Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/20/1993 12:00:00 AM

No, gracias

Sorpresa ante la decisión de Andres Pastrana de no aceptar fondos del Grupo Santo Domingo para la financiación de su campaña.

LA DECISION NO IBA A SER comunicada oficialmente y se pensaba mantenerla en reserva.
Sin embargo, era un secreto difícil de guardar en una campaña presidencial y, como era de esperarse, se filtró: Andrés Pastrana había tomado la determinación de no recibir un centavo del Grupo Santo Domingo en su próxima campaña presidencial.
Teniendo en cuenta que esa campaña ni siquiera ha arrancado y que al futuro candidato se le ha criticado por no abrir la boca hasta ahora, una decisión de esa naturaleza desconcertó a muchos. El Grupo Santo Domingo y la Organización Ardila Lulle han sido las dos principales fuentes de financiación legítima de las campañas electorales en el país. Todos los candidatos a la Presidencia, a las alcaldías, a las gobernaciones o a cualquier corporación pública comienzan su peregrinaje económico por los despachos de Augusto López o de Carlos Ardila. Practicamente a todos se les da algo y a los candidatos de los partidos tradicionales se les dá mucho.
Una contribución de uno de estos gigantes para un aspirante presidencial arranca en un millón de dólares y puede llegara ser mucho más alta. ¿Que lógica tiene entonces que un candidato a la Presidencia tome, por iniciativa propia, la decisión de no aceptar financiación de un grupo que puede llegar a ser el más generoso del país?
Los asesores de Pastrana no tienen mayor interés en discutir el tema y se limitan a decir que a partir de estas elecciones el Estado financiará una parte de las campañas presidenciales y que por ello las reglas del juego en esta materiaestan cambiando. "El espíritu de la financiación oficial de las campañas es que los candidatos tengan mayor independencia, y Andrés lo que más valora es su independencia. La tiene frente a su papá, la tiene frente a su partido y es apenas obvio que la quiera tener frente al poder económico le dijo a SEMANA uno de los asesores que participó en la determinación-. El próximo gobierno tendrá que tomar muchas decisiones en temas de telecomunicaciones, petróleo, televisión, turismo y muchos otros que tendrán que ver con ese conglomerado, pues sus negocios dependen cada vez más del Estado. Es apenas lógico y sano que quien sea presidente no tenga compromisos que puedan limitar su libertad de acción. Los asesores de Pastrana aseguran que se trata solamente de un asunto de principios y aclaran que no hay confrontación de ninguna clase y que, por el contrario, las relaciones son muy cordiales.
Esa es la explicación oficial. Pero la verdad es que puede haber algo más detrás de la decisión de Pastrana. Para empezar, si bien es verdad que ahora no hay confrontación, hasta hace pocotiempo síla hubo. En la pasada campaña para el Senado tuvo lugar un mal entendido que llevó a un rompimiento de relaciones entre Andrés Pastrana y el Grupo. Cuando se estaban solicitando fondos para la financiación de esa campaña hace tres años, los representantes del Grupo ofrecieron una contribución que Pastrana entendió iba a ser de 40 millo de pesos en dinero y 40 millones más en cuñas de Caracol, la cadena radial del Grupo. Esto nunca quedó escrito. Para Augusto López el ofrecimiento había sido distinto: 40 millones en total, 20 en dinero y 20 en cuñas. Alrededor de esta diferencia de interpretación nunca se pudieron poner de acuerdo y, cuando Pastrana recibió el cheque de 20 millones, prefirió devolverlo. Como ya había contratado 20 millones de pesos en cuñas de Caracol manifestó que también iba a cancelar esa cuenta y ofreció pagarla con cupo disponibles en el noticiero TV Hoy. A estas alturas ya Julio Mario Santo Domingo se habia metido en el pleito y debido a que consideró un insulto la devolución de su cheque, ordenó que no se le aceptara a Pastrana nada diferente del paago de los 20 millones de Caracol en contante y sonante cobraran intereses por cada día de retraso. Pastrana no disponía de ese dinero y después de meses de fricciones y de forcejeos finalmente ofreció dar como dación en pago su automóvil Mercedes Benz, placas AP-6987, que fue aceptado por la compañía con una deducción de los intereses causados.
El episodio fue muy desagradable y desde ese momento el andresismo y el Grupo Santo Domingo quedaron distanciados. Esto hizo que Pastrana hijo mantuviera su independencia frente al conglomerado cuando Augusto López fue a las barras del Senado el día del debate que parlamentarios amigos suyos le hicieron al ministro de Hacienda, Rudolf Hommes, por acusar a Bavaria de evasión de impuestos. Pastrana fue un de los pocos que hizo una crítica afirmando: "Se privatizó el Congreso ".
Pasaron los meses y gradualmente se fueron descongelando las relaciones entre Andrés y el Grupo, por lo menos a nivel social. No obstante, después de dos años de una cordialidad distante entre las dos partes, Pastrana y su mano derecha, el ministro de Desarrollo, Luis Alberto Moreno, comenzaron a llegar a la conclusión de que políticamente daba más dividendos en la actualidad la independencia frente al Grupo Santo Domingo que su respaldo económico. Habían registrado cómo cuando se hizo público el pago de la deuda de Caracol con el Mercedes Benz se presentó un plebiscito de solidaridad en favor de Andrés.
Habían registrado también cómo, en labatalla por la Designatura entre Juan Manuel Santos y William Jaramillo, el Grupo decidió jugarsela toda por Jaramillo, lo cual no hizo sino favorecer a Santos y darle una dimensión mayor a su victoria. Pero sobre todo midieron cómo en diversos eventos políticos y empresariales se está presentando una creciente preocupación por la dimensión que el Grupo Santo Domingo ha adquirido en Colombia. Este sentimiento no es de animadversión personal para con la cabeza del Grupo, pues todo el mundo le reconoce a Julio Mario Santo Domingo su condición de gran empresario.
Es más bien una preocupación institucional sobre las implicaciones que puede tener para el país un fenómeno económico de esta naturaleza.
Toda esta combinación de factores llevó a Andrés Pastrana a la decisión de la semana pasada. Se trata, sin duda alguna, de una jugada política de gran envergadura. Las primeras reacciones han sido favorables, lo cual parece indicar que Pastrana y Moreno habían calibrado bien el estado de ánimo de algunos sectores.
Curiosamente, si el gesto hubiera provenido de un candidato de la izquierda, habría podido causar malestar. Pero al originarse en un candidato de derecha que cree en el sector privado, ha sido considerado más como un acto de independencia que de populismo. Con todo, la decisión no está exenta de riesgos, no tanto para Pastrana como para el país.
Al fin y al cabo, algunos piensan que este episodio, que hasta ahora no ha tenido consecuencias y que ha sido manejado con altura, podría derivar en un distanciamiento real. Algo que a nadie le puede servir en un país al que no le cabe un sólo conflicto más.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.