Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/28/2011 12:00:00 AM

Nuevas contradicciones en el caso de la muerte de joven grafitero

Un audio da cuenta de cómo en el reporte a la central de Policía, la noche de los hechos, un uniformado dice que no encuentra la pistola que supuestamente llevaba el joven Diego Felipe Becerra. Horas más tarde, el arma apareció, sin servir, en la escena del crimen.

Mientras están suspendidas las diligencias en la justicia penal militar por el caso de la muerte de Diego Felipe Becerra, a manos del patrullero de la Policía Wílmer Alarcón, a la espera de que el Consejo Superior de la Judicatura defina la ponencia que determinará si el proceso regresa a la justicia ordinaria o se mantiene en la penal, se conocen nuevos detalles del hecho, que hoy es investigado también por la Procuraduría.

En un audio que conoció SEMANA.COM y que hace parte del reporte que los uniformados dieron, la noche del 16 de agosto, a la central de la institución, se escucha el relato de los hechos por parte de ellos, en el que dicen que no encuentran el arma que supuestamente llevaba el joven y que provocó que el patrullero le disparara.

Sin embargo, y extrañamente, horas después apareció en la escena del crimen una pistola, la que, según el relato de Alarcón, fue utilizada por el joven.

“Yo estaba atrás como a dos metros para en persecución para capturarlo, cuando veo que él manda su mano derecha, no sé si fue al bolso que él llevaba o la pretina de su pantalón, gira su cuerpo a la derecha veo que es un arma de fuego que tiene en su mano, me dispara hacia a mí y yo disparo, el disparo me impacta, fue casi al mismo tiempo, el muchacho se desploma”, aseguró en patrullero Wílmer Alarcón en interrogatorio a la Fiscalía.

Sin embargo, las dudas sobre el disparo que según el patrullero le hizo Diego Felipe crecen a medida que se conocen detalles como el de la pistola, que los mismos uniformados dicen que no encontraban, y el informe de balística de Medicina Legal que señala que el arma, que fue hallada después, no funcionaba.

SEMANA.COM conoció que en la madrugada de ese sábado se hicieron tres disparos a una cuadra y media de la escena en donde Diego Felipe recibió el impacto de la bala por parte del patrullero. Al parecer, a esa arma corresponderían los cartuchos que fueron encontrados al lado de la pistola, que supuestamente fue activada por el joven grafitero.

A esto se suma la declaración del civil que recogió a Diego Felipe del lugar en donde recibió el disparo. Según él, no había ningún arma en la escena del crimen, contrario a lo que aseguró el patrullero en interrogatorio. “Yo pasé casi por encima de él y observo que el muchacho estaba casi en el piso y me pide que le ayudara, yo lo tomo del hombro izquierdo para alzarlo, cuando veo que en su mano derecha tiene la pistola, metida entre sus dos piernas, como en posición fetal, cuando lo tomo del hombro, la pistola se desliza sobre su rodilla por el pantalón y queda en el piso al lado del sardinel, del andén”, aseguró Alarcón en interrogatorio.

Hay que recordar que el pasado 30 de agosto, cuando apenas habían pasado unos días desde la muerte de Diego Felipe Becerra, la fiscal Viviane Morales señaló que la prueba de absorción atómica, realizada por Medicina Legal, reveló que el joven no manipuló ningún arma de fuego.
 
Redacción Justicia Semana.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.