Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1996/05/06 00:00

NIETO ROA LE RESPONDE A LA ENTREVISTA DE BOTERO

NIETO ROA LE RESPONDE A LA ENTREVISTA DE BOTERO

Fernando Botero concedió a esta revista la semana pasada una polémica entrevista en la que hizo denuncias contra Ernesto Samper. El abogado del Presidente, Luis Guillermo Nieto Roa, responde los cargos del ex ministro en los siguientes términos.
SEMANA: ¿Qué opinión le merecen las declaraciones que dio Fernando Botero la semana pasada a esta revista?
Luis Guillermo Nieto: Fernando Botero es efectista, pero siempre utiliza la misma táctica: llegar a una conclusión falsa a partir de una verdad a medias, olvidándose de sus propias palabras en otras oportunidades.
SEMANA: Dénos un ejemplo.
L.G.N.: Les puedo dar docenas de ejemplos. Todas las nuevas revelaciones contenidas en la entrevista concedida a SEMANA contradicen no en una sino en mil formas declaraciones anteriores de él ante las autoridades. En relación con las cuentas en dólares, por ejemplo, había afirmado que excepto en junio de 1994, nunca utilizó sus cuentas personales para efectos de la campaña. Ahora afirma que en diciembre de 1993, siete meses antes, le giró 1.700 dólares para un crucero familiar al Presidente.
SEMANA: ¿Es falso que giró los 1.700 dólares?
L.G.N.: No tiene nada de extraño ni de irregular que un viajero al exterior requiera unos dólares y que un amigo los gire de su cuenta en el exterior a cambio de pesos colombianos. Lo que es de mala fe es pretender que de esta operación legítima la conclusión sea que el entonces candidato Ernesto Samper se dejó pagar unas vacaciones y que tenía conocimiento de unos manejos multimillonarios en Nueva York de depósitos que ni siquiera habían entrado en ese momento.
SEMANA: ¿Existe algún cheque para certificar que el entonces candidato le pagó a Botero por esos dólares?
L.G.N.: Debe existir. Lo que es imposible es en Semana Santa conseguir que los bancos encuentren en sus archivos un cheque girado casi dos años atrás. En unos días podría dar respuesta concreta. Pero el fondo del asunto no es ese sino por qué un cheque girado en diciembre de 1993 puede explicar el manejo bancario de Botero en junio de 1994.
SEMANA: ¿Qué opina de la aclaración de Botero sobre la acusación hecha por usted en el sentido de que faltaban tres millones de dólares por explicar sobre el manejo de sus cuentas personales en Nueva York?
L.G.N.: Que no aclaró nada. Los ingresos a un banco se demuestran justificando renglón por renglón cada transacción que aparece en el extracto. No mostrando fotos de fincas ni de esculturas. Yo he pedido a la Fiscalía General de la Nación que, con la colaboración del Departamento de Justicia de Estados Unidos y la Administración de Impuestos de Colombia, investigue el origen y el destino de esos varios millones de dólares. A lo que resulte de esa investigación me atengo.
SEMANA: Pero él mencionó tres transacciones por dos millones 200.000 dólares y nadie ha salido a desmentirlo...
L.G.N.: Se está defendiendo confundiendo manzanas con peras. Dice que le vendió unos cuadros a Luis Carlos Sarmiento por 650.000 dólares. Pero él mismo dice que eso fue en 1995 y a mí lo que me interesa son los depósitos entre marzo y junio de 1994 durante la campaña, que es cuando sus cuentas superaron los cinco millones de dólares. Especialmente las semanas finales de mayo y los días de la segunda vuelta electoral. ¿Cómo pretende explicar esos depósitos con transacciones un año después?
SEMANA: Botero afirma que usted está sumando las cuentas de él a las de su papá para inflar los totales...
L.G.N.: Eso es falso. Todos los cálculos que yo he hecho se basan exclusivamente en las cuentas reconocidas por él ante la Fiscalía como propias en el Morgan Guaranty Trust y el Bank of New York.
SEMANA: Usted menciona la cuenta del Chase Manhattan Bank, que no es de él sino de su padre...
