Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/3/2004 12:00:00 AM

"No habrá Germán Vargas candidato"

El senador Germán Vargas Lleras critica la forma como funcionarios del gobierno manejan las relaciones con el Congreso, habla de su lejanía con la Dirección Liberal y dice por qué no aspirará a la Presidencia en 2006.

El ex presidente del Senado Germán Vargas Lleras era hasta hace poco uno de los ases en la baraja de candidatos para 2006. Pero, por ahora, su compromiso con la reelección de Álvaro Uribe lo hizo renunciar a sus aspiraciones presidenciales. Le gustaría ocupar un cargo en el gobierno y afirma que en Cambio Radical, el joven partido que preside, hay personas preparadas para desempeñarse en la rama ejecutiva. Niega que él y sus copartidarios estén detrás de puestos en el gobierno y critica las ofertas burocráticas que se hacen desde la oficina del secretario general de la Presidencia, Bernardo Moreno.

SEMANA: ¿Su fuerte rechazo a la propuesta del Comisionado para la Paz de acuerdo humanitario con las Farc, en agosto, hizo que usted se distanciara un poco del gobierno?

Germán Vargas: Para nada. Formulé inquietudes a la propuesta de acuerdo humanitario porque no considera la liberación de civiles que han sido objeto de secuestros extorsivos ni un compromiso de las Farc de dejar de secuestrar. No hay que lanzar propuestas que aumenten las expectativas sin fundamentos reales. En ningún momento me he distanciado del gobierno, pero no por eso he renunciado a mi capacidad crítica.

SEMANA: Sus opositores dicen que se molestó con el gobierno porque le dio Findeter a Zulema Jattin y no a Cambio Radical.

G.V.: No peleé nada. El gobierno, sin solicitud nuestra, llamó a decirnos que le gustaría que hubiera representación nuestra en Findeter. Nos pareció muy bien y sugerimos a Ernesto Rojas. En medio de los debates del Congreso la doctora Zulema y otros representantes a la Cámara se rebelaron por este hecho, el gobierno atendió sus reclamos y el episodio concluyó. De manera que no hubo enfrentamientos. Quien llamó fue el secretario general de Presidencia.

SEMANA: Hay quienes dicen que el nuevo director del Dane es cuota suya y que el gobierno lo nombró para consentir a su partido.

G.V.: El nombramiento de Ernesto Rojas no me lo consultó el gobierno, ni tendría por qué hacerlo. Asumí la presidencia de Cambio Radical hace tres meses. Este partido fue fundado hace varios años por Ernesto Rojas, junto con Antonio Álvarez, Alfonso Valdivieso y otros integrantes del Nuevo Liberalismo. El doctor Rojas tiene una trayectoria excelente. Fue senador, suplente de Galán y se vinculó a la campaña de Álvaro Uribe desde sus principios. El Presidente le ofreció la dirección del Dane a principios del gobierno y él no aceptó. En medio de la coyuntura de la salida de Caballero, que por cierto fue de muy mal manejo, el Presidente le pidió a Rojas que lo acompañara. Ni él es cuota política nuestra ni presionamos la designación de nadie. Quisiéramos representación en el gobierno pero no propiamente en el Dane.

SEMANA: ¿Le parece que el ministro del Interior, Sabas Pretelt, y el secretario general de la Presidencia, Bernardo Moreno, están manejando bien la interlocución con el Congreso?

G.V.: El Ministro sí, el secretario no tanto. Critico que el secretario esté llamando a los representantes a la Cámara individualmente, creándoles expectativas de gobierno. Él no debería estar actuando así, se equivoca y ese no es el camino. Si el gobierno quiere entregarles representación política a los partidos es una cosa, pero llamar a los representantes de los partidos de manera individual me parece equivocado. No participo de eso.

SEMANA: ¿Cuáles son sus principales propósitos como presidente de Cambio Radical?

G.V.: Las posibilidades de acercamiento con el liberalismo oficialista son muy remotas porque estamos comprometidos con el presidente Uribe y no hay posibilidad de que acatemos las directrices de oposición de la actual Dirección Nacional Liberal (DNL). Menos cuando ella ha iniciado acercamientos con la izquierda, con Navarro, con el Frente Social, para definir al contradictor de Uribe en la próxima campaña. Eso nos conduce a tener que organizar Cambio Radical.

