Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/26/2011 12:00:00 AM

"No formo parte de la Unidad Nacional ni del uribismo"

Luis Carlos Restrepo, excomisionado de Paz del gobierno Uribe, se distancia de su antiguo jefe y se defiende.

MARÍA JIMENA DUZÁN: El gobierno acaba de suspender a 'Olivo Saldaña' como gestor de Paz. Mala noticia para usted.

LUIS CARLOS RESTREPO: ¿Sabe que no conozco a esos muchachos que me dicen que yo estaba al tanto de esa patraña?

M.J.D.: En La FM, de RCN, usted les botó la pelota a los militares al afirmar que el general Mario Montoya avaló toda la operación.

L.C.R.: No me malinterprete. Lo que he dicho es que 'Olivo Saldaña' era un exguerrillero de las Farc que fue capturado en 2004 y que, desde entonces, empezó a colaborar con inteligencia del Ejército. En ese proceso, yo me entero de su existencia.

M.J.D.: Pero el ministro de Defensa de entonces, Camilo Ospina, dijo que el proceso lo manejó exclusivamente usted…

L.C.R.: No recuerdo haber tratado ese tema. Pero sí lo hablé con los militares, y todo estaba avalado por el general Mario Montoya, que era comandante del Ejército en ese momento.

M.J.D.: ¿Sabía que casi la mitad de esos presuntos guerrilleros siguen recibiendo subsidios del programa de reinserción?

L.C.R.:
No le puedo decir nada al respecto, porque yo no manejé la política de reinserción. Primero lo hizo el ministro del Interior, y eso me llevó a enfrentamientos con Sabas durante el primer gobierno. Cuando se constituyó la Alta Consejería, a mí jamás se me consultó.

M.J.D.: La inclusión de narcotraficantes como 'el Tuso' Sierra en Justicia y Paz pone en tela de juicio las desmovilizaciones de los paras.

L.C.R.:
Un poco de historia para que se calme y deje de ser tan tajante en sus apreciaciones. En 2004, públicamente el presidente lo excluyó del proceso con el argumento de que se trataba de un narco. Desde ese momento hubo mucha insistencia de parte de varios jefes de las autodefensas para que lo incluyéramos. Cuando se iba a desmovilizar 'Berna', se nos dijo que había que incluirlo.

M.J.D.: ¿Fue en ese momento en que viajó a la finca de Miguel de la Espriella a entrevistarse con 'el Tuso', como lo contó 'Kien y Ke'?

L.C.R.: Alias 'Danielito', encargado de desmovilizar el bloque Héroes de Granada, me citó a una reunión en esa finca y allí planteó el tema. 'El Tuso' apareció y abogó por su caso. No sabía que iba a estar allí.

M.J.D.: Miguel de la Espriella dice que usted sí sabía, porque cuando él fue a abogar ante el presidente Uribe por 'el Tuso', el mandatario le dijo que debía tramitar el asunto con usted.

L.C.R.: El presidente siempre le decía eso a las personas que iban a plantearle temas de las autodefensas y que me saltaban a mí. En relación con 'el Tuso', no recibí ninguna orden del presidente. Al final fue Ernesto Báez quien insistió en su inclusión, y yo puse como condición que todos los jefes de las autodefensas certificaran su pertenencia.

M.J.D.: Sin embargo, en una entrevista que le hizo Vladdo a Báez dice que fue usted el que metió al 'Tuso' de nuevo al proceso…

L.C.R.:
No conozco esa entrevista. Pero si él dice eso, falta a la verdad.

M.J.D.: ¿Usted no sabía del parentesco que había entre 'el Tuso' Sierra y Mario Uribe, primo del presidente?

L.C.R.: De ese parentesco me he enterado hoy, por usted.

M.J.D.: Para ser un comisionado tan perspicaz lo noto poco informado. A que tampoco sabía que 'Macaco', 'Gordolindo' y 'los Mellizos' eran narcos.

L.C.R.: De 'Macaco' le puedo decir que estuvo desde el comienzo del proceso como jefe del bloque Central Bolívar. En esa época, los organismos de inteligencia no tenían ni una foto de él. 'Gordolindo' decía que era el jefe del bloque Calima en el Valle y de las autodefensas del Chocó. De 'Cuco' Vanoy, que era el jefe de una estructura en Tarazá y uno de 'los Mellizos', de otra en Arauca.

M.J.D.: ¿Nunca supo que muchos de estos narcos compraron franquicias de estas estructuras para entrar a Justicia y Paz?

L.C.R.: Mire, todos ellos tuvieron siempre claro que Justicia y Paz excluía a aquellos que venían del narcotráfico. Que si se les comprobaba que eran narcos, no eran aptos.

M.J.D.: ¿Y quién era el responsable de ese filtro? ¿Acaso el gobierno Uribe no incluyó al 'Tuso' a sabiendas de quién era?

L.C.R.: ¿Y cómo hacía yo para decirle a 'Gordolindo' que no se podía desmovilizar si aceptó ser el financiador de un bloque y además aceptó asumir la responsabilidad de los crímenes atroces que habían cometido sus integrantes? Al 'Tuso' Sierra le dimos la oportunidad de que se entregara a los Estados Unidos, pero no quiso porque dijo que era paramilitar y que asumía todos los delitos de lesa humanidad. ¿Acaso eso no era una ganancia para la sociedad? A mí me da risa la pelea que ustedes dan: ¡Qué importa si eran narcos o no! Su inclusión fue una decisión política, no judicial. Primaba nuestra responsabilidad con las víctimas.

