de la Florida, por los delitos de concierto para importar cocaína y el FBI incluyó su nombre en la lista de terroristas más buscados en el mundo.

Sin embargo 'Don Diego' ha logrado escapar de tres operativos de la Policía en el Magdalena Medio, en donde Montoya Sánchez ha buscado refugio protegido por un grupo de paramilitares. En este escenario de guerra, la Policía dice que ha redoblado sus esfuerzos para evitar que en esta confrontación se escriban más páginas de sangre.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.