Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2010/08/14 00:00

"No podemos seguir mirándonos el ombligo"

La canciller, María Ángela Holguín revela cómo se desactivó la crisis con Venezuela, qué falta con Ecuador y qué cambios habrá en la política exterior colombiana frente a Estados Unidos, la región y el resto del mundo.

"No podemos seguir mirándonos el ombligo"

SEMANA: ¿Cuáles son los siguientes pasos con Venezuela?
María Ángela Holguín: El viernes 20 de agosto tenemos una reunión para que las comisiones empiecen a trabajar y de ahí en adelante buscaremos mecanismos para intercambiar información. Y trataremos de que las comisiones se reúnan periódicamente.

SEMANA: ¿Qué hay de distinto entre esta reunión de los presidentes Santos y Chávez y las anteriores entre Colombia y Venezuela?
M.A.H.: Estamos haciendo un esfuerzo en lo personal. El temperamento y la forma de ser del presidente Santos ayuda a que sea una relación más institucional. Lo otro es que todo este proceso con Unasur y el acompañamiento del ex presidente Néstor Kirchner son importantes. El tema de Colombia y Venezuela se volvió un asunto regional. Cuando nosotros hicimos la gira por los países latinoamericanos, ese era el tema y todos los presidentes nos decían que esto se había vuelto "un tema regional que nos complicó mucho la integración, porque a cuanto foro vamos la pelea es el centro de las discusiones. Entonces nos gustaría que de alguna manera ustedes trataran de establecer una relación bajo ciertas reglas".

SEMANA:¿Es mejor la Unasur que la OEA?
M.A.H.:
No. Lo que pasa es que en este caso específico, el presidente Chávez no cree en la OEA. Acudimos a donde hay confianza, que es Kirchner. Tal vez si el secretario general fuera otro, tampoco estaríamos recurriendo a Unasur. La verdad, fue un tema bastante coincidencial. Hubo una muy buena relación del presidente Santos con Kirchner, en donde el ex presidente argentino dijo que él estaba listo para ayudar y generar confianza.

SEMANA: ¿Cómo será la convivencia de los dos países si los temas de las bases militares y los campamentos de la guerrilla quedaron en el congelador?
M.A.H.:
No diría que quedaron en el congelador, porque la discusión fue amplia sobre los dos temas. Esos asuntos no necesariamente están en la agenda del día a día, pero sí son temas de conversaciones entre los presidentes. La comisión de seguridad va a mirar ese tema.

SEMANA: ¿Qué papel jugó Brasil en esto?
M.A.H.:
Lula tuvo una conversación con Chávez y con Kirchner, el día anterior a la posesión, sobre la importancia de restablecer la relación. Para los brasileños también se volvió un tema de importancia regional.

SEMANA: Sobre la denuncia reciente que hizo Colombia ante la OEA de los campamentos de las Farc en Venezuela y demás, ¿se planteó alguna solución específica?
M.A.H.:
Se habló largo del tema. El asunto es mirar hacia adelante y evitar que esa situación pase en el futuro. Cuando Chávez dice "yo no tolero y no toleraré la presencia de la guerrilla en territorio venezolano", pues digamos que hay que partir de ahí.

SEMANA: ¿Borrón y cuenta nueva?
M.A.H.:
No, porque tenemos claro lo que ha venido de atrás. Estamos pensando en qué mecanismos utilizar para que no vuelva a ocurrir.

SEMANA:¿Cuándo se restablecerán plenamente las relaciones con Ecuador?
M.A.H.:
Dentro de la hoja de ruta que hay con Ecuador, queda un tema sensible que puede demorar un poco la normalización total de las relaciones. Quieren saber exactamente cómo fue la operación, si se utilizó o no la base de Manta, si los aviones eran colombianos o no, si las bombas utilizadas eran americanas o no. Quieren saber qué fue lo que pasó y mientras no sientan que hay una respuesta en ese sentido, no habrá normalización de la relación. Lo que les hemos explicado es que es un tema de seguridad, de defensa. Es muy complicada la información. El otro tema prioritario para ellos es que Colombia empiece a examinar la frontera y ver qué se puede hacer conjuntamente sobre el tema de refugiados en Ecuador. Voy a ir allá con varios ministros la semana del 23 de agosto. Recorreremos unos puntos de la frontera con los ministros ecuatorianos para empezar a implementar proyectos en la frontera tanto de infraestructura como de desarrollo social.

SEMANA: ¿Sobre la demanda que tiene Ecuador en La Haya contra Colombia por las fumigaciones, se ha hablado de que se retire?
M.A.H.:
No, esa no la tocamos. Eso sigue su curso y toma tiempo.

SEMANA: ¿Quién será embajador en Ecuador?
M.A.H.:
No. No hay relaciones por ahora...

