Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/7/2012 12:00:00 AM

Nuevo testimonio en caso de subteniente acusado de asesinar a tres niños en Tame

En el juicio que se adelanta contra Raúl Muñoz Linares, acusado de doble acceso carnal violento y triple homicidio agravado, un mayor del Ejército recordó los hechos ocurridos en octubre del 2010, época en que los pequeños fueron asesinados.

El mayor (r) del Ejército James Granada, excomandante del batallón de combate terrestre número 45, del que hacía parte el subteniente Raúl Muñoz Linares, confirmó algunas hipótesis que hasta ahora ha manejado la Fiscalía dentro de su acusación a Muñoz Linares.

En el juicio que se adelanta en contra del subteniente por los delitos de doble acceso carnal violento y triple homicidio agravado, el mayor Granada aseguró que los días en que ocurrieron los hechos (octubre del 2010), el subteniente tuvo comportamientos extraños. Además reconoció que después del 2 de octubre a su comando llegó la denuncia de una mujer que aseguró que su hija había sido abusada sexualmente.

El testigo señaló que ese día (2 de octubre) el subteniente Raúl Muñoz se "perdió" por un largo rato del lugar en donde debía permanecer y que cuando apareció, lo primero que hizo fue pedir que le cortaran el pelo. Sin embargo, dijo no recordar si, tal y como lo han dicho otros testigos, Muñoz estaba mojado.

"A las pocas horas me informaron sobre la presencia de un civil (una señora) poniendo de presente que le habían violado la hija y que le habían robado unas gallinas", dijo el testigo, quien no recuerda si Muñoz, cuando "desapareció ", lo hizo solo o acompañado.

Días después, el 14 de octubre, cuando el batallón que comandaba para la época estaba ubicado en la vereda Caño Temblador en Tame (Arauca), dice el testigo que le informaron que Muñoz había salido el campamento con un fúsil y un machete.

"No supe en dónde estuvo ese día. Cuando le pregunté, me dijo que durmiendo. No le creí, le dije que no me creyera bobo", aseguró el mayor (r), quien detalló que Muñoz guardó silencio y que "tenía cara de asustado".

En el transcurso de esta semana continuará, con la presencia de nuevos testigos, el juicio contra el subteniente Raúl Muñoz Linares.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.