Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/16/2017 2:24:00 AM

Narcos: ¿Qué es verdad y qué es mentira?

La tercera temporada de la serie de Netflix deja atrás a Pablo Escobar y recorre la historia del Cartel de Cali. Aunque muchos de los hechos narrados son verdaderos otros corresponden a la ficción. SEMANA le aclara la veracidad de algunos de ellos.

Son muchas las historias que se han escrito y filmado sobre Pablo Escobar. La fascinación por la vida del capo de Medellín es casi enfermiza y prueba de ellos son la infinidad de series, libros y películas que giran en torno al narcotraficante paisa. Pero poco se ha hablado sobre el cartel y los hombres que le siguieron. Hasta ahora.

La temporada 3 de la serie de Netflix, Narcos, introduce al Cartel de Cali, responsable de enviar cientos de toneladas de coca a Estados Unidos y Europa. Tras la muerte de Escobar, los Rodríguez Orejuela se convirtieron en las caras visibles del negocio de la droga —muy a su pesar— y su captura en 1995 terminó con la otrora todopoderosa estructura criminal.

La serie de Netflix gira alrededor del entramado criminal de este cartel, pero como en toda dramatización hay algunos hechos que son imprecisos o exagerados. Por eso, SEMANA le aclara la veracidad de algunos de ellos.

¿Los hermanos Rodríguez Orejuela controlaban el 80% del negocio de la droga en EE.UU?

Sí. En su momento, los jefes del temido cartel de Cali, Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela, llegaron a amasar una fortuna de US$12 mil millones, de acuerdo con estimativos de la agencia estadounidense antidrogas DEA.

Bajo su mando, el cartel de Cali era una de las mayores estructuras criminales del mundo y era la responsable de enviar a Estados Unidos y Europa cientos de toneladas de coca. La joya de su corona era la ciudad de Nueva York, ciudad que controlaban incluso desde la época en la que Escobar todavía vivía.

Tras la muerte de Escobar, los Rodríguez Orejuela se convirtieron en los grandes capos de Colombia. Durante el gobierno de Ernesto Samper se supo que dineros de su organización habían entrado a la campaña del mandatario, en lo que se conoció como el proceso 8.000. En 1995 fueron capturados por las autoridades colombianas y extraditados a Estados Unidos. Gilberto en 2003 y Miguel en 2004.

Jorge Salcedo ¿Si fue tan importante?

Sí. Jorge Salcedo fue el principal informante de la DEA en la búsqueda y captura de Miguel Rodríguez Orejuela.

El verdadero Jorge Salcedo era un capitán en retiro de la reserva del Ejército Nacional que, seducido por el dinero del narcotráfico, ingresó a las filas del cartel en los años noventa. Su buena relación con los militares fue clave para ganarse la confianza de los capos, sobre todo la de Miguel Rodríguez, que veía en Salcedo a un hombre que cumplía perfectamente el perfil necesario para pertenecer a su organización.

Jorge Salcedo fue un personaje muy activo dentro de las operaciones de seguridad del Cartel de Cali. Aprovechando su entrenamiento militar y sus contactos fue Salcedo quien diseñó el esquema de seguridad de los Rodríguez Orejuela. Perfeccionó los sistemas de seguridad y de comunicaciones de la organización. También diseñó un complejo sistema de mensajes vía bíper y estableció códigos de identificación al estilo de la KGB para controlar los negocios de los Rodríguez.

Salcedo también logró allanar el camino para convertirse en aliado de José Santacruz Londoño y Helmer Herrera. "Era el niño consentido de los jefes del cartel, quienes depositaron en él un enorme poder", señaló a SEMANA un agente de inteligencia del Bloque de Búsqueda en 1997.

Por sus colaboraciones, Salcedo recibió del gobierno colombiano la suma de 1‘125.000 dólares en recompensa. Al mismo tiempo la DEA le pagó 250.000 dólares por su trabajo y el Departamento de Estado le dio otros 40.000 dólares y le prometió un pago adicional de otros 250.000 dólares. Sumados estos pagos, fueron 1‘665.000 dólares, lo que lo convirtió en el informante mejor pagado por dos gobiernos en la lucha contra el narcotráfico.

¿Salcedo se entrega voluntariamente a la DEA?

No. En la serie de televisión se muestra que Jorge Salcedo es quien acude a los agentes de la DEA para pedir ayuda después de la captura de Gilberto Rodríguez Orejuela por parte de las autoridades colombianas. La dramatización muestra que después de la aprehensión del capo Miguel Rodríguez sospechó de él y por eso tomó la decisión de ir con la DEA.

Sin embargo, la verdadera razón por la que Jorge Salcedo decidió ser un informante es porque los gringos lo tenían acorralado.

Después de la persecución que terminó con la muerte de Pablo Escobar en 1993, los agentes de la DEA se contactaron con Jorge Salcedo en Miami y le comentaron que estaban al tanto de sus actividades delictivas. El desconcierto de Salcedo fue mayúsculo. Los funcionarios de la DEA le demostraron que conocían al detalle sus actividades dentro del cartel. El excapitán se vio acorralado en un laberinto sin salida. Pero los agentes secretos le abrieron una ventana: convertirse en informante a cambio de un buen pago y el compromiso de ser incluído en el programa de testigos del gobierno estadounidense. En su juicio se declaró culpable del delito de conspiración.

¿Miguel Rodríguez se escapó después de esconderse en un baño?


Sí. El hecho que se narra en la serie es muy cercano a la realidad. Luego de recibir la ubicación del capo por parte de Salcedo, un equipo especial de policías a cargo del general Rosso José Serrano fue hacia el edificio Colinas de Santa Rita, en donde según el informante se encontraba Rodríguez.