SEMANA: EL presidente Santos, en el discurso de posesión, enfatizó mucho los contactos directos, sobre todo con Venezuela. Eso significa que países que han ofrecido sus buenos oficios por lo menos en esta instancia no se necesitan.
M.A.H.:
Muchos gobiernos tenían la inquietud de cómo se iban a reunir los cancilleres. Creo que el hecho de que yo tuviera algo de conocimiento del gobierno venezolano hacía más fácil el primer acercamiento. No necesitábamos a alguien que nos acercara.

SEMANA: ¿La prioridad en la región cuál es?
M.A.H.:
Lograr unas buenas relaciones con la región, independientemente de que pensemos igual o nos identifiquemos con la manera de conducir el país. Aunque las diferencias sean grandes, podemos trabajar por la integración y por proyectos que beneficien a los países. En eso, por ejemplo, (el presidente chileno Sebastián) Piñera lo ha hecho muy inteligentemente cuando dice "yo estoy como los franceses, viva la diferencia. Yo no pienso como el gobierno venezolano ni el gobierno venezolano piensa como yo, pero creo que podemos hacer mucho juntos". Nadie se imaginó que la relación de Piñera con Chávez fuera a ser tan buena como es.

SEMANA: Llamó la atención que en el discurso de posesión del Presidente no se mencionó a Estados Unidos y que Santos no hiciera una visita a Washington.
M.A.H.:
El Presidente considera que la relación con Estados Unidos es muy buena y que va a seguir exactamente igual. Él se había reunido con Hillary Clinton entre la primera y segunda vuelta. La verdad es que tuvo la conversación como virtual Presidente electo, entonces no vio la necesidad de ir. Como tampoco había mucho tiempo, decidió avanzar en el acercamiento con otros países. El habló con Obama y quedaron que antes de que se acabara el año iba a Estados Unidos.

SEMANA: Una de las propuestas que salieron de la gira del presidente Santos por Europa fue el tema de la Oecd. ¿Por qué es tan importante que Colombia sea miembro de la Oecd?
M.A.H.:
Realmente, como dice el presidente Santos, la Oecd es un club de buenas prácticas. Es cómo lograr que el país suba en su estándar de exigencia en ciertos temas que son importantes para que mejoremos. Eso es un proceso largo. Chile se demoró dos años, México sigue tomando decisiones porque son leyes que se tienen que ajustar a la Oecd. Lo que se quiere es que se empiece, y a final de mes vienen varios miembros de la organización para empezar a mirar tema por tema. Es importante destacar que tanto Francia como Alemania apoyaron nuestra aspiración.

SEMANA: En cuanto a otras regiones y las relaciones con otras partes del mundo, como Asia y África, ¿qué se piensa hacer?
M.A.H.: Asia, sobre todo. El Presidente quiere que montemos una política bastante activa con Asia. También quiere fortalecer los países del Arco -México, Perú, Chile y Colombia- para mirar hacia el continente asiático como un bloque. Muy seguramente abriremos un par de embajadas en Asia y fortaleceremos otras.

SEMANA: ¿En qué países?
M.A.H.:
Todavía no sabemos. Y embajador, tampoco.

SEMANA: Colombia está de candidata para entrar al Consejo de Seguridad de la ONU. ¿Cómo va esa campaña?
M.A.H.:
Lo que pasa es que no hemos logrado que todos los países de América Latina y el Caribe nos apoyen. Conseguir votos uno a uno es más difícil.

SEMANA: ¿Por qué queremos estar en el Consejo de Seguridad en este momento?
M.A.H.:
Porque es bueno que Colombia pueda participar en lo que pasa en el mundo y no solamente nos miremos el ombligo.

SEMANA: No se volvió a hablar de los No Alineados.
M.A.H.:
No sé... pero es un foro importante para Colombia en lo multilateral. Son 120 países.

SEMANA: ¿Cómo encontró la Cancillería? ¿Piensa hacer algunas reformas?
M.A.H.:
Más que reformas, lo que sí quiero es unos cambios al método y funcionamiento de la carrera diplomática. Desde que la gente entra a la carrera debería especializarse. O entra al tema bilateral o al tema multilateral, o al tema consular. Además, aspiro ampliar el número de candidatos a la carrera diplomática.

SEMANA: Hay un embajador con investigación penal y acusación en la Fiscalía: Sabas Pretelt en Italia. ¿Se va a mantener en el cargo?
M.A.H.:
Lo que habíamos pensado con el embajador Pretelt es que se quede hasta diciembre, ya que está presidiendo una importante comisión en la FAO.

SEMANA: ¿Habrá relevo total de los embajadores?
M.A.H.:
Se queda la mitad, pero no hay afán.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.