M.J.D.: La decisión de incluir a 'Gordolindo', 'Macaco', y 'los Mellizos' fue tomada por el presidente?

L.C.R.: Todas fueron tomadas por el presidente de la República, incluidas las del 'Tuso' Sierra.

M.J.D.: En Noticias Uno salió un vocero del Cacique Pipintá asegurando que usted recibió plata para meter a narcoparamilitares en Justicia y Paz.

L.C.R.:
Eso es otra infamia. He visto que en las últimas semanas hay una intención expresa de hacerme daño y de afectar mi seguridad personal. Muchos de estos señores consideran que yo soy el responsable de que ellos estén en una cárcel en Estados Unidos.

M.J.D.: Probablemente, pero lo que han dicho muchos de ellos es que usted les hizo unas promesas y que por el camino las fue cambiando…

L.C.R.:
Eso no es cierto. Con ellos se acordó que si se desmovilizaban y tenían buen comportamiento, se les podía suspender la extradición. Después de un tiempo, el presidente valoró que ellos no tenían un buen comportamiento y por esa razón los extraditó.

M.J.D.: El primer proyecto que usted propuso, el de alternatividad penal, no los obligaba a la confesión y los eximía de la cárcel si tenían buena conducta. Las víctimas lo consideraron una vergüenza.

L.C.R.:
Ese proyecto fue propuesto por mí, pero no fue vergonzoso. Fue un primer intento de discusión que surtía todas las necesidades de verdad, justicia y reparación.

M.J.D.: ¿Usted negoció ese primer proyecto en Ralito?

L.C.R.:
¡Jamás! Eso no estaba en mis facultades, y además ellos nunca me dijeron que lo discutiéramos abiertamente.

M.J.D.: ¿Detrás de estas revelaciones que empañan su gestión hay un complot contra usted?

L.C.R.: Yo no quiero ponerme paranoico ni quiero lanzar acusaciones paranoicas, pero sí hay algunos jefes de las autodefensas interesados en hacerme daño. Me han tratado de involucrar en la muerte de Castaño, me han dicho que yo iba a hablar con presos a las cárceles para hacer declaraciones contra la Corte. Que yo estaba enterado de un supuesto montaje de una desmovilización. Todo eso es falso.

M.J.D.: Pero usted sí iba a las cárceles.

L.C.R.: ¡Iba, pero a hablar con los jefes, no para buscar testigos para que testificaran contra la Corte!. Eso es una infamia.

M.J.D.: ¿Ha hablado con el expresidente Uribe sobre todo esto? Al fin y al cabo, usted solo seguía instrucciones…

L.C.R.:
No. Hace rato no hablo con él.

M.J.D.: Lo noto muy poco efusivo con su antiguo jefe. ¿Se pelearon?

L.C.R.:
No, no me he peleado, pero sí me he distanciado. Yo cumplí mi papel en el uribismo. No tengo cuero para la política y creo que se necesitan ciertas tripas para estar en ella. Además, no estaba de acuerdo con la segunda reelección.

M.J.D.: Bienvenido al antiuribismo. Pero para serle franca, no entiendo sus razones.

L.C.R.: A comienzos de 2010 era claro que Juan Manuel iba a ser el candidato, y no tenía mucho sentido que permaneciera en La U como su jefe. En ese momento, el uribismo perdió una gran oportunidad de hacer un debate ideológico. Alrededor de Uribe había un gran capital político que se dilapidó. Por eso no hago parte de la Unidad Nacional ni pertenezco al uribismo. El país sabe que voté por Mockus.

M.J.D.: Pudo con 'Macaco' y 'Gordolindo', pero no pudo ante los manzanillos... ¡Increíble!

L.C.R.: Muchos de ustedes pensaron que el 'doctor Ternura', con esta cara de bobo, no iba a poder con estos señores de Ralito. Y sin embargo, logré que firmaran un acuerdo que yo creo que ha sido benéfico para el país, usando mis conocimientos como psiquiatra. Hice este trabajo con un gran sacrificio personal y familiar. Ahora, si después el Estado no cumplió lo que las autodefensas querían, no es una responsabilidad exclusiva mía. Por ejemplo, el fallo de la Corte Constitucional no les gustó.

M.J.D.: Lo noto furioso…

L.C.R.: No, no lo estoy. Pero sí le digo una cosa: hasta que me distancié, yo fui el interlocutor del presidente Uribe. Siempre nos miramos cara a cara, y le digo algo que el país no sabe: mi presencia evitó que el gobierno se desviara.

M.J.D.: Con tanto escándalo que está reventando, no estoy muy segura de ello. ¿Por qué no lo llama?

L.C.R.: No quiero saber nada del uribismo. Hoy soy un simple ciudadano al que le duele todo ese odio que se ha descargado contra mí. Por eso me dejé la barba que siempre tuve. He vuelto a mi naturaleza.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.