Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/29/2008 12:00:00 AM

No es hora de improvisar

Mientras Barack Obama se rodea de 'Los cuatro Fantásticos' para orientar la economía en momentos de crisis, Uribe debería seguirle los pasos para escoger a los dos miembros de la Junta del Banco de la República.

El Presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, conformó esta semana un equipo económico de lujo para hacerle frente a la enorme crisis económica. La lista incluye a los más destacados representantes de la academia pero también a las figuras de mayor trayectoria económica de ese país. Sus asesores económicos serán, entre otros, el ex presidente de la Reserva Federal, Paul Volcker (81 años) y el ex secretario del Tesoro, Lawrence Summers, a quien designó como presidente del Consejo Económico de la Casa Blanca. Y como secretario del Tesoro, al reconocido economista Tim Geitner, quien desempeñó un papel fundamental en la conjugación de las crisis asiática y rusa a finales del siglo pasado. En tiempos tan difíciles, sin duda una sabia decisión es llamar a los más connotados expertos. Llama la atención que ninguno es de su círculo más cercano. Él mismo dijo que prefiere "competencia, antes que amistad".

Pues bien, esta referencia viene a cuento porque en las próximas semanas, el presidente Álvaro Uribe tomará una crucial decisión: por mandato constitucional tendrá que cambiar dos miembros de la Junta Directiva del Banco de la República. El asunto que para muchos puede parecer intrascendente tiene una enorme implicación, porque por primera vez, todo el cuerpo de codirectores (salvo el gerente) habría sido nombrado por el mismo Presidente, lo que pondría en tela de juicio la independencia del banco central colombiano. La influencia del Ejecutivo sobre las decisiones de la Junta es evidentemente mayor en estas nuevas circunstancias.

Pero hay otro elemento que le añade trascendencia a la renovación de la Junta. El año 2009 será muy complicado en materia económica, y las decisiones que tome el Banco de la República serán determinantes para salir bien librados de la crisis mundial y sus coletazos en Colombia.

Como dice el ex ministro de Hacienda Juan Camilo Restrepo, esta designación tiene doble importancia. "Como ya se rompió el querer de la Constitución, en el sentido de que no todos los miembros fueran nombrados por el mismo Presidente, ahora se espera que los nuevos codirectores sean escogidos con especial esmero, que haya evidencia de su profesionalismo e independencia académica".

El ex codirector del banco y actual presidente de Anif Sergio Clavijo, cree que Uribe "deberá escoger gente no sólo técnicamente competente -lo que no ha ocurrido en la rama judicial, donde se han visto caer briznas de contaminación política- sino gente con peso específico, con amplia trayectoria".

Para el ex director de Planeación Juan Carlos Echeverry, la clave de la elección está en el modelo de la banca central de Alemania. "Entregarles el manejo a quienes tienen visión de largo plazo, en un horizonte de tiempo y a quienes no se le arrodillen al Presidente".

El consenso es amplio entre los economistas del país. "Si Uribe elige dos personas con perfil técnico estaremos tranquilos. El problema está en si elige funcionarios con un vínculo personal, allí se podría poner en entredicho la autonomía del Banco de la República", dice Salomón Kalmanovitz, ex codirector del banco.

Para ser justos, hasta el momento la Junta del Banco de la República ha dado muestras de total independencia, pese al estilo del presidente Uribe que suele 'presionar' más de la cuenta. En la actual Junta hay mayoría de 'cuota' de Uribe. Además del Ministro de Hacienda, quien preside la Junta, hay tres codirectores que fueron designados por este gobierno: Juan José Echavarría, Juan Mario Laserna y Carlos Gustavo Cano. Sólo dos vienen de gobiernos anteriores: Leonardo Villar, quien fue designado por el ex presidente Ernesto Samper y Fernando Tenjo, nombrado por Andrés Pastrana en su gobierno.

¿Ahora bien, cómo podría recomponerse la Junta y quiénes podrían llegar? Es la pregunta del millón, sobre la que sólo hay conjeturas.

La única certeza es que Leonardo Villar debe salir por cumplimiento de término legal (12 años como máximo). El siguiente cambio (deben hacerse dos) podría estar entre Tenjo y Laserna. Si se decide cambiar a Tenjo, se conformaría una Junta ciento por ciento de Uribe. Analistas creen que para enviar una señal de independencia, ésta no sería la ficha a mover. En ese caso, entraría en juego Juan Mario Laserna quien, a decir verdad, no ha sido cercano al Presidente, y se le atribuye más su llegada al banco al ministro de Defensa, Juan Manuel Santos. Expertos creen que no movería ni a Carlos Gustavo Cano que ha sido fiel intérprete de sus posiciones ante la Junta, ni a Juan José Echavarría, con quien mantiene una muy buena relación.

La lista de candidatos para entrar es larga. En un sondeo entre economistas y ex codirectores realizado por SEMANA salieron los siguientes nombres: Armando Montenegro, ex director de Planeación; Alejandro Gaviria, decano de economía de la Universidad de los Andes y ex subdirector de Planeación de Uribe; Juan Carlos Echeverry, ex director de Planeación de Pastrana; Juan Ricardo Ortega, actual secretario de Hacienda de Bogotá; Juan Pablo Córdoba, presidente de la Bolsa de Valores de Colombia; Hernando Vargas, gerente técnico del Banco de la República; Roberto Steiner, director de Fedesarrollo y ex representante de Colombia ante el Fondo Monetario Internacional, y Jorge Humberto Botero, actual representante ante el Banco Mundial y ex ministro de Comercio.

Algunos piensan que Uribe no debe descartar gente que está en el exterior y que tiene amplia experiencia en esta coyuntura internacional, como los economistas Jorge García, Mauricio Carrizosa, Santiago Herrera, Juan Carlos Jaramillo y Carlos Felipe Jaramillo. En la baraja de opcionados también caben Mauricio Cabrera y Adolfo Meisel. Hay bastante consenso entre los consultados en que sería inconveniente que Uribe se incline por alguno de sus actuales subalternos como Carolina Rentería, actual directora de Planeación Nacional, o Juan Pablo Zárate, viceministro de Hacienda. "Un subordinado no sería bueno porque es gente que obedece ciegamente, no discute", dice Kalmanovitz.

El ex ministro de Hacienda Rudolf Hommes cree que Uribe tomará con responsabilidad la elección y dice que no hay que temer por esas personas cercanas al gobierno que muchos creen son más influenciables. "A Juan XXIII lo nombraron por blandón y resultó revolucionando la Iglesia".

Lo cierto es que el presidente Uribe tiene hasta enero para escoger las dos nuevas personas que integraran el equipo de codirectores. Lo importante es tener claro que, como dice el ex director de Planeación Nacional Juan Carlos Echeverry, no cualquiera, por más título de economista que tenga, o por más libros que haya leído, está en capacidad de sentarse en una Junta Directiva de un banco central. "Una cosa es ser cirujano y otra médico en un puesto de salud. Ahora se requiere un cirujano de altísima calidad".

Ojalá Uribe se tome tan en serio como Obama la conveniencia de escoger lo más selecto de la economía para estos tiempos difíciles.
 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.