Viernes, 19 de septiembre de 2014

| 2013/07/05 00:00

"No seguiré exponiendo a mis funcionarios"

Así respondió el director del Inpec ante el nuevo ataque que sufrió un vehículo de la institución. Hay cuatro fugados.

Al parecer el hecho fue perpetrado por bandas criminales. Foto: .

Este viernes, el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC) volvió a sufrir un revés. Tras ser atacado uno de sus vehículos en las inmediaciones de Tarazá y Puerto Valdivia, los agresores se llevaron a cuatro reclusos. En el hecho, cinco miembros de la entidad carcelaria resultaron heridos y fueron trasladados a centros asistenciales de Yarumal y Tarazá (Antioquia).

El director del Inpec, general Gustavo Adolfo Ricaurte, ordenó abrir una investigación disciplinaria, y anunció que enviará copias a las autoridades competentes "para establecer posibles responsabilidades –por omisión- alrededor de la seguridad de la remisión y el cumplimiento de los protocolos".

El alto oficial pidió a los jueces y los fiscales que cuando los presos deban ser trasladados a zonas con difíciles condiciones de orden público, se permita realizar audiencias virtuales. En ese sentido, insistió en que "por ningún motivo seguirá exponiendo a los funcionarios del Inpec, solo porque no se ha arreglado la realización de las audiencias virtuales de internos".

Ricaurte reiteró que investigará a los funcionarios que pudieron incurrir en omisión al no solicitar el apoyo de la fuerza pública para el transporte de los internos.

“Esta dirección no aceptará disculpas de los funcionarios que hayan tenido responsabilidad, por omisión, en una escolta que estaba ordenada y advertida de que tenía que tomar todas las precauciones del caso. Segundo, vamos a investigar por qué no pidieron el apoyo de la fuerza pública, como estaba ordenado, y tercero, indagaremos por qué se violaron los protocolos, los manuales y los reglamentos que se ordenan en una remisión judicial. Quien tenga responsabilidad no solo debe responder disciplinariamente, sino judicialmente”, indicó.

Ricaurte aclaró que si no se contaba con el personal suficiente, no se debió realizar la remisión judicial, y exigió a quienes se llevaron a las cuatro personas, que los regresen antes de las próximas 72 horas, porque de lo contrario, advirtió, los presos enfrentarán una condena más, esta vez por el delito de fuga de presos, que contempla cuatro años de cárcel. Dicho delito también cobijaría a los agresores del hecho.

Al parecer, el ataque fue perpetrado por miembros armados de bandas criminales, las cuales habrían impedido el paso del vehículo al atravesar un camión en la carretera. Según las autoridades, los desconocidos usaron armas de largo alcance.

Los funcionarios del Inpec cumplían el trayecto desde Montería (lugar de la diligencia) a Medellín, en un vehículo de la institución de placa OBI 409. La remisión regresaba de una serie de diligencias judiciales que comenzó el pasado martes y concluyó este viernes.

Los reclusos fugados durante el ataque se identifican como John Jairo Villalba, condenado a 20 años por concierto para delinquir y homicidio; Héctor Fabio Restrepo Salazar, condenado a nueve años por concierto para delinquir y homicidio; Éver Luis Pupo Ramos, sindicado de concierto para delinquir, y Óscar Mario Galvis (alias 'Pantera'), condenado a siete años por concierto para delinquir y porte y fabricación de armas de fuego. Los internos pertenecían al establecimiento de Cómbita (Boyacá).

Villalba y Restrepo, según el director del INPEC, son miembros de la banda criminal los ‘Urabeños’, mientras alias ‘Pantera’ pertenece a la banda los ‘Rastrojos’. Este último, según las autoridades, es el interno que presenta más nivel de peligrosidad entre los cuatro fugados, razón por la que, en el vuelo a Montería fue enviado en avión. Al respecto, se investiga por qué su regreso a Boyacá se hizo por vía terrestre y con la presencia de solo cinco guardias. 

Por su parte, Restrepo y Galvis, según sus hojas de vida carcelaria, se caracterizan por tener registros de buena conducta. El primero lleva siete años y medio en prisión, y solo le falta un año y medio para regresar a la libertad.

En la acción -ocurrida en el sector conocido El 12, en el bajo Cauca antioqueño, fueron heridos el inspector Yeison Gómez y los dragoneantes Giovanny Parra, Cristián Gómez, Robinson López y Mauricio Ricardo Camargo. El primer oficial herido se encuentra en delicado estado de salud tras sufrir una herida en el cráneo y será remitido a la capital de Antioquia en un avión de la Policía. El resto de los heridos recibieron impactos de arma de fuego en diferentes partes de su cuerpo, y según el Inpec, están fuera de peligro.

El pasado 4 de junio otra comisión del INPEC también fue objeto de una emboscada, al parecer, por parte de las FARC. Este hecho ocurrió en la vía que une a San Vicente del Caguán con Florencia (Caquetá). En esa ocasión, cuatro guardias y un recluso perdieron la vida, además, tres internos resultaron heridos.

Tras comparar los dos hechos, Ricaurte indicó que son totalmente distintos. Según él, lo ocurrido en Caquetá “es muy diferente porque fue una emboscada en la que se hicieron tiros de gracia y se asesinaron a los dragoneantes y a un interno, además, de dejar heridos a otros tres reclusos. Lo ocurrido este viernes fue un acto planeado, en el que se sabía que había una remisión”.

En la tarde de este viernes, el comandante de la Policía de Tarazá lidera los operativos en la zona para dar con el paradero de los internos fugados y los responsables del ataque.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×