Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/25/2017 6:51:00 PM

El 'quite' del Fiscal al debate de Robledo

Néstor Humberto Martínez envió una carta al Senado en la que explicó los motivos para no asistir al debate de Odebrecht. El senador del Polo lamentó su ausencia.

Pasadas las 5:00 de la tarde de este martes, Jorge Robledo, senador del Polo Democrático, subió al atril del reciento del Senado para dar inicio a lo que denominó “el debate más importante de mi vida”. Lo decía por los “poderosos intereses económicos y políticos” que, en su criterio, pretenden que el “tapen-tapen” prospere en el caso de corrupción que más ha escandalizado al país en los últimos años. Los sobornos de Odebrecht y el ingreso de dineros de esta multinacional a las campañas políticas.

Robledo había citado a un debate para destapar “toda la verdad” del caso Odebrecht. Pero más allá de posibles nuevas revelaciones y señalamientos, la sesión plenaria había despertado tanto interés por la invitación que se le  trasladó al fiscal Néstor Humberto Martínez. La expectativa no era diferente al posible ‘cara a cara’ entre Robledo y el Fiscal, a quien el senador le había enviado un cuestionario con 19 interrogantes.

Mientras se ha venido destapando los detalles del caso Odebrecht, Robledo ha sido insistente en exigirle al fiscal general que se declare impedido para investigarlo. Tres veces citó a los medios para explicar los conflictos de interés de Martínez, pues su firma de abogados ha sido asesora del grupo Aval, que a su vez es dueña de Corficolombiana, uno de los socios de Odebrecht en la construcción de la Ruta del Sol.  La cuarta vez que citó a la prensa fue para exigir la renuncia del jefe del ente investigador.

Pero las expectativas del debate se apagaron desde el mismo momento en que el senador del Polo subió al atril. Antes de concederle la palabra, Mauricio Lizcano, presidente del Senado, informó a la plenaria del contenido de una carta que le dirigió el fiscal en la que expuso sus razones para no comparecer a la plenaria en calidad de invitado.

“Al respecto me permito manifestarle que debo abstenerme de participar en la sesión plenaria prevista para la fecha, dado que –luego de revisar los cuestionarios librados a los servidores públicos citados-, se advierte que el debate versará sobre asuntos que son objeto de investigación penal por parte de la Fiscalía General de la Nación”, decía la comunicación de Martínez.

En la carta mencionó las leyes y las sentencias de la Corte Constitucional en las que se advierte que la Constitución determina que un control político es sobre el Gobierno y la administración, por lo cual no podrán las Cámaras invocarlo para afectar la autonomía de los funcionarios judiciales. Como ningún fiscal tiene la obligación jurídica de asistir al Congreso, en el pasado sus antecesores también han utilizado este argumento para evitar debates políticos a temas que consideran eminentemente judiciales.

El fiscal Martínez aseguró que el senador Robledo “ha dejado conocer su interés en debatir en el seno del Congreso, asuntos que él mismo ha puesto obsesivamente en manos de la administración de justicia, a través de múltiples escritos. Como demócrata y como jurista he afirmado que los dictados de los jueces en estas materias serán concluyentes e inapelables. Es francamente reprochable acudir a la justicia y promover al mismo tiempo querellas políticas, estratégicamente publicitadas que lo único que buscan es interferir sus decisiones”.  

Martínez envió una copiosa documentación ante el Senado para poner en evidencia, según sus palabras, “que cada uno de los señalamientos personales que, con ánimo pérfido, el citante (Robledo) ha venido haciendo semana tras semana, son totalmente falaces, calumniosas e injuriosos”.

Robledo, tras conocer la excusa, siguió adelante con su debate, y durante casi dos horas jugó a encajar todas las piezas del caso Odebrecht para exigir responsabilidades políticas. Según su tesis el santismo y el uribismo están igualmente salpicados, y reiteró que el Fiscal General no es la persona para aclarar todo lo sucedido entre la clase política colombiana y la firma brasileña.

“Lamentamos que el señor Fiscal le saque el cuerpo a uno de los debates más serios que se ha dado en el Senado”, dijo Robledo. Quienes sí asistieron fueron los ministros del Interior, de Transporte y de Agricultura.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.