02 febrero 2013

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

"Nunca sentimos que sobrevivimos a algo horrible"

CONMEMORACIÓNAunque eran muy pequeñas, Gabriela y Sofía Aldana recuerdan lo que sucedió esa noche y cómo Luz, la empleada que las cuidaba, fue su guía en la oscuridad.

"Nunca sentimos que sobrevivimos a algo horrible".

Foto: Daniel Reina Romero / Semana

Las tardes de los viernes eran divertidas para las hermanas Gabriela y Sofía Aldana, de 6 y 4 años. Asistían a clases de pintura en la zona de niños y tomaban onces en la zona de squash, bajo el cuidado de su empleada, Luz Herminda García. Ese día habían invitado a tres amigas. Como Luz no podía cui
dar a 5 niñas en las canchas de squash, comieron en la zona infantil.

Las pizzas y gaseosas saltaron por el estruendo, la puerta de vidrio explotó y se fue la luz. A las niñas les dio risa nerviosa, pero a Luz ganas de llorar. Revisó que ninguna estuviera herida y las llevó hacia la salida. Afuera las niñas vieron heridos con sangre, gente sin ropa, bomberos, familiares angustiados por sus seres queridos. Entendieron que algo “malo” había pasado y empezaron a llorar y a preguntar por su familia. No sabían que sus abuelos, que vivían a pocas cuadras, habían corrido desesperados para buscarlas cuando oyeron el estallido. Finalmente, las encontraron en un edificio aledaño. “Nos abrazamos todos”, recuerda Luz, con los ojos aguados, porque no ha vuelto a hablar del tema en diez años. 

Las Aldana, en cambio, sí lo han hecho y además han escrito y pintado sobre la experiencia. Durante un tiempo durmieron en la cama de sus papás, pues cuando anochecía se ponían nerviosas. Al poco tiempo, la familia se mudó a un apartamento que quedaba más cerca del club y desde donde las niñas observaban su reconstrucción por una ventana. El día que reabrieron la sede, fueron ellas las que más insistieron en volver.


CONMEMORACIÓN

Artículo

El Nogal, diez años después.... CONMEMORACIÓNEl Nogal, diez años después...

Ocho sobrevivientes del ataque de las Farc al club El Nogal, el 7 de febrero de 2003, relatan sus vivencias.

CONMEMORACIÓN

Artículo

"Entendí lo que significa la resilencia". Sonia VerswyvelCONMEMORACIÓN"Entendí lo que significa la resilencia"

era hace diez años una mujer impetuosa, elegante y sonriente. Hoy es la misma persona, pero sobre una silla de ruedas.

Artículo

"Gané diez años más de vida". CONMEMORACIÓN"Gané diez años más de vida"

Javier Gutiérrez perdió su pierna derecha y la izquierda solo le causa dolor. A pesar de eso, trabaja 8 horas de pie en la misma cocina que casi le quita la vida.

Artículo

"A Juancho siempre lo recordaremos". CONMEMORACIÓN"A Juancho siempre lo recordaremos"

Carlos Carrillo se salvó, pero perdió a su hijo, quien había sido el motor de la familia cuando su esposa falleció años atrás.

Artículo

"Esto me pasó por ser colombiana". CONMEMORACIÓN"Esto me pasó por ser colombiana"

María Cristina Morales y su conductor pasaban frente al Nogal cuando la bomba estalló. Solo ella sobrevivió y hasta hoy no se perdona haberle dicho que tomaran un atajo.

Artículo

"Cuando se acerca la fecha tengo pesadillas". CONMEMORACIÓN"Cuando se acerca la fecha tengo pesadillas"

Ciro Acosta conserva su profesión de mesero y sus ganas de salir adelante, pero no ha podido superar el trauma.

Artículo

"No volví a ver a los muchachos". CONMEMORACIÓN"No volví a ver a los muchachos"

Detrás de una apariencia tranquila, Manuel Pinilla esconde la ansiedad que aún siente por la tragedia, en la que él jugó un papel fundamental.

Artículo

"Pienso en el dolor de otros". CONMEMORACIÓN"Pienso en el dolor de otros"

A Jairo Rodríguez lo salvaron las llamas que mataron a los demás. Hoy solo piensa en cómo ayudar a los sobrevivientes.

Publicidad
Horóscopo
Semana en Facebook