Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1999/12/13 00:00

NARCOS PERO CUALES

Aunque las autoridades barajan varias hipótesis, entre las que se encuentra la guerrilla, todo <BR>apunta a que el autor del atentado fue un sector de la mafia.

NARCOS PERO CUALES

Tan pronto estalló el carro bomba en la avenida Pepe Sierra el pasado jueves la pregunta que
flotó en medio de la humareda de los hierros retorcidos de los vehículos, literalmente convertidos en chatarra
por la explosión de los 80 kilos de dinamita gelatinosa, fue quién estaría detrás de ese terrorismo que se inició
a comienzos de los años 90 y que sembró el pánico en Colombia. Varias hipótesis se manejan sobre el tema.
Una apunta a la guerrilla. Otra a los narcos. Una tercera a una mezcla entre narcos y guerrilla. La verdad es
que las autoridades todavía no tienen en claro quién o quiénes son los autores intelectuales de esta tragedia.
Pero en sus manos tienen pistas y testigos que les permitirán avanzar en la investigación. ¿Cuáles son las
hipótesis que manejan las autoridades?El hecho de que la bomba explotara a escasos metros de la sede de
la Federación de Ganaderos puso dentro de la baraja de posibles autores a la guerrilla. Sobre todo con el
antecedente de que las Farc habían puesto un petardo en la sucursal de Fedegan en Montería hace un par de
años. En varias oportunidades este grupo subversivo ha denunciado públicamente la existencia de supuestos
vínculos entre el gremio de los ganaderos y los grupos de autodefensa y no es exagerado afirmar que el
secretariado los ve como un brazo político y económico del paramilitarismo. Sin embargo son varios
los argumentos, tanto de fondo como de forma, que conspiran contra esta hipótesis. El primero, y el más
evidente, es que hace sólo un par de semanas las Farc y el gobierno lograron sentarse en la mesa de
negociación para discutir la agenda temática luego de un largo y tortuoso proceso de diálogo. En este proceso
los subversivos han logrado una situación ideal: ganar oxígeno político sin ceder y negociar sin pactar un
cese al fuego. Es evidente que las Farc utilizarán una mezcla de distensión temporal y ataque a
poblaciones, pero acudir al terrorismo urbano no traería sino desventajas.En lo que se refiere al ELN, que
en el último año ha criminalizado vertiginosamente su lucha armada (basta con recordar el secuestro del
avión de Avianca y la retención de varios feligreses en la iglesia La María de Cali), las hipótesis también
parecen frágiles. El proceso con este grupo insurgente para sentarse en una mesa de negociación paralela
está bastante avanzado gracias a la intermediación de la sociedad civil.Narcos vs narcos Todas las hipótesis
que manejan los organismos de seguridad apuntan a sectores del narcotráfico. Pero esta vez los
investigadores le suman un elemento nuevo: las milicias. De acuerdo con las primeras pesquisas los
milicianos han reemplazado a las bandas de sicarios al servicio de la mafia. Así quedó demostrado
con la bomba del pasado 24 de octubre en Medellín. Las autoridades paisas lograron detener a todos los
integrantes del atentado perpetrado contra una sucursal del Banco Ganadero en esa ciudad. En un principio
se pensó que se trataba de una incursión guerrillera pero después se comprobó que los autores intelectuales
eran de la mafia pero que el trabajo se le había encargado a las milicias de las Farc. Las características del
atentado en Bogotá _el tipo de dinamita utilizada y la forma como se hizo explotar el vehículo_ guardan una
enorme similitud con lo ocurrido en Medellín. Ese mismo procedimiento se había utilizado el martes pasado
en el Centro Administrativo Nacional _CAN_, donde dos funcionarios del Cuerpo Técnico de la Fiscalía por
poco pierden la vida. En este sector convergen varias entidades, como la Fiscalía, el Ministerio de Defensa, la
Policía y la embajada de Estados Unidos. Por eso los investigadores han enfilado baterías para
determinar cuáles son los lazos que unen al narcotráfico con las milicias bolivarianas. Pero si bien podría
