Viernes, 20 de enero de 2017

| 2009/04/11 00:00

"No vamos a quedarnos sin saber la verdad de lo que pasó en el DAS"

El director de la principal agencia de inteligencia, Felipe Muñoz, le resta importancia al escándalo de las "chuzadas" y dice que en Colombia cualquier persona puede intervenir celulares y correos electrónicos.

"No vamos a quedarnos sin saber la verdad de lo que pasó en el DAS"

Felipe Muñoz, director del DAS, espera los resultados de la investigación que adelanta la Fiscalía sobre el escándalo de las interceptaciones ilegales. Y prepara una serie de citas que pronto cumplirá con los parlamentarios para convencerlos de que las 'chuzadas' son, como dice, apenas una posibilidad. Habla poco con los medios sobre el particular, pero tiene mucho qué decir. Acerca la lengua a la guillotina.

GUSTAVO GÓMEZ: ¿El DAS sigue interceptando conversaciones telefónicas?

FELIPE MUÑOZ: Tomamos la decisión, con la Policía y la Fiscalía, de no hacer el traspaso de las salas de interceptación a la Policía mientras dure la investigación.

G.G.: Al Presidente lo vimos muy seguro el día que anunció que las salas del DAS quedaban bajo control de la Policía. ¿Lo que usted, el Fiscal y el general Óscar Naranjo acordaron tiene la bendición del Presidente?

F.M.: Lo que el Presidente dijo ese día era que había que tener un tercero validador que ayudara a tener confianza en el proceso. Eso fue lo que hicimos y, para evitar dudas de la opinión pública, mientras se investigue procederemos como le indico.

G.G.: ¿No hay nuevas interceptaciones?

F.M.: No nos han repartido nuevas interceptaciones. Aquí lo importante es esperar el pronunciamiento de la Fiscalía.

G.G.: El grueso de las grabaciones que se han señalado como ilegales no se hizo en las salas fijas, sino con lo que llaman equipos tácticos, móviles.

F.M.: No puedo confirmar que eso sea así.

G.G.: Se lo cuento porque tengo información muy confiable.

F.M.: Prefiero esperar a que me lo cuente la Fiscalía.

G.G.: ¿Cuántos equipos móviles tiene el DAS?

F.M.: Hay cuatro tácticos en funcionamiento.

G.G.: ¿No son siete?

F.M.: Cuatro en funcionamiento y tres en desuso, porque la frecuencia en la que graban es de una tecnología celular arcaica.

G.G.: ¿Está convencido de que con esos equipos no se 'chuzó'?

F.M.: No, yo no estoy convencido. Lo que creo es que en la dimensión de lo que hablan los medios de comunicación, por las características técnicas de esos equipos, habrían tenido que tener a disposición unos 60 aparatos durante 2.000 horas.

G.G.: ¿Los equipos pudieron haber salido del DAS sin dejar registro de ese uso?

F.M.: Aquí hay procedimientos y mecanismos, pero lo que quiero decir es que en el mercado no es el DAS el único que tiene este tipo de aparatos. Con un equipo de estos, entidades o particulares pueden interceptar celulares.

G.G.: ¿Cuándo se enteró de las grabaciones ilegales?

F.M.: Mi entonces jefe de prensa me comentó que había una información en medios. Eso fue un miércoles en la tarde. Hablé con el director de SEMANA, lo visité el viernes a las 5 de la tarde, me enteré de manera muy general y por eso el sábado tomé la decisión de llamar a la Fiscalía y la Procuraduría.

G.G.: Cuando estalló la crisis, usted nombró una comisión que incluía a Fernando Tabares, director de inteligencia, y a Jorge Lagos, subdirector de contrainteligencia. Hoy los dos están desvinculados. ¿Por qué?

F.M.: Lo que dije era que había citado al equipo directivo de la entidad para un comité de crisis. Luego tomé la decisión de aceptar las renuncias de un par de funcionarios de libre nombramiento y remoción.

G.G.: ¿Tabares y Lagos salieron por mero protocolo?

F.M.: Salieron para que pudiera armar mi equipo de trabajo.

G.G.: ¿Personas tan conocedoras del DAS no eran clave?

F.M.: Cada torero tiene derecho a traer su propia cuadrilla.

G.G.: ¿Presidencia manifestó su malestar con esos dos 'toreros'?

F.M.: No me han manifestado malestar alguno por decisiones administrativas.

G.G.: ¿Lagos y Tavares están siendo investigados?

F.M.: Hay procesos disciplinarios internos sobre algunos funcionarios.

G.G.: ¿Por interceptaciones ilegales?

F.M.: Investigamos todo, incluidas las presuntas interceptaciones.

G.G.: ¿Presuntas?

