Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/16/2015 3:34:00 PM

El conmovedor renacimiento de Natalia Ponce

La mujer, que hace un año fue atacada salvajemente con ácido, lanza un libro en el que dice que vuelve a vivir.

Natalia Ponce de León es una mujer valiente, con muchas ganas de vivir. Tantas, que en la tarde de este jueves salió por primera vez a la luz pública, después de que un salvaje la bañara con ácido, para decir: “Aquí estoy, sigo adelante”.

El caso de Natalia Ponce de León conmovió al país. Fue agredida con ácido en marzo del año pasado, en la entrada del edificio donde reside -en el barrio El Batán, norte de Bogotá-, por un joven que se habría obsesionado con ella.

En una entrevista radial recordó el día del terrible hecho. “Se hizo pasar por un exnovio de cuando tenía 20 años, me pareció muy raro cuando se anunció. Primero le dije al portero que lo dejara seguir, pero como tenía que botar unas cosas, bajé. Cuando salí, vi un hombre misterioso, con cachucha y capota, y ahí me atacó”.

Un año después, la mujer de 33 años presentó su libro El renacimiento de Natalia Ponce de León, una conversación con la periodista Martha Elvira Soto Franco, editora de la Unidad Investigativa de El Tiempo, que oficialmente será lanzado en la Feria Internacional del Libro de Bogotá por Intermedio Editores. Pero este jueves, junto a Roberto Pombo y Jineth Bedoya, apareció por primera vez frente a las cámaras en una rueda de prensa para presentar la publicación.

La investigación narra su lucha contra esta batalla atroz que le impuso la vida, resalta la colaboración y profesionalismo de los médicos que hasta la fecha llevan su caso, hace relevancia en el apoyo de sus seres queridos y en la gente que le ha ayudado en su recuperación, y ante todo hace un gran paréntesis frente a la inoperancia en la carencias del sistema de salud colombiano.


Natalia Ponce de León. Foto: Daniel Reina.

Natalia dijo que su vida cambió 180 grados y que durante los meses de recuperación, gracias a dios, ha contado con al amor de su familia. “He tenido el apoyo de mucha gente. Es un proceso doloroso porque me acabaron la cara, la identidad. (...) Mi madre es una persona muy fuerte y ha hecho todo por sacarme adelante”, relató Natalia hace un tiempo.

Actualmente, su agresor, Jonathan Vega, es juzgado por tentativa de homicidio agravado y la pena puede llegar a 30 años de cárcel. Aunque Natalia en la rueda de prensa no quiso referirse al tema de la condena de su agresor, sí manifestó que la justicia debía endurecer las penas para estos casos. "Para las personas que hacen esto, como todos queremos, la justicia debe endurecer", se limitó a decir. Pero reiteró que no podía seguir odiando porque "lo más importante es lograr curar el alma".

A su vez, pidió más controles sobre la venta de estos químicos y llamó la atención a la burocracia y la calidad del servicio de los sistemas de salud.

Además, relató cómo vive su recuperación. “Llevo 15 cirugías y todavía faltan más. Tengo esta máscara porque es parte del proceso de rehabilitación y porque todavía no quiero mostrar mi cara. Estoy a mitad de camino”. Diariamente a Natalia sus familiares y expertos la ayudan con masajes, máscaras y geles. Durante el proceso le han reconstruido tres capas de piel que se perdieron en la pierna derecha, el abdomen y la cara. Un método inventado por un científico holandés para usar piel de donantes recién fallecidos (glyaderm) sirvió para reconstruir la piel quemada de Natalia.

“Me levanto temprano a hacerme masajes, después estoy en terapias. Voy a fisioterapia en la tarde y al psiquiatra una vez por semana. A veces es difícil dormir, pero lo estoy logrando. Me mantengo ocupada haciendo lo imposible para salir rápido de esto”, dijo hace poco tiempo.

"Después del ataque pensé en un sueño que hace un par de días logré cumplir: constituí mi fundación Natalia Ponce de León. Con eso lo cumplí (...) Porque sí se puede salir de esto con la ayuda del Estado y la familia. No es fácil,se necesita mucha constancia. Es muy doloroso, pero quiero poder quitarles un poco de ese dolor a muchas personas que han sido atacadas y que van a ser atacadas, porque esto sigue pasando", manifestó Natalia en la rueda de prensa.

Natalia quiere convertirse en una líder de las mujeres víctimas con ácido y seguir luchando para que reconozcan y fortalezcan las penas para quienes cometan estos condenables ataques. Colombia es uno de los países con más altos índices de este tipo de casos, y lo más preocupante es que la mayoría quedan en la impunidad.

Aunque en alguna entrevista manifestó que no salía a sitios públicos y sólo lo hacía para cumplir las citas de su tratamiento, este jueves decidió darle la cara al país para hablar del perdón, de la vida, de las ganas de seguir adelante y de los retos para evitar que esto siga pasando.

"La parte más dura es ver mi cuerpo borrado, sin identidad, sin cara, pero no hay que mirar atrás. (...) Sin el apoyo de mi familia no estaría aquí sentada. Han sido incondicionales. Me duele que hay gente a quien la familia abandona porque sin la familia no se puede salir de esto, por eso quiero sanar este dolor ayudando a los demás", manifestó la tarde de este jueves durante la presentación del libro.