Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/21/2015 6:00:00 AM

El ‘regalito’ de Néstor Humberto Martínez a las Cortes

El superministro, en contravía del propio Gobierno, le pide al Congreso que acoja la fórmula de las altas cortes para reemplazar el Consejo Superior de la Judicatura.

En la noche de este miércoles, y durante el séptimo debate de la reforma al equilibrio de poderes, se produjo un hecho que llamó la atención de todos los asistentes. El superministro Néstor Humberto Martínez, en desacuerdo con los ministros de Interior y de Justicia, presentó una nueva fórmula para reemplazar el Consejo Superior de la Judicatura.
 
Es prácticamente una decisión política acabar con esta corte que ha quedado por debajo de las expectativas del país a la hora de administrar la rama judicial. Su eliminación era inminente. Pero en lo que no hay pleno consenso es en el nuevo organismo que reemplazaría a la Judicatura.
 
De hecho, este es uno de los temas que motivaron el fuerte pronunciamiento de la Comisión Interinstitucional de la rama judicial, que hace dos semanas se atrevió a pedir el archivo de la reforma, y motivados por el fiscal general, Eduardo Montealegre, propusieron la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente para reformar a la justicia.
 
Durante meses de discusión entre el Gobierno y los congresistas ponentes, se llegó a un principio de acuerdo según el cual el Consejo Superior de la Judicatura sería sustituido por la Comisión Nacional de Gobierno y Administración Judicial.
 
Según la propuesta, este organismo, a su vez, lo conformarían el Consejo de Gobierno Judicial (donde tendrán asiento por los presidentes de la Corte Constitucional, de la Corte Suprema de Justicia y del Consejo de Estado, un representante de los magistrados de los Tribunales y los Jueces, un representante de los empleados de la rama judicial), la Junta Ejecutiva de Administración Judicial (integrada por tres personas elegidas por el Consejo de gobierno Judicial) y la Gerencia de la Rama Judicial (un gerente también elegido por el Consejo de gobierno judicial). Un complejo rompecabezas.
 
La propuesta, que había sido aprobada por el Senado incluyó dentro del Consejo de Gobierno Judicial al ministro de Justicia, circunstancia que generó malestar en las altas cortes, pues los magistrados consideraron que esto era una injerencia del ejecutivo que afectaba la independencia del poder judicial. El Gobierno y el Congreso aceptaron excluir al ministro.
 
Pero cuando todo parecía estar acordado, el superministro Martínez hizo presencia en la Comisión Primera, tomó la palabra y contrariando la posición de los ministros Juan Fernando Cristo y Yesid Reyes, y de las mayorías parlamentarias.
 
Con el argumento de que dejar la administración de la rama en manos de tres organismos independientes, el Consejo de Gobierno Judicial, la Junta de administración Judicial y el gerente de la rama, sería peor que la actual estructura del Consejo Superior de la Judicatura. “La naturaleza es sabia, creó animales de cien pies, pero ninguno con tres cabezas”, escribió Martínez en una carta que recientemente le envió al Congreso.
 
Por eso, el superministro propuso eliminar la Junta Administradora y ampliar de cinco a siete los integrantes del Consejo de Gobierno, con la particularidad de que esos nuevos dos integrantes serían escogidos por los presidentes de las altas cortes, con lo cual aplastarían a los dos representantes de los jueces y magistrados de tribunal y los empleados de la rama.
 
Y un gerente de la rama, también elegido por las altas cortes, para un período de cuatro años, aunque sería de libre nombramiento y remoción. Como quien dice, si no llega a ser del agarado de las cortes, se podría sacar.
 
Para muchos en el Congreso la propuesta del superministro pretendía eliminar el Consejo Superior de la Judicatura por un órgano que les otorga el control absoluto de la rama judicial a las altas cortes, que no tendrían el mínimo control a la hora de manejar la burocracia y el presupuesto de la rama.
 
Otro hecho particular que rodea esta propuesta es que coincide con lo señalado por la Comisión Interinstutucional de la rama judicial en su comunicado de rechazo a la reforma. Y con la propuesta consignada en un extenso documento que el Consejo de Estado puso en consideración del Congreso.
 
Por eso, la representante Angélica Lozano (Alianza Verde) fue la más enérgica en rechazar la propuesta del superministro, incluso insinuó que esta hacía parte de un “negociado” entre Martínez y el magistrado Leonidas Bustos, actual presidente de la Corte Suprema, pues consideró que esta propuesta no era más que un maquillaje al cuestionado Consejo Superior de la Judicatura. “¿La campaña de Néstor Humberto Martínez a la Fiscalía se concretó hoy entregándole la judicatura a la Corte Suprema?”, se preguntó la congresista.
 
La propuesta de Martínez, además, fue recibida con mucha sorpresa por los ministros Cristo y Reyes, quienes sólo atinaron a decir que el Gobierno había diseñado la que consideraba la mejor fórmula, pero no se podían desconocer otras opiniones.
 
Este jueves se resolverá este particular pulso que enfrenta al superministro de la Presidencia, que por ser indulgente con una de las pretensiones de las altas cortes, se fue en contravía de dos miembros del gabinete y de las mayorías en el Congreso.   
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.