F.M.: Lo dirá la Fiscalía.

G.G.: ¿Tampoco cree en que se destruyeron horas y horas de 'chuzadas'?

F.M.: Si esa hipótesis llegara a ser cierta, de todas maneras la Fiscalía, con los sistemas de información de las salas fijas, puede demostrar si aquí las hubo o no. No vamos a quedarnos sin saber la verdad de lo que pasó en el DAS.

G.G.: ¿Existe un video de seguridad en el que un funcionario deja estas oficinas, con un computador bajo el brazo?

F.M.: Si sucedió, y no tiene una explicación válida, estamos frente a un procedimiento irregular.

G.G.: ¿Está consciente de que opera un mercado de venta y alteración de antecedentes judiciales que puede comprometer a funcionarios activos?

F.M.: Es una especulación, pero ese fenómeno se podría dar en una pequeña dimensión y por eso hemos tomado correctivos. Estamos verificando si en un caso específico, con antecedentes de desmovilizados del Bloque Centauros de las Autodefensas, se cometió un error.

G.G.: ¿Se hicieron interceptaciones no autorizadas de correos electrónicos?

F.M.: Es posible que se pudieran hacer desde aquí y es posible que se pudieran hacer desde el escritorio de un ciudadano con un mínimo conocimiento de sistemas. Hay cinco herramientas que se puede descargar de Internet que permiten que cualquiera pueda interceptar correos electrónicos.

G.G.: Interceptación ilegal, concierto para delinquir, falsedad documental… ¿Está preparado para que la Fiscalía le señale hechos concretos de corrupción de sus funcionarios?

F.M.: Completamente. Que se tome la decisión y sigamos adelante: el DAS es mucho más que este asunto de las interceptaciones.

G.G.: ¿Las investigaciones podrían llevarnos a Palacio?

F.M.: Estoy seguro de que no será así.

G.G.: Lo menciono porque el secretario general, Bernardo Moreno, dijo que él y la secretaria privada, Alicia Arango, estaban 'chuzados'. ¿Lo estaban?

F.M.: Eso han dicho los medios de comunicación.

G.G.: No, no lo dijeron los medios: lo dijo Moreno a los medios. Pero si el director del DAS duda de esas interceptaciones, ¿Moreno entonces se victimizaba o faltaba a la verdad?

F.M.: Para nada, lo que a mí me informó el director de SEMANA era que, aparte de las presuntas grabaciones, las fuentes les habían informado que miembros del gobierno estaban 'chuzados'.

G.G.: Moreno lo dio como un hecho.

F.M.: Creo que lo que estaba haciendo él era recoger lo que se comentaba. La información que recibí era de que había miembros del gobierno también interceptados, incluso yo, como director del DAS.

G.G.: ¿Qué costo tendrá la investigación para María del Pilar Hurtado, ex directora del DAS?

F.M.: Espero que ninguno. Estoy seguro de la ética, la transparencia y la calidad profesional de Pilar.

G.G.: ¿Agencias extranjeras podrían reducir la ayuda que prestan en materia de inteligencia?

F.M.: No es lo que me han manifestado.

G.G.: ¿Algunas de esas agencias colaboran en la tarea de detectar penetraciones a la región de Hizbollá?

F.M.: Una de las funciones del DAS es vigilar todo lo relacionado con el terrorismo y la posibilidad de que las organizaciones narcoterroristas tengan vínculos con organizaciones terroristas internacionales. Ha habido intentos de establecer esos vínculos.

G.G.: ¿El DAS escucha conversaciones de Venezuela?

F.M.: El DAS está es atento a los desarrollos políticos, económicos y sociales de Venezuela, que es una República con la que tenemos unas relaciones muy importantes.

G.G.: ¿Qué tan pendiente está el DAS de lo que pasa en Venezuela?

F.M.: Estamos muy atentos a las noticias, a los desarrollos políticos, a los medios abiertos, como seguramente lo está cualquier otro de sus países vecinos.

G.G.: ¿El DAS hace seguimientos de periodistas?

F.M.: No he dado ninguna instrucción para que eso se haga. Le cuento: a mí me llamó un periodista hace poco y me dijo que lo estaban siguiendo unos taxis del DAS, pero no me pudo dar la placa porque alegaba que había un problema de seguridad.

G.G.: ¿Ese periodista trabaja conmigo?

F.M.: Sí, ese periodista trabaja con usted.

G.G.: ¿Puede el curso de los debates que le esperan en el Congreso determinar el cierre del DAS?

F.M.: Valoro enormemente los escenarios de la Cámara y el Senado para hacer un debate amplio sobre el DAS. Este no es un tema de tendencia política, sino de interés nacional.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.