Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/10/2011 12:00:00 AM

Norte de Cauca: antes y después de la muerte de 'Alfonso Cano'

En los últimos días de septiembre los habitantes de los municipios de Suárez y Morales presentían que algo iba a pasar. El 4 de noviembre lo comprobaron: en Chirriadero, ubicado en medio de las dos poblaciones, dieron de baja a 'Cano'. ¿Cómo fueron los días previos y qué pasa hoy?

El mundo se enteró de la muerte de Guillermo León Sáenz, alias ‘Alfonso Cano’, el viernes 4 de noviembre. A las 8:00 de la noche la fuerza pública confirmó la baja del número 1 de las FARC. La noticia era casi increíble. El 3 de julio pasado, un operativo de las Fuerzas Armadas halló el campamento de ‘Cano’ en el Cañón de las Hermosas. En ese momento el bombardeo fue tan sorpresivo, que el jefe guerrillero, aunque alcanzó a huir, dejó varias de sus pertenencias. Tres meses después, ‘Cano’ cayo en otro lugar, en el Norte de Cauca. 
 
Justamente allí, en la base militar de La Salvajina (a pocos kilómetros de Suárez), a finales de septiembre (el 25) se presentaron hostigamientos por parte de la guerrilla. Un soldado fue muerto y otro herido. Los habitantes de la región empezaban a sentir que algo estaba pasando, pues aunque la situación en esa zona del país nunca ha sido fácil en cuestión de seguridad, sentían que un hecho diferente se estaba viviendo. Y así era. ‘Cano’ estaba en su zona. 
 
Una patrulla del Ejército, que servía de apoyo a los labores de la Policía en Suárez, también fue blanco de ataques. La población civil pagó las consecuencias. Los enfrentamientos generaron el desplazamiento forzado de habitantes de las veredas El Amparo (24 familias, 125 personas), La Estrella (15 familias, 75 personas) y Playa Rica (20 familias, 80 personas), ubicadas a 15 minutos del casco urbano de Suárez y pertenecientes al corregimiento de Betulia.
 
Información conocida por SEMANA.COM señala que es posible que ‘Alfonso Cano’ hubiera iniciado un movimiento de repliegue a través de la cordillera occidental hacia el municipio de López de Micay. La columna móvil ‘Miller Perdomo’ habría tenido la responsabilidad de garantizar el paso del jefe guerrillero por los municipios de Suárez y Morales; y el frente 30, de recibirlo en la zona del bajo Naya. Allí pretendía establecerse, teniendo en cuenta las condiciones topográficas que le permitirían encontrar un nuevo espacio, escapar de alguna forma a los asedios de la fuerza pública. 
 
Los pobladores de Suárez y Morales notaron el movimiento de las FARC, que les manifestaron su intención de permanecer en la zona y enfrentar allí los intereses mineros de las multinacionales en el territorio. Datos suministrados a SEMANA.COM indican que el lugar más difícil en el movimiento de ‘Cano’ habría sido Suárez por su geografía (favorable para operaciones aéreas) y por ser un lugar en donde esta guerrilla no desarrollaba un trabajo reciente tan fuerte que les permitiera consolidar milicias rurales que les ayudara con labores de inteligencia. 
 
El 13 de octubre (jueves) el gobernador del cabildo indígena Cerro Tijeras y los presidentes de las juntas de acción comunal de las veredas la Chorrera y El Amparo manifestaron su preocupación en una reunión con las autoridades regionales de Santander de Quilichao.
 
Entonces informaron de “las difíciles condiciones que la población civil ha tenido que afrontar desde el 25 de septiembre al quedar en medio de continuos enfrentamientos armados, destrucción de acueductos, instalación de minas antipersonal, existencia de artefactos explosivos sin detonar (MUSE), explosión cerca de viviendas, algunas afectadas por el impacto de tatucos, la muerte de un comunero en Agua Bonita, y la imposibilidad de desarrollar sus labores agrícolas diarias, situación que ha afectado a la economía, los cultivos por falta de atención, particularmente el Café, los beneficiaderos…”. 
 
El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), en unión con Acción Social, atendió el desplazamiento originado por la difícil situación de orden público, escenario que se agudizó con los combates del pasado viernes cuando se llevó a cabo la operación ‘Odiseo’. 
 
Información de la Defensa Civil de Morales y de la junta de acción de Chirriadero señala que los enfrentamientos que ese día (el 4 de noviembre) se iniciaron sobre las 8:30 de la mañana obligaron a que algunos de sus pobladores de desplazaran. Algunas viviendas también resultaron afectadas. Una fue incinerada.
 
En diálogo con SEMANA.COM el secretario de Gobierno de Suárez, Héiber Trujillo, reconoce que los días previos al bombardeo y posterior combate que dio muerte a ‘Cano’ la situación fue difícil. “Fueron días de mucha tensión”, confiesa, al tiempo que afirma que después de la noticia de la muerte del jefe guerrillero la preocupación fue mayor. “Uno siempre piensa que puede haber una retaliación, una venganza, cuyo blanco podría ser la población civil”.
 
Sin embargo, Trujillo asegura que hoy la situación es de calma. “No ha pasado nada. No hemos tampoco escuchado nada que nos alerte, la gente desplazada ya regresó a sus lugares”, dice. Pero si en el casco urbano la situación es tranquila, no pasa lo mismo en la zona rural. El mismo secretario de Gobierno reconoce que la recomendación de no salir de la cabecera municipal se mantiene.
 
El general Leonardo Alfonso Barrero Gordillo, quien hasta hace dos meses era el comandante de la Tercera División y ahora es comandante del Comando Conjunto del Pacífico, señaló que los operativos en la zona continúan, pero que las fuerzas especiales ya no están allí.
 
Las tropas regulares están en la región garantizando la seguridad y el regreso de las personas que fueron desplazadas a sus asentamientos. "Fue algo transitorio el movimiento de pobladores de su lugar de origen a otras zonas. De un momento a otro aumentó a casi 900 el número de soldados en el lugar, los helicópteros empezaron a sobrevolar, lo que produjo el desplazamiento", aseguró el general Barrero.
 
Según él mismo, la situación se ha logrado normalizar desde el viernes cuando se presentó el combate con el que se dio de baja a 'Cano'. "Todo está en calma y se tiene la certeza de que de la población civil no ha resultado nadie herido", concluyó.
 
Fuentes policiales de la región coinciden con el secretario de Gobierno en decir que no se ha presentado (en la zona de los municipios de Suárez y Morales) ningún hecho que altere el orden público. “Todo está normal, pero no por eso hemos bajado la guardia”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.