Jueves, 19 de enero de 2017

| 1986/10/06 00:00

"NO NOS DEJAREMOS PROVOCAR"

HABLA BRAULIO HERRERA

"NO NOS DEJAREMOS PROVOCAR"

"No nos dejaremos provocar".
Con el ánimo de aclarar algunos puntos de la controversia entre la UP y voceros de las FF.AA., SEMANA entrevistó al representante a la Cámara por ese movimiento, Braulio Herrera, y le pidió que concretara las acusaciones de la UP contra el general (r) y ex ministro de Defensa, Fernando Landazabal Reyes.

SEMANA: ¿Quiénes están matando a la UP?
BRAULIO HERRERA: Los grupos paramilitares, que están institucionalizados en este país. En el reglamento de combate de contraguerrillas de las Fuerzas Armadas de Colombia, estos grupos paramilitares aparecen en la página 320 bajo el nombre de "grupos de auto-defensa". En realidad, son grupos de civiles que el Ejército conforma en lugares donde hay peligro subversivo, dota con armas privativas de las Fuerzas Armadas, entrena y financia. Estos grupos paramilitares están al mando de la primera base del batallón de la zona donde operan.

S.: ¿Qué es el reglamento de combate contraguerrillero?
B.H.: Es un acopio de experiencias de los norteamericanos en América Central y en Vietnam, y también de las propias experiencias nuestras.
Hay párrafos completos que, inclusive, se ve que están mal traducidos del inglés al español. Su esencia es la teoría de la seguridad nacional, que es el nutriente ideológico de nuestras Fuerzas Armadas. Parte del principio de que la confrontación Este-Oeste no puede resolverse a nivel mundial, sino al interior de cada país. De ahí surge la figura de la guerra interior, que es en esencia la actividad que desarrollan las Fuerzas Armadas: es una guerra a muerte, sin tregua, de un contenido profundamente anticomunista, que ve cualquier lucha por los derechos humanos o la apertura política como subversiva. De ahí que el Ejército elabore y distribuya propaganda negra, de la cual los asesinatos de los líderes de la UP es apenas una de las formas de esa propaganda.

S.: ¿Eso significa que ustedes no están dispuestos a confiar en los militares?
B.H.: Sí, si se produce una gran depuracion de las Fuerzas Militares. De lo contrario, jamás habrá paz en Colombia. Lo primero que debe hacer el gobierno es prohibir la teoría de la seguridad nacional como instrumento de formación del Ejército.

S.: ¿ Cuál es la responsabilidad concreta que ustedes le adjudican al general Landazábal?
B.H.: Basta leer a Landazábal.
Leer sus textos fundamentales. Leer su libro famoso sobre la subversión, o su último libro sobre el precio de la paz o escuchar sus últimas declaraciones. Basta leer a Landazábal para darse uno cuenta de que el principal cerebro de la teoria de la seguridad nacional es él.

S.: ¿Ustedes lo señalan apenas como un instigador, o tienen pruebas de sus nexos directos con algún grupo paramilitar?
B.H.: Landazábal Reyes ha sido un enemigo declarado del proceso de paz y reconciliación nacional. Ya es hora de que Landazábal y el propio Belisario Betancur le cuenten al país por qué este personaje siniestro salió del Ministerio de Defensa. Landazábal se opuso violentamente al proceso de paz, y bajo su ministerio hubo momentos muy críticos en el gobierno de BB, porque los apetitos golpistas de Landazábal fueron evidentísimos.
Pero a eso hay que agregarle sus tesis sobre vacío de poder y punto de no retorno. El sostiene que cuando hay un vacío de poder, quienes deben llenarlo son las FF.AA. Esta concepción de Landazábal la conoce muy bien la América Latina, porque la ha vivido en carne propia.

S.: ¿Pero, insistimos, tienen ustedes alguna prueba concreta contra Landazábal?
B.H.: Cuando el procurador general de la Nación inició las investigaciones de la existencia del MAS en Colombia, salieron en la primera parte de la lista 59 militares complicados, todos ellos subalternos del general Landazábal. Es un instigador, un ideólogo de la política golpista, de las concepciones neofascistas, enemigo de Colombia, de la paz, de la UP Y de eso ha hecho confesiones de parte

S.: Según usted, han sido asesinados cerca de 300 militantes de su movimiento político. La gente se pregunta ahora cuál es el límite de la UP...
B.H.: Todos estos asesinatos tienen como propósito aterrorizar al movimiento popular y democrático. Pensamos que esta escalada no va a terminar. Pero nosotros no nos dejaremos provocar. Nuestra bandera seguirá siendo la paz, asi mañana se rompa la tregua, por la acción provocadora de los enemigos. Estamos indignados, rabiosos, pero estamos respondiendo con serenidad. La situacion, sin embargo, es muy grave.
No sabemos a dónde irá a parar esto.

