Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/30/2012 12:00:00 AM

"No necesitaba ser secuestrado para conocer el conflicto": Roméo Langlois

La comisión humanitaria llegó con el periodista francés que estaba en poder de las FARC a la vereda San Isidro, en Caquetá. El operativo de liberación había comenzado a las 4:30 a. m., después de 32 días en cautiverio.

La vereda de San Isidro, en el municipio de Montañita, Caquetá, arropó al periodista francés Roméo Langlois momentos después de que fue puesto en libertad, tras permanecer en cautiverio por el Frente 15 de las FARC durante 32 días. La guerrilla cumplió el protocolo de liberación y entregó al periodista a la comisión humanitaria.
 
Escoltado al menos por seis guerrilleros de las FARC, el comunicador, de 35 años, apareció por un costado de la plaza del caserío hacia la 1:30 p. m. usando una camisa gris. Los habitantes de la zona lo rodearon para saludarlo.

Con una cámara pequeña de video que cargaba en su mano derecha él mismo grabó las primeras imágenes de su liberación. Mientras periodistas regionales lo interrogaron sobre la forma como fue secuestrado el pasado 28 de abril en zona rural de Montañitas, departamento de Caquetá, Langlois apareció sonriente con una barba semipoblada y en aparente buen estado de salud pues llegó por sus propios medios.
 
En las imágenes transmitidas por la cadena Telesur se ven centenares de habitantes grabando con celulares y cámaras digitales la llegada del corresponsal de France 24 y Le Figaro, quien ha trabajado como periodista doce años en Colombia.

El reportero habló antes con Telesur que con la misión humanitaria que lo esperaba en una tarima, donde un jefe guerrillero daba un discurso sobre las necesidades de este poblado caqueteño.

En medio del tumulto el periodista expresó que durante el mes que permaneció en poder de las FARC no fue maltratado ni amarrado, recibió buena comida y siempre fue tratado "como un invitado". Sostuvo que no necesitaba la experiencia que vivió, de estar retenido, para entender el conflicto interno colombiano.
 
"Yo no necesitaba de esta experiencia, de ser secuestrado, para conocer a la guerrilla y el conflicto, yo estaba haciendo esto porque el trabajo del periodista es cubrir todos los lados del conflicto, y este conflicto no está cubierto", comentó.

En sus primeras declaraciones Langlois justificó su presencia con el Ejército en el momento de su secuestro en que "el trabajo de uno, como periodista, es cubrir todas las partes del conflicto".
 
Y despejó las dudas sobre el operativo policial y militar en el que se vio involucrado, al detallar que el laboratorio de drogas destruido en aquella acción era "pequeño y modesto", lo que contradijo la versión del Ejército, que aseguraba que se trataba de una operación antidroga importante.

"Era un pequeño laboratorio que la gente utiliza acá para sobrevivir", detalló.

En medio del tumulto y de la comitiva que lo acompañaba hasta el avión que lo trasladará a Bogotá, Langlois también dijo que era necesario que más periodistas cubrieran el conflicto del lado de la guerrilla de las FARC.

Así mismo, censuró que "se haya hecho mucha política" con su caso y expresó el deseo que tanto el Ejército como las FARC sigan llevando periodistas a las zonas de conflicto, ya que es la única forma de que se conozca la realidad que vive Colombia. 

Con EFE y AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.