Viernes, 24 de octubre de 2014

| 2013/02/02 01:30

"No volví a ver a los muchachos"

Detrás de una apariencia tranquila, Manuel Pinilla esconde la ansiedad que aún siente por la tragedia, en la que él jugó un papel fundamental.

"No volví a ver a los muchachos" Foto: Daniel Reina Romero / Semana

Era la final del campeonato de bolos. Más de 150 adolescentes habían estado jugando en el lugar, pero media hora antes del atentado, la mayoría había partido. “Afortunadamente, porque la pista se sopló y quedó como un gorro japonés”, recuerda Pinilla, quien vio como un ventanal se venía encima de él, mientras un pedazo de concreto le caía sobre la cabeza. Cuando se recuperó, había perdido sus gafas. Pero vio a seis jóvenes asustados a quienes ayudó a caminar entre los escombros hasta llegar hasta el borde del edificio. Desde allí gritaron e hicieron señas a las cámaras de televisión que los enfocaron, para que alguien los rescatara. Dos horas después, Pinilla bajó por la escalera de los bomberos y fue llevado de inmediato a la Clínica Marly, donde le curaron las heridas y le dieron 50 días de incapacidad.

En vez de tomarse ese tiempo con calma, Pinilla sentía tanta ansiedad que no dormía. En medio del desespero, decidió montar una panadería que pronto quebró. Solo un año después empezó un tratamiento con antidepresivos. Hoy se siente más tranquilo, y a pesar de que dice que no ha vuelto a ver a los jóvenes con quienes estuvo esa noche, se considera afortunado de poder seguir trabajando en el club, que le ha ayudado a sacar adelante a su familia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×