Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/25/2013 12:00:00 AM

Así fue la vida del exsenador Gómez Gallo

El excongresista falleció a los 51 años. Fue uno de los dirigentes más importantes en Tolima, pero cayó por vínculos con paramilitares.

Luis Humberto Gómez Gallo fue uno de los principales barones electorales del Partido Conservador en Tolima en las recientes tres décadas. Nacido en Ibagué, en 1962, e ingeniero industrial de profesión, se vinculó a la política en los años 80. Su primera incursión en la política electoral fue en 1986, ese año obtuvo una curul en el Concejo de la capital tolimense y permaneció allí durante tres períodos consecutivos, hasta 1992. Del cabildo pasó a la administración del departamento, donde que se desempeñó durante dos años como secretario de Obras Públicas.

Pero en 1994 decidió dar el paso al Congreso. Heredando el apoyo de Guillermo Angulo Gómez, Gómez Gallo fue elegido senador y se catapultó como uno de los líderes tolimenses de mayor proyección. A tal punto que no sólo consiguió repetir su curul en las elecciones de 1998, 2002 y 2006, sino que llegó a ser presidente de la Comisión Primera del Senado entre el 2003 y el 2004, precisamente en el año en que se tramitó, en esa comisión, la reforma a la Constitución que permitió la reelección presidencial. Al año siguiente, entre el 2004 y el 2005, fue presidente del Senado, una de las mayores dignidades para un parlamentario.

En Tolima nunca calcularon hasta dónde llegaría la proyección política de Gómez Gallo, pero muchos apostaban a que podría ser uno de los dirigentes de mayor perfil del departamento. Sin embargo, su sorprendente carrera comenzó a llegar a su final hace cinco años. En diciembre del 2007, fue capturado por orden de la Corte Suprema de Justicia. El dirigente tolimense pasaba así a engrosar la lista de congresistas que ese año empezaban a caer bajo la lupa de la justicia por sus nexos con grupos ilegales.

El proceso de Gómez Gallo era complejo, pues no sólo se le vinculó con los grupos paramilitares, con el bloque Tolima de las Autodefensas, sino con los negocios del narcotraficante Eduardo Restrepo Victoria, alias el ‘Socio’.

Fueron desmovilizados de las AUC los que salpicaron a Gómez Gallo de haberse reunido con paramilitares en tres ocasiones, de haber recibido dinero de alias el ‘Socio', de desviar fondos públicos que terminaron financiando a los paramilitares y de presuntamente haber solicitado la muerte del representante a la Cámara Pompilio de Jesús Avendaño.

Para defenderse de estos señalamientos, Gómez Gallo decidió renunciar a su investidura de congresista para que su proceso pasara a manos de la Fiscalía. Una estrategia con la que consiguió que su proceso precluyera. Pese a su determinación, no quedó absuelto del todo. La Corte Suprema de Justicia volvió a ordenar su captura en enero del 2010 y su proceso, en el alto tribunal, concluyó con una condena a nueve años de prisión por concierto para delinquir con grupos paramilitares en Tolima más una multa de casi 6.000 millones de pesos. También lo inhabilitó durante el mismo tiempo para ocupar cargos públicos. Esa condena, conocida el 25 de mayo del 2012, fue un duro golpe para Gómez Gallo.

Como caso particular, Gómez Gallo fue esposo de la excongresista cordobesa Zulema Jattín, y quedará en los registros que este matrimonio presidió el Congreso entre el 2005 y el 2006, pues mientras el dirigente tolimense era el presidente del Senado, su esposa presidía la Cámara de Representantes. Un hecho inédito en la historia política del país.

La muerte sorprendió a Gómez Gallo este 25 de diciembre cuando jugaba Squash en el club de su cuidada natal.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.