Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/5/2013 3:00:00 AM

La muerte del niño mariachi

El país está escandalizado por la aterradora historia del asesinato de un pequeño que cantaba rancheras, a manos de una amiga de 16 años de edad.

El  jueves  de  la  semana pasada una jovencita de 16 años fue detenida por miembros de la Policía de infancia y adolescencia. Se trata de la protagonista de una historia sencillamente increíble y espeluznante que acaparó la atención de los bogotanos y de gran parte de la opinión pública del país.  

La adolescente está señalada de ser la autora intelectual y responsable, junto a un muchacho de 18 años, de haber asesinado a un niño de escasos 14 años, conocido como el niño mariachi por su talento para cantar ese tipo de música.

Aunque el caso solo se conoció públicamente hace pocos días, la macabra historia comenzó el pasado 15 de agosto en el barrio La Peña en el sur  de la capital de la República. Ese día Juan Carlos Forero*, como era su costumbre, se despidió amorosamente de su familia y salió de su casa entonando la ranchera Serenata a mi madre. Iba rumbo hacia el colegio Los Pinos en donde estudiaba en el noveno grado. Jamás regresó.  

La angustiada madre denunció la desaparición de su hijo ante las autoridades y comenzó con su familia a recorrer el barrio y a preguntar por Juan Carlos. Una semana después, el 23 de agosto, una vecina le dio una pista según la cual habían visto al niño la mañana que desapareció caminar hacia los cerros en compañía de una jovencita y un adolescente.

 La mujer y algunos familiares siguieron las indicaciones y en la ruta encontraron uno de los zapatos del menor. Unos metros más adelante llegaron hasta una cueva y, cubierto por algunas rocas, estaba un cuerpo. Se trataba de Juan Carlos, el talentoso niño que cantaba rancheras en salones comunales y soñaba con ser cantante profesional de ese tipo de música mexicana. 

La Sijín de la Policía metropolitana realizó el levantamiento del cadáver que presentaba múltiples golpes y heridas con arma blanca. De inmediato comenzó a investigar para dar con los asesinos.

Los policías interrogaron a compañeros y vecinos y pronto lograron armar la historia. El día en que el niño mariachi desapareció, los profesores del colegio no le habían permitido entrar a clases porque no tenía los zapatos apropiados. 

Una jovencita de 16 años, de la cual Juan Carlos estaba enamorado, aprovechó para pedirle a un compañero (que confesó su participación) que lo convenciera de subir hasta los cerros con la promesa que allí lo vería. Así ocurrió.  En el sitio estaba ella con su novio de 18 años de edad. El testigo dijo que se fue del lugar cuando comenzó a ver que golpeaban al niño mariachi. Lo siguiente que supo es que había aparecido muerto.  

Según la investigación de las autoridades la jovencita planeó el crimen porque sabía que estaba enamorado de ella y le dedicaba canciones. Para ‘solucionar’ la situación sencillamente buscó la ayuda de su novio a quien convenció de asesinar al niño, del cual todos coinciden era una promesa de la música popular. La jovencita y su cómplice fueron capturados. Esa fue el final de una increíble y triste historia que refleja hasta dónde ha llegado el desprecio por la vida en una sociedad que, a todas luces, está enferma.

*Nombre cambiado por tratarse de un menor de edad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.