Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/28/2004 12:00:00 AM

"No hay un intercambio de votos"

La presidenta de la Cámara, Zulema Jattin, moderó su entusiasmo por Uribe porque cree que hay que rectificar muchas cosas del equipo de gobierno.

Hasta hace poco, Zulema Jattin fue considerada una uribista 'pura sangre'. Pero desde hace unas semanas se ha distanciado del gobierno. Ahora tiene "un optimismo moderado" frente a la gestión del presidente Álvaro Uribe.

Y esto le preocupa al gobierno porque ella es una de las parlamentarias más influyentes. Además de presidir la Cámara, donde cursan proyectos cruciales para el Ejecutivo como la reforma tributaria y la reelección presidencial, Jattin tiene liderazgo entre otros parlamentarios. En el último mes ha convocado a más de 30 de sus colegas para que consideren la posibilidad de reconciliarse con el Partido Liberal.

De otra parte, en una movida poco usual, la Cámara citó a la ministra de Educación, Cecilia María Vélez, y a la Canciller, Carolina Barco, para que expliquen por qué el gobierno no respalda la reelección de la secretaria ejecutiva del Convenio Andrés Bello, la colombiana Ana Milena Escobar. Esta es una decisión de injerencia exclusiva del Ejecutivo que se tomó porque el gobierno no cree conveniente que un colombiano ocupe este cargo diplomático cuando su sede está en el país. Además la transparencia en la gestión de la secretaria ha sido cuestionada y sólo tiene respaldo de dos de los 10 países del Convenio.

SEMANA habló con Zulema Jattin sobre el gobierno de Uribe, la reelección y las pujas políticas por puestos.

SEMANA: ¿Por qué es menos optimista frente al presidente Uribe?

Zulema Jattin.: En 1999 acompañé al candidato Uribe Vélez en una campaña que se preveía no iba a ser exitosa. Tenía fe ciega en sus propuestas. Dos años y medio después continúo con fe pero siento que como equipo hay que rectificar muchas cosas.

SEMANA: ¿Qué cosas?

Z.J.: Muchos en el equipo de gobierno no acompañaron al Presidente en campaña, incluso apoyaron candidatos opuestos. Las relaciones de miembros del gobierno con el Congreso han sido complejas, porque muchos no conocen cómo funcionamos. El Presidente debería tener un equipo más comprometido con sus programas.

SEMANA: ¿Cómo va el proceso que lidera de agrupar a congresistas liberales en una disidencia del partido?

Z.J.: Alrededor de 50 representantes y más de 15 senadores estamos estudiando retornar al partido en el Congreso de mayo de 2005 o agruparnos en un solo movimiento. Hemos pensado que este podría llevar por nombre Apertura Liberal.

SEMANA: ¿Hay posibilidades reales de formar consensos frente a la reelección en el Congreso liberal de mayo?

Z.J.: Si asistimos al Congreso tendremos que acatar sus decisiones. Allí puede suceder que las mayorías voten contra la reelección, y los opositores también corren el riesgo de que se impongan las mayorías a favor de Uribe.

SEMANA: ¿El acercamiento de parlamentarios uribistas al liberalismo se debe a que están pensando cómo posicionarse mejor en las listas electorales al Congreso?

Z.J.: La opción de retornar al Partido no obedece al interés electoral de 2006, sino a nuestra ideología liberal. Si nos agrupáramos en un solo movimiento también pasaríamos el umbral.

SEMANA: ¿Algunos liberales uribistas están menos entusiastas con Uribe porque ha consentido burocráticamente a los conservadores?

Z.J.: No nos importa que los conservadores participen en el gobierno porque son una fuerza aliada importante. Pero sí creemos en la necesidad de conformar un equipo de gobierno con mayores capacidades técnicas, mejores relaciones con el Congreso y conocimiento de la realidad nacional que trascienda su filiación partidista.

SEMANA: ¿Es decir, algunos liberales uribistas están descontentos porque les han dado menos puestos?

Z.J.: En el gobierno se hacen concursos abiertos en donde se presentan cientos de personas para un cargo, y allí no hay ningún tipo de influencia política. No participamos en esas decisiones de gobierno.

SEMANA: ¿Acaso usted no compitió con el senador Germán Vargas Lleras por la gerencia de Findeter?

Z.J.: Primero, quien gana las elecciones es quien gobierna. La bancada uribista ganó las elecciones con el presidente Uribe y participa en el desarrollo legislativo de su programa. También puede sugerir quiénes lo van a desarrollar. No se trata de un intercambio de posiciones burocráticas por votos, sino de la participación legítima de quienes hacemos parte de la bancada. Segundo, nunca he competido con el senador Vargas. El gobierno decidió nombrar a María Cristina Londoño en Findeter.

SEMANA: Usted habla de independencia del Ejecutivo, pero la Cámara citó al gobierno para que explique un nombramiento que como el de la secretaria ejecutiva del Convenio Andrés Bello es absolutamente del fuero del Ejecutivo. ¿Por qué?

Z.J.: La preocupación de la Cámara radica en la decisión de Colombia de no avalar para un organismo internacional a un ciudadano colombiano que, como Ana Milena Escobar, tenía prácticamente definida su reelección.

SEMANA: Pero el Congreso nunca interfiere en el nombramiento de cargos diplomáticos, ¿por qué tanto interés en este caso?

Z.J.: El tema de la secretaría ejecutiva del convenio Andrés Bello no tiene relación directa con el nombre de Ana Milena Escobar. Es insólito que el gobierno decida desprenderse de la única representación internacional que tiene Colombia.

SEMANA: ¿A qué se debe la demora para hacer el último debate de la reelección en la Cámara? Se dice que el gobierno estaba 'cuadrando' mayorías...

Z.J.: La demora obedece a la decisión del gobierno de presentar toda la agenda legislativa de este periodo por la Cámara y no por el Senado. Hemos discutido proyectos importantes como el acto legislativo de pensiones, el estatuto orgánico de la fiscalía y el presupuesto. La Cámara se saturó y la reelección no es la única prioridad.

SEMANA: Se dice que los congresistas negociaron partidas presupuestales a cambio de apoyar la reelección. Y de usted dicen que presionó por incluir recursos para subsidios de vivienda que indirectamente favorecen su fundación, dedicada a este tema.

Z.J.: Eso no tiene fundamento. El gobierno adjudicará 30.000 millones en subsidios de vivienda de interés social en lo que resta del año. Esta iniciativa no beneficia políticamente a nadie, hay un decreto que hace transparente la política de vivienda. Este define techos presupuestales por departamento, puntajes de calificación y cómo compiten oferentes de proyectos y aspirantes a los subsidios.

SEMANA: ¿Cuáles han sido sus logros en esta legislatura?

Z.J.: Hay proyectos que son motivo de orgullo para la Cámara, como el que permite a las cajas de compensación captar recursos públicos para microcréditos de vivienda de interés social o el que estimula cultivos de tardío rendimiento como palma y caucho. Además aprobamos, entre 30 proyectos, el presupuesto de la Nación para 2005 con recursos importantes para inversión social y el estatuto orgánico de la Fiscalía. En lo administrativo, con mi gestión se han ahorrado más de 3.000 millones de pesos y abrimos una licitación para la adquisición de equipos que permitirán modernizar la entidad

SEMANA: Y en 2006, ¿se lanzará al Senado?

Z.J.: Si Dios quiere, y me va bien, repito en la Cámara.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.