Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/2/2015 7:38:00 AM

El temido criminal que se burla de la justicia

Por tercera vez Nelson Mauricio Taborda, alias 'Picante', logró que un juez lo saque de prisión. Es señalado de cometer más de 35 homicidios.

La suerte jurídica con la que cuenta Nelson Mauricio Taborda Rudas, más conocido como alias 'Picante', raya en lo absurdo y sospechoso. Pese a ser un temido criminal señalado de cometer más de 35 homicidios y haber sido capturado dos veces, logró que los jueces le concedan la libertad en tres oportunidades.
 
Para tener una idea del papel de 'Picante' dentro del mundo delincuencial, basta recordar que las dos ocasiones en las que fue aprehendido, el hecho fue reseñado por el propio presidente, Juan Manuel Santos.

“La importancia de esta captura, y otras 25 en una finca, allá en Risaralda, es que son los dos, las dos personas que habían sido identificadas como los sucesores de Diego Rastrojo, el jefe de los 'Rastrojos'”, dijo el mandatario en noviembre del 2012.
 
Extrañamente, días después, un juez de Cali lo dejó en libertad argumentando vicios en la captura. De nada sirvieron los delicados delitos que le imputó la Fiscalía y que su detención ocurriera durante una cumbre mafiosa en La Virginia, Risaralda. Los investigadores del caso recuerdan que ese día 'Picante' se tragó la sim card de su celular, en la que al parecer había pruebas de sus crímenes.
 
Las autoridades no se rindieron y volvieron a capturarlo en septiembre del 2013 durante una gigantesca operación conjunta entre la Dijìn y la Fiscalía. En ese momento alias 'Picante' ya tenía encima investigaciones por concierto para delinquir, homicidio, tráfico, fabricación y porte de armas de fuego y municiones, amenazas, utilización de menores en la comisión de delitos.
 
Además, a esa organización criminal se le atribuye el homicidio del soldado profesional Jhon Bayron Tamayo y del patrullero Mauricio Ávila, adscritos al grupo de operaciones tácticas de antinarcóticos.

Como si fuera poco, para ese momento las autoridades ya tenían claro que este hombre era el nuevo jefe de los 'Rastrojos' en el suroeste colombiano y a él se le atribuyen los macabros crímenes ocurridos en Tuluá, donde las víctimas eran descuartizadas.
 
Su recaptura fue de tanto impacto, que el propio director de la Policía, el general Rodolfo Palomino, presentó el caso y no dudó en calificarlo como un temido criminal “responsable de 35 homicidios”.
 
Y como si se tratara de un chiste, en julio de este año la Fiscalía se enteró por casualidad de que otro juez de Cali le concedió nuevamente la libertad. Todo esto, amparado en una tutela que el delincuente interpuso. De inmediato se dispararon las alarmas y con otra tutela la Fiscalía impidió que se hiciera efectiva su libertad.
 
Cuando todos daban por descontado que la suerte de ese temido criminal estaba echada y pasaría sus días en prisión, se conoció esta semana que nuevamente un juez, esta vez de Buga, le otorgó la libertad al concederle el principio de favorabilidad por supuesto vencimiento de términos.
 
Lo más absurdo es que ese beneficio de libertad también cobija a otros 14 integrantes de su banda criminal que habían sido capturados con alias 'Picante'.
 
Frente a este nuevo escándalo judicial, fuentes de la Fiscalía aclararon que en esta ocasión 'Picante' no saldrá de prisión porque sobre él recae una condena de nueve años y existen otros procesos en curso que lo cobijaron con medida de aseguramiento intramural.
 
Pero a juzgar por la suerte jurídica con la que corre, nada extraño sería que también lograra zafarse de los otros procesos que lo tienen en prisión.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?