Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2009/08/22 00:00

"No vamos a Argentina a consultar nada"

El canciller Jaime Bermúdez habla del acuerdo militar con Estados Unidos, las relaciones con los países vecinos y los planes para la reunión de Unasur en Bariloche.

"No vamos a Argentina a consultar nada"

Jaime Bermúdez tiene en la cabeza todas las preocupaciones que pueden acosar al canciller de un país que sostiene endebles relaciones con sus dos más importantes vecinos. Se prepara para acompañar al presidente Uribe en Unasur mientras, aseguran fuentes del gobierno, se espera el resultado de un acercamiento importante entre Colombia y Ecuador a través del Centro Carter. Fruto de esa mediación deberá ser un compromiso serio de parte del gobierno del presidente Correa en materia de colaboración en la lucha contra el terrorismo. De no darse ese compromiso, Colombia no estaría en capacidad de comprometerse a descartar la posibilidad de nuevas acciones como la que le costó la vida a 'Raúl Reyes'.

GUSTAVO GÓMEZ: Dijo Juan Gossaín que "la prudencia no puede ser enemiga de la dignidad". ¿Comulga nuestra diplomacia con la política de ponerle a Hugo Chávez la otra mejilla?

JAIME BERMÚDEZ: Para nada. Obramos con firmeza para defender los intereses nacionales, con prudencia para no caer en provocaciones y con audacia para explorar opciones.

G.G.: En el aviso que Chávez publicó en la prensa, responsabilizaba, motivo episodio de las bases, a Colombia de amenazar la unidad regional. ¿Somos verdugos de Unasur?

J.B.: Primero, publicaciones de esa naturaleza hablan bien es de la libertad de prensa que sí se respeta aquí, y, segundo, déjeme decirle que la comunidad internacional es muy solidaria a la hora de darnos el pésame por los muertos, pero no en el momento de colaborar en la lucha contra el terrorismo.

G.G.: ¿Cuándo conoceremos el texto del acuerdo de las bases?

J.B.: Cuando esté formalizado, seguramente será público.

G.G.: ¿Colombia, desde un principio, no supo explicar bien la esencia del acuerdo?

J.B.: Es posible, y yo en eso puede que tenga parte de responsabilidad, pero lo importante es el fondo de lo que se convino.

G.G.: ¿El gobierno objetó algún punto propuesto por Estados Unidos?

J.B.: No, pero introdujimos elementos que no existían en materia de la inmunidad para los norteamericanos. Las autoridades colombianas conocerán los resultados de las eventuales investigaciones que se les adelanten si incurren en conductas al margen de la ley, podremos hacer seguimiento a esas investigaciones, no habrá inmunidad para contratistas y no va a haber cortes marciales de Estados Unidos en territorio colombiano. En el caso más extremo, aquí, en la embajada, que es territorio norteamericano.

G.G.: ¿Con la posibilidad de pedir a esos militares en extradición?

J.B.: Eso jurídicamente es procedente. El acuerdo establece la posibilidad de solicitar a Estados Unidos el levantamiento de la inmunidad a su personal.

G.G.: El embajador Brownfield habló de misiones conjuntas contra las Farc. ¿De acuerdo?

J.B.: Las operaciones de combate las harán los colombianos, pero se prevé un acompañamiento de norteamericanos.

G.G.: ¿Qué pasará si una misión conjunta nos lleva a la frontera venezolana?

J.B.: No especulemos. El objetivo de este acuerdo no es generar problemas en las fronteras, sino defender a Colombia de narcotráfico y terrorismo.

G.G.: Brownfield ha dicho que en Venezuela el paso de droga se ha multiplicado 15 veces. ¿Se monitoreará a Venezuela desde Colombia?

J.B.: Eso lo dice es el satélite de Naciones Unidas. Pero no, no se harán monitoreos.

G.G.: Si la lucha contra el terrorismo lo requiere, ¿habrá aumento de asesores?