L.G.N.: A esa cuenta hice referencia porque la mencionó la Fiscalía. Pero ninguno de mis cálculos ha considerado el movimiento de esa cuenta. Por el contrario, no he podido obtener los datos del movimiento de una cuenta declarada por Botero Zea como propia, la de Barclay's Bank número 128-71645-2. Por lo tanto a esos cinco y pico de millones de dólares es más lo que les falta que lo que les sobra. De ese total, como dije, más de cuatro millones 500.000 llegaron en los días finales de la primera vuelta electoral e iniciales de la segunda. ¿No les parece esto extraño si se tiene en cuenta que el promedio de depósitos en esas cuentas en el pasado no alcanzaba a los 70.000 dólares mensuales?
SEMANA: Botero afirma que vendió unas 15 obras de arte de su papá por un valor cercano al millón y medio de dólares...
L.G.N.: ¿Cómo es posible que no vendiera cuadros de su padre ni antes ni después del certamen electoral, sino solamente durante la campaña y en especial en el período final cuando el trabajo de él como director general era agobiante?
SEMANA: ¿Qué opina de su declaración de que Rodrigo Pardo recibió 900.000 dólares para pagar publicidad?
L.G.N.: Simplemente me remito a las declaraciones juramentadas de Botero hechas con anterioridad a la entrevista. Siempre ha dicho que manejó un millón 800.000 dólares en total, de los cuales un millón trajo a Colombia, que fue girado a las tesorerías regionales, y que el resto lo utilizó para pagos a asesores extranjeros. ¿Cuáles son entonces los dólares que entregó a Pardo? ¿Tenía una cantidad mayor a la inicialmente declarada? ¿Por qué nunca antes había mencionado ese hecho?¿Cuándo dijo mentiras: a los fiscales, al Consejo Nacional Electoral, a la Comisión de Investigación o a los reporteros de SEMANA? Esas mismas inconsistencias las tuvo con el famoso cuento de la embajada de Medina.
SEMANA: ¿Usted no cree que a Medina le ofrecieron la embajada en la FAO?
L.G.N.: Medina ha sostenido ante los fiscales que la única oferta que le hicieron fue la embajada ante el gobierno griego -otra mentira- que él dizque no aceptó porque "ellos (los del gobierno) estaban forzando mi salida del país". ¿Por qué entonces nunca mencionó la FAO? ¿Ustedes creen que él iba a rechazar ese cargo con sede en Roma, que es uno de los apetecidos de la burocracia?
SEMANA: ¿Usted cree que es un invento de Botero?
L.G.N.: Como él dice una cosa un día y otra al día siguiente ya es imposible creerle algo. Botero intenta distraer a la opinión pública de lo que a él le corresponde aclarar. Medina afirma que él fue a recoger el dinero de los Rodríguez por orden de Botero y que todo lo que hizo lo hizo por instrucciones de Botero. El núcleo de las declaraciones de Medina compromete a fondo al ex ministro. Pretender que sólo en el 5 por ciento lo compromete es absurdo. Si acepta como cierto el 95 por ciento automáticamente queda involucrado. Pero, además, ¿por qué estaba tan dedicado a 'niñear', como él llama, a Medina dizque para que no hablara, si no tenía temor alguno? ¿Sólo por gusto?
SEMANA: Entonces usted no le da credibilidad a ninguna afirmación de Botero en la entrevista? ¿Ni un 5 por ciento?
L.G.N.: Lo grave de Botero no son sus mentiras ni sus distorsiones. Lo grave es que él le quita el cuerpo a lo único que tiene que explicar. El afirmó públicamente que el Presidente de la República sí sabía del ingreso de los dineros del narcotráfico y que estaba seriamente comprometido en esa operación. ¿Por qué nunca ha podido aportar una prueba sobre esto? No ha mencionado un solo diálogo sobre este tema con el Presidente, ni una reunión, ni una orden. Se la pasa hablando de chismes de embajadas de Medina, de fincas, de cuadros, de esculturas, pero nunca dice lo único que la gente espera oír después de su denuncia: ¿cómo sabe él que el Presidente sí sabía? Botero nunca ha podido contestar este interrogante.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.