Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/7/2016 12:00:00 AM

“No era necesario que entráramos al gobierno para apoyar la paz”: Navarro Wolff

El senador de la Alianza Verde habló con SEMANA sobre el nombramiento de su copartidario Jorge Londoño en el gabinete, planteó retos del posconflicto y anunció que en 2018 su apuesta sería por Fajardo.

SEMANA: ¿Cuál es su posición frente al impacto político del cambio de gabinete?

ANTONIO NAVARRO: El cambio de gabinete fue una estrategia del presidente Santos para recuperar popularidad del gobierno, al dar ministerios a todos los partidos que apoyan las conversaciones de La Habana. Sin embargo, esta estrategia no le gustó a nadie. A unos porque no les dieron, a otros porque querían más y a nosotros, en la Alianza Verde, porque nos dieron lo que no queríamos. El nombramiento de Jorge Londoño como ministro de Justicia nos tomó por sorpresa. Siete de 11 congresistas del partido creemos que no hay suficientes acuerdos programáticos con el gobierno para participar en él, y que se necesita coincidir con cosas que van más allá de la paz para justificar la participación de uno de los nuestros en el gabinete.

SEMANA: ¿Nunca hubo un acercamiento programático entre el gobierno y el partido para acordar el nombramiento de Jorge Londoño como Ministro de Justicia?

A.N.: No, con el gobierno solo hemos hablado de paz. Yo mismo le dije al presidente que no era necesario que entráramos al gobierno para apoyar la paz. Sin embargo, en el partido hay un sector que sí quería participar en él. En la Alianza hay de todo, gobernadores que sienten que tener un ministro de su partido les ayuda a ellos en su función de gobierno, otros que creen que hay que fortalecer al gobierno con un ministro en el tema de la paz y algunos que creen que van a beneficiarse con algo de burocracia por cuenta del ministerio.

SEMANA: ¿Es realista que ministros como Jorge Londoño, en Justicia, o Clara López del Polo, en Trabajo, pueden estar a la vez en el gobierno y en la oposición?

A.N.: El que resultó un mago para eso fue Angelino Garzón. Cuando entró al gobierno de Pastrana como ministro de Trabajo se posicionó como la contraparte del ministro de Hacienda de la época, que era precisamente Juan Manuel Santos. Ser un ministro de oposición fue lo que lo catapultó: se mostró como el defensor de las minorías y los más pobres, lo cual le dio un espacio político que lo llevó hasta la Vicepresidencia.

SEMANA: ¿Eso es lo que va a hacer Clara López como ministra de Trabajo?

A.N.: Me imagino que sí. Pero volviendo a los verdes, quiero insistir en que a pesar de que le tenemos aprecio a Londoño, y nunca le vamos a pedir renunciar a nuestro partido, no veo cómo pueda representarnos desde el ministerio. Tenemos más diferencias que similitudes con el gobierno y, en ese sentido, no podemos participar de él. Si el presidente se hubiera sentado con nosotros y nos hubiera dicho que hiciéramos un acuerdo sobre cómo manejar los temas ambientales, o si juntos hubiéramos impulsado un proyecto de ley para cambiar la distribución de las partidas regionales y acabar con la mermelada, seguramente estaríamos felices de entrar al gabinete.

SEMANA: ¿Si el Partido Verde está con la paz, bandera del gobierno, por qué oponerse a que un ministro como Londoño, con representación regional, haga parte del equipo presidencial?

A.N.: Apoyamos la paz como proyecto y creemos que los diálogos han respondido a un enfoque estratégico cuidadoso y adecuado. Sin embargo, muchos en el partido consideramos que el gobierno le ha dedicado mucho tiempo y esfuerzo a la negociación de paz pero casi nada al proceso que viene después, que es todavía más importante. El posconflicto está en pañales. En parte, porque tenemos un problema de tipo fiscal y, de otro lado, porque no hay prioridades ni coordinación estatal. Los programas de vivienda, seguridad y desarrollo social van cada cual por su lado, y así es imposible que los recursos rindan. Sin una estrategia coordinada de presencia estatal en las regiones y una política efectiva de sustitución de cultivos y desarrollo rural, cada vacío de poder que deje las Farc va a ser ocupado por las bacrim.

SEMANA: ¿Por último, cómo van los acercamientos entre la Alianza Verde y Sergio Fajardo?

A.N.: Están en una etapa inicial. Por ahora, Claudia López, Sergio Fajardo y yo vamos a comenzar a caminar juntos por el país durante todo este año.

SEMANA: ¿Se la va a jugar por Fajardo como candidato presidencial?

A.N.: Por ahora no es una apuesta por Fajardo, sino una apuesta con Fajardo. Ya veremos cómo se organiza la baraja en 2018.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?