J.B.: Sí, pero el objetivo es aumentar la capacidad técnica. Hemos disminuido en los últimos años la presencia de militares norteamericanos y hoy sólo hay 71.

G.G.: ¿Y contratistas?

J.B.: 400 en promedio al mes.

G.G.: ¿Con derecho a entrar en cualquier base?

J.B.: No lo sé.

G.G.: ¿Esto de las bases nos tiene aislados en la región?

J.B.: De ninguna manera. Con Brasil tenemos una alianza especial y su inversión aquí ha aumentado; este año firmamos más de 13 acuerdos. Con Chile firmamos el TCL y un acuerdo de seguridad social. Me reuniré en Santiago con la presidenta Bachelet. El Presidente de México ha venido dos veces. Colombia fue aceptada como miembro de pleno derecho al Plan Panamá Puebla y la próxima reunión será aquí. Presidimos este año la Asociación de Estados del Caribe, desde donde lanzamos una estrategia de cooperación, y con Perú la relación es inmejorable, sólo para dar algunos ejemplos. 

G.G.: Rusia acaba de vetar la carne colombiana. ¿Guiño a Chávez?

J.B.: Tenemos las mejores relaciones con ellos. Su canciller nos visitó y este semestre viajaré a Rusia. Lo de la carne es un asunto técnico de aftosa.

G.G.: ¿La presidenta Kirshner tuvo la delicadeza de hablar con Colombia antes de sustituirnos en las relaciones comerciales con Venezuela?

J.B.: Nunca recibimos comentario alguno de parte de Argentina.

G.G.: Ecuador aceptó las disculpas de Uribe, pero insiste en que se cumpla lo prometido en República Dominicana: entregar el material de la operación. ¿Por qué no se ha hecho?

J.B.: Hemos considerado hacer la entrega a través de la OEA.

G.G.: ¿Cómo reactivar relaciones con un país que adelanta acciones judiciales contra un ex ministro de Defensa y en el que su Fiscal amenaza con vincular a procesos al comandante de las fuerzas militares y al presidente Uribe?

J.B.: Rechazamos toda decisión de la jurisdicción ecuatoriana frente a cualquier funcionario del Estado, incluido el Presidente. Es un exabrupto de la extraterritorialidad.

G.G.: Como fue un exabrupto entrar en su territorio. ¿No volveremos a hacerlo?

J.B.: No quisimos suplantar la jurisdicción o la autoridad de Ecuador, ni afectar a su comunidad.

G.G.: ¿Colombia no volverá a hacerlo?

J.B.: Nuestro compromiso es explorar posibilidades de acercamiento con Ecuador para aclarar estos temas.

G.G.: Veo que nuestro compromiso es no comprometernos con decir que no volveremos a hacerlo.

J.B.: Hemos presentado disculpas.

G.G.: Disculpas, claro, pero, insisto: ¿repetiríamos operaciones en Ecuador?

J.B.: Estamos explorando mecanismos de acercamiento. Colombia tiene consideraciones importantes. No se puede crear falsas expectativas. Seguimos abiertos a la facilitación del Centro Carter y la OEA.

G.G.: ¿Cuáles serán, en Unasur, nuestros límites de discusión sobre las bases?

J.B.: No vamos a Argentina a consultar nada; el acuerdo se cerró. Pero sí queremos una discusión sobre temas comunes, como los acuerdos de cooperación que tienen algunos países con naciones que no pertenecen a la región, el armamentismo de ciertos vecinos y el terrorismo.

G.G.: Digan lo que digan en estos días Chávez y Correa, ¿está confirmada la presencia del Presidente y de usted en Argentina?

J.B.: En la vida nada cambia hasta cuando algo cambie.

G.G.: Chávez o Correa: ¿cuál lo despeluca más?

J.B.: Me despeluco trabajando por Colombia y sus intereses.

G.G.: ¡Al menos reconoce que se despeluca!

J.B.: Bastante.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.