Así narró SEMANA en 1997 el desarrollo de los hechos:

Las horas pasaron, sin embargo, y Serrano y sus muchachos empezaban a perder la esperanza de capturar al jefe del cartel de Cali. No había rastro alguno de él en el interior del lujoso apartamento. Cuando estaban a punto de desmontar la operación el misterioso hombre llamó de nuevo al agente de la DEA y le preguntó si había cumplido la misión.

Ante la incredulidad de los uniformados el Salcedo insistió en que Rodríguez sí estaba allí. "Si es necesario tumben el apartamento porque él está ahí", aseguró el hombre. Ante una afirmación tan categórica los uniformados decidieron reanudar el rastreo. Lo hicieron meticulosamente. Midieron el grosor de las paredes, las perforaron con brocas, buscaron interruptores que abrieran puertas secretas, desarmaron los closets, la biblioteca... pero no encontraron nada. No obstante, el informante, que seguía comunicado telefónicamente con el agente de la DEA, insistía en que sus datos eran exactos.

Hacia las nueve de la noche, y sin el menor rastro de la presencia de Miguel Rodríguez en ese apartamento, el general Serrano decidió cancelar la búsqueda. Un poco después de la una de la madrugada el delator volvió a comunicarse. Dijo que acababa de verificar su información y que Rodríguez sí estaba allí.

Cuando ingresaron al inmueble quedaron estupefactos: en uno de los pasillos había una pipeta de oxígeno con su correspondiente mascarilla. A un lado, una toalla blanca con algunas manchas de sangre, probablemente provocadas por las brocas con que se perforaron las paredes. Unos metros más allá un bluyín y una camisa azul a cuadros. Miguel Rodríguez se les había volado después de permanecer escondido dentro de una caleta construida en el baño auxiliar del apartamento.

¿Hubo una persecución interna en el Cartel en contra de Salcedo?

Sí. Después del fallido intento de captura de Miguel Rodríguez, el capo sospechó de Salcedo y ordenó que investigaran a fondo en qué andaba él. Según contó SEMANA hace 20 años, el informante relató que fue retenido, llevado a una casa fuera de la ciudad y sometido a intensos interrogatorios. A pesar de las golpizas y de las amenazas en contra de su familia logró convencer a quienes lo interrogaban que él no era el sapo.

¿David, el hijo de Miguel Rodríguez, muere?

No. De hecho el verdadero nombre del hijo del capo no es David, sino William y a diferencia de su personaje en la serie no murió en una lluvia de balas.

El verdadero William Rodríguez-Abadía era un joven estudiante de derecho cuando el Cartel de Cali estaba en su apogeo. Luego de la captura de su padre asumió la batuta de la organización, pero un atentado en el que recibió ocho disparos lo hicieron huir a la clandestinidad.

Finalmente en el año 2006 Rodríguez-Abadía se entregó a las autoridades y ha seguido cooperando con las autoridades gringas. Hoy vive en Estados Unidos, está casado y hace poco escribió un libro llamado "Yo soy el hijo del Cártel de Cali".

¿A Chepe Santacruz lo matan las Autodefensas?

No se sabe. Aunque en 1996 la noticia de la muerte de Jose “Chepe” Santacruz fue presentada como una exitosa operación policial del gobierno colombiano, diferentes testimonios de criminales recogidos con el tiempo han dicho que la muerte del tercer hombre del cartel de Cali fue perpetrada por los hermanos Castaño.

¿Pacho Herrera murió durante un ‘picadito’ de fútbol?

Sí. En 1996 Helmer “Pacho” Herrera se entregó a las autoridades colombianas y fue recluído en la cárcel de alta seguridad de Palmira. Dos años después, durante un partido de fútbol que jugaba con los reclusos, un hombre eecorrió el patio principal, vio a Pacho Herrera sentado en la banca, lo sorprendió por la espalda, lo cogió por el cuello y le disparó en siete oportunidades en la cabeza.

¿Fue Salcedo el que mató a ‘Navegante’?

No. De hecho el sicario, cuyo verdadero nombre es Jorge Enrique Velásquez, todavía vive. Navegante fue el infiltrado del Cartel de Cali en el Cartel de Medellín que reveló a la DEA la ubicación de Gonzalo Rodríguez Gacha, uno de los socios de Pablo Escobar. Su información fue crucial para dar de baja a “El Mexicano”.

¿Javier Peña participó en la persecución y captura de los Rodríguez Orejuela?

No. El agente de la DEA Javier Peña salió de Colombia diez meses después de la muerte de Pablo Escobar en 1993. Junto con el agente Steve Murphy, ambos funcionarios de la DEA tuvieron roles protagónicos en la operación en contra de Escobar. De hecho, sobre Peña se ha escrito que se habría reunido con Don Berna, que hizo parte del grupo conocido como los Pepes. Pero una vez muerto el jefe del cartel de Medellín, tanto Peña como Murphy regresaron a Estados Unidos.

¿Chris Feistl y Daniel Van Ness si participaron en la búsqueda de los capos?

Sí y no.  El agente de la DEA Chris Feistl sí participó en la persecución en contra de los capos del Cartel de Cali pero su compañero de la serie no existió, pues su verdadero es David Mitchell. Fueron ellos, Feistl y Mitchell quienes recibieron la llamada de Salcedo para orquestar la fallida operación de captura de Miguel Rodríguez en el edificio Colinas de Santa Rita en Cali.

De hecho, Feistl fue uno de las personas consultadas para la realización del guión de la tercera temporada de Narcos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1854

PORTADA

Cartas explosivas en el caso del Andino

Desde la cárcel, varios de los capturados del MRP por la bomba del Centro Andino siguen urdiendo sus siniestros planes. Cartas y documentos evidenciarían la relación de esa célula terrorista con el ELN y un ex alto funcionario cubano.