ser fácil afirmar que son los narcos, no lo es determinar cuáles. En un principio se pensó que detrás del
atentado estaban las manos de los grupos de narcos que iniciaron una vendetta desde el año pasado y que ha
dejado 70 muertos. Pero muy pronto se descartó esta hipótesis, pues si la guerra se ha llevado por delante 70
personas qué necesidad había de colocar un carro bomba para acabar con la vida de inocentes. La única
explicación sobre esta teoría podría estar sustentada en que en el sector hay varios inmuebles que
pertenecen a reconocidos capos. La hipótesis que más fuerza ha cogido, y sobre la cual trabajan los
investigadores, tiene que ver con el interés de un grupo de narcos en que se agilice el trámite de
extradición sobre varios de ellos, quienes hoy se encuentran tras las rejas y cuyos expedientes están en
manos de la Corte Suprema de Justicia, que en los próximos días tendrá que tomar una decisión al respecto.
La amenaza presidencial sobre el tema del narcoterrorismo habría servido de acicate para que unos
llevaran a cabo un atentado que implicara la extradición de sus enemigos. Por un lado, para quedarse con el
control del negocio y, por el otro, con las propiedades que están a su nombre dentro del famoso carrusel del
testaferrato. El problema es que hasta ahora son sólo hipótesis. Las autoridades todavía no tienen nada en
concreto. Las pistas que quedaron en la escena del crimen son pocas y, como suele suceder en
Colombia, la lista de posibles responsables es interminable. nn el viacrucis de la extradición_Nuevamente
fue demandada y declarada inexequible la ley de extradición. Colombia quedó sin mecanismos para
extraditar nacionales a Estados Unidos.1988: La sala penal de la Corte Suprema de Justicia advirtió que con
el fallo que tumbó la ley de extradición recobró vigencia el tratado anterior, que establecía la extradición
por vía administrativa.1989: El presidente Barco, a través de un decreto de Estado de Sitio, retomó el criterio
de la Corte y fijó la extradición por vía administrativa. El gobierno, de manera autónoma, asumirá y decidirá
sobre los pedidos de extradición hacia Estados Unidos, suspendiendo mientras dura el estado de excepción
las normas del Código Penal y de procedimiento sobre extradición. El decreto que establecía la extradición
por vía administrativa fue suspendido el 18 de agosto, coincidiendo con el asesinato de Luis Carlos
Galán.1991: Desde la posesión del presidente César Gaviria, en agosto de 1990, se desató la más dura
oleada narcoterrorista en el país. Se expidieron más de siete resoluciones administrativas, otorgando la
extradición a igual número de colombianos a Estados Unidos con base en el decreto de la administración
Barco. Los abogados de 'Los Extraditables' interpusieron recursos contra las resoluciones.n el
viacrucis de la extradición_La Asamblea Constituyente, por primera vez en la historia jurídica y política del
país, elevó la extradición a rango constitucional y prohibió la entrega de colombianos. Las extradiciones en
trámite fueron negadas. El terrorismo se encuentra en su punto más álgido.1997: El restablecimiento de la
extradición de colombianos fue aprobado en cuarto debate por la plenaria de la Cámara de Representantes el
17 de diciembre, pero sólo podrán ser extraditados aquellos que hayan cometido delitos después de esta
fecha. No es retroactivo.1999: El 9 de noviembre la sala penal de la Corte Suprema de Justicia dio
concepto favorable para la extradición a Estados Unidos de Jaime Orlando Lara Nausa. La última extradición
de un colombiano se remonta al 3 de agosto de 1990, cuando el gobierno avaló la extradición de Jesús
Humberto Vega y Martín Alonso Gil Zapata. La Corte autorizó la extradición con base en el Código de
Procedimiento Penal, debido a que el tratado de extradición con Estados Unidos _suscrito en 1979_ no se
encuentra vigente porque la Corte Suprema dejó sin piso su ley aprobatoria.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.