S.: ¿Por qué se ha empeñado su movimiento en acusar al Ejército, en cambio ha descartado la participación de otros grupos guerrilleros en los asesinatos contra la UP?
B.H.: Porque es ilógico.

S.: Pero a veces la guerrilla es ilógica...
B.H.: En estos momentos tenemos conversaciones con el M-19, con el EPL, con el ELN. Estamos llegando a acuerdos muy interesantes sobre el momento político actual. Además, la política de unidad nuestra tiene en la izquierda a una aliada natural, en todas sus vertientes. Nos une el objetivo de tomar el poder. La unidad de masas es la llave del triunfo.

S.: ¿Qué hablaron concretamente con el Presidente sobre el enjuiciamiento de quienes resulten implicados en los asesinatos contra militantes de la UP?
B.H.: Fue uno de los planteamientos principales que le hicimos al Presidente. Hasta dónde va la competencia de la justicia penal militar para juzgar a los militares que sean encontrados responsables de estos asesinatos.
Yo no sé mucho de leyes, pero sí sé que no podemos seguir permitiendo que los militares torturen y sean ellos mismos los que se juzguen.
Que desaparezcan a civiles y se juzguen. Que cometan toda clase de actos y se juzguen. Esa es la figura de la impunidad.

S.: ¿Y sobre protección directa? ¿Qué les ofreció el Presidente? B.H.: Este punto no se trató con el Presidente, pero creemos que en este momento el gobierno civil debe entrar a responder por nuestra seguridad. Y estamos solicitando medidas expeditas para que nos den armas.
Pero el comandante del Ejército ha dicho que hay que llenar unos requisitos que estan plenamente establecidos para cualquier ciudadano... y esa es la misma "mamadera de gallo" de todas las veces.
La otra vez publicaron que nos iban a dar salvoconductos, pero nos dijeron que no nos podían vender sino revólveres calibre 32. No sé por qué no nos ofrecieron más bien agujas, para enfrentarnos a sicarios de metralleta.

S.: ¿Cuántos guardaespaldas tiene usted ?
B.H.: Eso es un secreto de Estado.

S.: ¿Qué conversaron con el Presidente sobre las comisiones de paz y de verificación o sobre los organismos que harán sus veces?
B.H.: Hasta ahora el gobierno no ha planteado nada. Eso nos preocupa mucho. Porque Ossa es un hombre que tiene una inmensa responsabili dad, y tiene que hablar de todo. De paz, de reconciliación, de rehabilitación, de no sé qué más. Tiene que tratar el problema del paro cívico, resolver el problema del plan de rehabilitación... Mientras tanto, en este preciso momento, hay doce frentes guerrilleros agredidos, de los cuales cuatro están combatiendo con el Ejército. En el fondo lo que hay en la actualidad es un desconocimiento de los acuerdos de La Uribe. Por parte del gobierno hay buena voluntad, hay muchos ofrecimientos, pero hay un vacío. Y los sicarios han utilizado muy bien este vacío. Es un momento en el que el gobierno parece que no arranca, los liberales están peleando por las gobernaciones (cuando tienen todo el pastel), el conservatismo está colocado en la oposición total, el proceso de paz está en el aire. Se está llegando a la tesis del general Landazábal: cuando llega el vacío, ese vacío hay que llenarlo.

S.: ¿Por qué abuchearon a Durán Dussán en el entierro de Pedro Nel Jiménez?
B.H.: No quiero sumar más enemigos. Pero es que son muy graves las declaraciones de algunos dirigentes liberales. Durán Dussán hizo unas declaraciones muy desafortunadas.

S.: ¿Pero no le parece que las acusaciones de su movimiento contra el general Landazábal y el doctor Durán Dussán se están quedando en que ellos han criticado pública y verbalmente a la UP?
B.H.: Estamos de acuerdo en la confrontación política. A ellos no podemos pedirles que piensen como nosotros. Pero de expresar sus opiniones, a decir que la única respuesta en el Llano es la guerra, porque es un nido de bandidos, de contrabandistas, de traficantes, eso es otra cosa.
Porque eso es caer en la tesis de que hay que hacer una guerra total contra las ideologías contrarias al establecimiento. Mire usted que al general Landazábal lo que más le preocupa es que la UP esté luchando por el poder.
¿Cómo así? ¡Pues claro que estamos luchando por el poder!
S.: Finalmente, Jaime Pardo Leal en el entierro del representante de la UP, habló de la "autodefensa de masas". ¿Eso qué significa?
B.H.: Significa armarse para defender la vida, en caso de que las instituciones no sean capaces de defendernos. Porque eso sí, no nos vamos a dejar matar. Y el país puede estar seguro de eso. --

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.