SEMANA: ¿Cómo evalúa el proceso de paz con los paramilitares que se lleva a cabo en Santa Fe de Ralito?

G.V.: Eso tiene una dificultad grande. Es la hora que no se ha definido el marco legal para el proceso. Y sin ese marco será muy difícil tener claridad en las reglas del juego. Nadie en el Congreso sabe qué se entiende por verdad, ni cómo se va a conseguir esa verdad, tampoco la reparación, ni mucho menos qué tipo de penas y qué lugares de reclusión va a haber. Es curioso advertir que este es el tercer período de sesiones en que no se avanza en esta propuesta y el gobierno carece de facultades para avanzar en ese proceso sin un instrumento legal definido. Por eso se empiezan a presentar tantas dificultades y contradicciones.

SEMANA: ¿Entonces usted cree que los liberales uribistas no tendrán nada que hacer en el congreso liberal del próximo año?

G.V.: Ese congreso se limitará a convocar a quienes aún acatan la posición de la DNL y se oponen al gobierno. Nosotros no tenemos nada que hacer en ese congreso, y en las condiciones estatutarias en que se adelantará nuestra presencia carece de sentido. Si en el Congreso los uribistas son mayoría, no lo serían en esa convención.

SEMANA: ¿El uribismo piensa sacar listas únicas a Congreso y Cámara? ¿Hay posibilidades de que Cambio Radical lance listas únicas con el Nuevo Partido que lidera Rafael Pardo, por ejemplo?

G.V.: Hay que estructurar todas las fuerzas de la coalición para que puedan agrupar al liberalismo uribista en 2006. Es que el país se está polarizando entre dos sectores: los que acompañan al Presidente y los que no. Por eso creo que no hay espacio político para otras opciones.

SEMANA: ¿Pero hay una bancada uribista más allá de la reelección?

G.V.: Sí y se expresa en diferentes temas. Lo que pasa es que hay debate, una agenda muy pesada, proyectos impopulares como la reforma tributaria y la reforma pensional que aumentan la discusión interna. Pero siempre ha sido así. Se trata de concertar acuerdos para poderlos tramitar.

SEMANA: ¿Cambio Radical apoyará la reforma tributaria?

G.V.: Sí. Compartimos las apreciaciones del gobierno sobre la reforma. Se debe ampliar la base y unificar tarifas en materia de IVA, no debe haber ningún incremento en el impuesto a la renta, ni se deben aumentar los impuestos al patrimonio. Si el país está creciendo a 4 por ciento se cometería una gran equivocación aumentándoles el gravamen a los sectores productivos. Además, con la firma del TLC Colombia tiene que estar en condiciones de competitividad con los países vecinos. En todos los países de Centroamérica se ha disminuido el impuesto de renta alrededor del 25 por ciento.

SEMANA: Usted ha dicho que su ciclo en el Congreso se está agotando. ¿A qué aspira en el corto plazo?

G.V.: A seguir participando en política, a seguir apoyando la campaña de reelección. Eventualmente también me gustaría ir al gobierno. Este año culmino mi tercer período en el Congreso, donde he sido ponente o autor de los más importantes proyectos de esta década, pero tampoco quisiera perpetuarme.

SEMANA: ¿Y si la reelección no pasa en la Corte Constitucional?

G.V.: Respaldo la reelección no sólo como dirigente y como senador. También estoy apoyando la recolección de firmas para que en dado caso de que el proyecto que se tramita en el Congreso tenga algún revés en la Corte, se pueda tramitar como iniciativa legislativa.

SEMANA: Por ahora, ¿habrá o no Germán Vargas candidato?

G.V.. No habrá Germán Vargas candidato. Yo asumí la tarea de apoyar la reelección a fondo. Estoy recogiendo firmas, voté a favor del proyecto, los compañeros nuestros lo harán en la Cámara y no tenemos agenda distinta que esa.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.